sábado, 19 de enero de 2008

La bebé y los candidatos


Cuenta la prensa de hoy que un cineasta y escritor de New Hampshire llamado Darren Garnick ha logrado fotografiar a su hija Dahlia, de 6 meses, en brazos de cada uno de los cuatro principales candidatos a la presidencia de los Estados Unidos.

De esta forma se asegura contar con el próximo presidente en el álbum de sus recuerdos familiares.

¡Criaturita! Y luego hablan de los niños maltratados. Esperemos que no le contagien nada malo.

La niña, al parecer, se ha pronunciado claramente en favor de los candidatos demócratas: con Giuliani lloró desaforadamente, lo mismo que con McCain. En cambio con Hillary Clinton se entendió la mar de bien. Y aseguran algunos testigos presenciales que se sintió tan a gusto con Barack Obama que le dejó un pequeño recuerdo líquido en su bien planchada chaqueta.

Cuando los Príncipes de Asturias presentaron a la Infanta Leonor a la Virgen de Atocha, un sesudo columnista escribió: y si luego la niña nos sale anarquista, ¿qué? Y se mostró partidario de eliminar estos "anacrónicos ritos religiosos" en beneficio de la laicidad del Estado.

La verdad, no sé que decir. ¿Veis alguna relación entre las dos noticias? ¿Se os ocurre algún comentario?


8 comentarios:

Anónimo dijo...

Se me ocurre que hay gente para todo. En virtud de la laicidad del estado, se pirden tradiciones populares muy ancladas en el pueblo. Lo del señor americano y su niña suena un poco a la sustitucion de valores.Que mi niña toque al presidente, y seguro que tendrá un buen futuro. Como si fueran talismanes de la dicha sociedad laicista.
El otro día mis niños estaban deseando que nevase por la noche para perder colegio, claro. Y el mayor les dijo a los demás que tenían que ponerse el pijama del revés y una cucharita debajo se la almohada para que nevase por la noche. Al día siguiente no había ni gota de nieve. Y mi hija pequeña dijo, con mucha sabiduría: "Para que nieve...Hay que rezar!!!"

alejops dijo...

Estoy de acuerdo con "anónimo", hay gente "pa tó". Sobretodo para las cosas más ridículas.
Respecto a lo de la hija de los Príncipes, yo creo que tendría sentido que lo hicieran si fueran católicos practicantes, por voluntad propia(no sé si es el caso). Pero si lo hacen sólo por tradición, o de cara al público, pues que no lo hagan. En cierta manera utilizan a la Iglesia(no sé, yo lo veo así)

maria jesus dijo...

Con respecto a los principes, estoy de acuerdo con alejops.El comentario que se me ocurre es, que cuando el hombre aparta a Dios se busca algo o alguien a quien idolatrar, llamese candidato, dinero o lo que sea

chita dijo...

Ya veo que se encuentra mejor me alegro mucho

Altea dijo...

Pues fíjate, a mí no me parece mal el ofrecimiento a la Virgen de Atocha, independientemente de lo que estén pensando por dentro. En primer lugar, porque a la Virgen seguro que le emociona que le lleven a la niña sea por el motivo que sea, y en segundo lugar, porque el hecho de provocar escándalo en los "librepensadores" sigue siendo buena señal.

Boo dijo...

Lo primero que se me ocurre es que usted no "pierde comba" ni con virus ni sin ellos,cosa buenísima para sus lectores¡ recupérese pronto!.
Y lo segundo que me inspira este artículo es que parece que sea algo malo tener principios o ideas porque si no están de moda o no las tiene el presidente de turno ¡estás vendido! así mejor una foto con todos por si acaso, o con nadie...también por si acaso

c3po dijo...

1.- Me alegro de verle recuperado.

2.- Sobre la superstición, me parece que fue Chesterton quien dijo aquello de que: Cuando se deja de creer en Dios, enseguida se cree en cualquier cosa. Aunque tengo para mí que el copyright de la frase lo tiene San Pablo.

3.- Estoy de acuerdo con Altea: seguro que la Virgen de Atocha está encantada con el ofrecimiento.

María dijo...

Yo también prefiero dejar a mi niña, cuando la tenga, en manos de la virgen... no de ningun político... que miedo!