viernes, 13 de marzo de 2015

"Centinelas de lo invisible"


Vale la pena leer aquí la entrevista que Mons. Fernando Ocáriz, Vicario auxiliar del Opus Dei, ha concedido a la agencia Zenit. Como muestra, destaco este último párrafo:

La belleza del mensaje sobre la santificación de la vida ordinaria ha conllevado también una revalorización de las profesiones relacionadas con la atención del hogar y el servicio a la persona. Es bonito, pues se podría decir que la casa, el hogar, es el lugar en que cada mujer y cada hombre se rehace. Cada cristiano es casa de Dios, templo vivo. La Iglesia es una casa, nos protegen las manos de Dios, son como un techo que al mismo tiempo nos abre el Cielo.En la prelatura, algunas mujeres quieren libremente tener como trabajo profesional la administración doméstica de los centros. Son un punto de referencia para cada persona que se acerca a los apostolados del Opus Dei: su ejemplo y su dedicación humanizan nuestras vidas, nos muestran cómo santificar lo de cada día: enseñan a amar, como solo una madre puede hacerlo. A esas mujeres se les podría aplicar una expresión de san Juan Pablo II: con un corazón que ve, son auténticas centinelas de lo invisible.


7 comentarios:

Antuán dijo...

"Centinelas de lo invisible". ¡Que bien suena! Eso deberíamos ser todos en servicio de los demás. Adiosle

Anónimo dijo...

¡Vaya merecidísimo cumplido de San Juan Pablo II a esas mujeres que somos lo que somos en buena medida gracias a su callado, fino, tierno, discreto y eficaz trabajo. ¡GRACIAS!

Mari dijo...

Gracias por sus escritos,yo quisiera ser un poquito de lo que S Juan Pablo II y usted dicen.

Mari dijo...

Gracias por sus escritos,yo quisiera ser un poquito de lo que S Juan Pablo II y usted dicen.

Anónimo dijo...

Me parece que san Juan Pablo II se refería al espíritu femenino, no necesariamente a las personas que se dedican a las labores del hogar. El espíritu femenino puede y debe estar presente en todas las facetas en las que las mujeres están invilucradas. Tanto físicas como espirituales. Si percepción de lo invisible no es solo en los pequeños detalles si no también en la capacidad de entrar en lo mas profundo del conocimiento de Dios. Un instinto que puesto al servicio de Dios, hace que el espíritu santo llegue a tantas almas...

Pilar dijo...

Gracias por transmitir esas palabras que me ayudan a seguir siendo centinelas de lo invisible.

Caminando dijo...

Para mi, No es espíritu femenino q suena a feminista, centinela, en ese trabajo elegido libremente, es, a mi parecer, el vigilar, custodiar, lo q es inalcanzable a los sentidos, lo esencial.... Me parece precioso llamarlo así, pq a veces es duro en esta sociedad que lo importante es destacar, yq se te vea bien, y muchas veces no ves el bien q se hace... Gracias!!!