domingo, 30 de agosto de 2009

Don Jesús Urteaga



Ha fallecido en Madrid don Jesús Urteaga, el primer sacerdote del Opus Dei que conocí.

Me es imposible resumir en tres líneas lo que ha significado don Jesús en la vida de miles de personas, y no tengo tiempo para más. De momento sólo os pido que lo encomendéis al Señor y os encomendéis a él.

Ahora pienso en su primer libro, "El valor divino de lo humano". Lo escribió aquí mismo, en Molinoviejo, sobre esta mesa en la que yo también escribo, y fue un libro de fuego que todavía hoy incendia corazones en todo el mundo.

Hace algún tiempo publiqué un artículo sobre don Jesús en Mundo Cristiano. Luego lo reproduje aquí.


27 comentarios:

Boo dijo...

¡Cuánto bien nos ha hecho a tantos! y nos puede seguir ayudando...

Anónimo dijo...

Rezaremos por él, por Usted y por toda La Obra de Dios. Y sí, nos encomendaremos a don Jesús, un ángel más cantando las grandezas del Señor.
Un abrazo fraterno
Diana

Altea dijo...

Me he quedado de piedra, no lo sabía. Rezaremos por él, pero me consta que debería ser al revés. Don Jesús será muy bien recibido en el cielo. Era conocido por muchos como "el cura de la tele".

INÉS dijo...

Le he leido mucho.
Le encomiendo y me encomiendo...este verano se nos está llenando el cielo de intercesores..no perdamos la oportunidad de pedirles cosas...es el momento.

Anónimo dijo...

Lo encomiendo. Yo recuerdo el libro, que no el programa, de "siempre alegres para hacer felices a los demás" que tanto me ayudó y enseñó siendo niña.

yomisma dijo...

Nuestro Don Jesús está celebrando en el Cielo su 40 aniversario!!!! Le rezamos desde ya. Aunque habrá que hacerlo en voz alta pues es un poco duro de oído.

Anónimo dijo...

Por supuesto que rezaré. Consiguió como pocos "escribir unos libros de fuego, que corrieran por el mundo como llama viva, prendiendo su luz y su calor en los hombres, convirtiendo los pobres corazones en brasas, para ofrecerlos a Jesús como rubíes de su corona de Rey". Como yo, muchos otros tienen que agradecer esos libros. Ahora estará sonriendo desde el Cielo, sin duda, así que empiezo ya a pedirle cosas.

Joseph Kabamba dijo...

.
En el Congo nos encomendamos a él.

Pilar dijo...

¡Cuánto lo siento! Su libro Ahora comienzo, me marcó de tal modo, que me animó a decirle que Sí al Señor en el Opus Dei.
Ahora me encomendaré a él para que sea fiel.

Benita dijo...

OH!

El primer libro suyo que me leí fue "Siempre alegres para hacer felices a los demás".

Por supuesto que le encomendamos y nos encomedamos a él!

Alfredo Quirós dijo...

Recuerdo que en las convivencias de sacerdotes que dirigía, al explicar el horario y llegar al tiempo de descanso, solía comentar: ¡Ancha es Castilla!
Pues eso, D. Jesús...

GAZTELU dijo...

A mi tambien me marco mucho su libro AHORA COMIENZO.
Todos sus articulos esran excepcionales pero como me espantan las adulaciones a los difuntos celebro con el descanso eterno del que estara gozando en este momento junto a muchos,entre ellos,mi Santa abuela que se fue hoy hace 5 años.
Rezo por todos los sacerdotes de casa.
GRACIAS

Autoayuda dijo...

Amor ch'a nullo amato amar perdona. Dante A.

Kike dijo...

Dios... me he quedado triste. Al mismo tiempo alegre, porque está en el Cielo, no me queda duda. Ay, door y alegría, como el corazón de la Virgen, incendiado de fuego pero traspasado por la espada.

Me ha tocado la noticia: no perdía la esperanza de conocerlo personalmente. Ahora lo conoceré mejor, en la oración. Que Dios le abra las puertas del Cielo, pues ahí tiene que continuar su tarea. ¡Grande, don Jesús!

Claudia dijo...

Qué impresión.....sobre todo que estaba releyendo "El valor divino de lo humano" y recomendado la semana pasada "Dios y los Hijos". Gran legado nos ha dejado.

paloma dijo...

Ya tenemos otro intercesor.
Le pediré que me ayude a mejorar en el sentido del humor.

Anónimo dijo...

D. Enrique le sigo a pies juntillas, le encomiendo y me encomiendo a él... Recuerdo haber empezado "El valor divino de lo humano" con mucho entusiasmo, -ya la introducción era increíble e incendiaba- pero la verdad es que no sé si lo terminé... Eran los locos 14, 15 ó 16. Propósito claro: releerlo.

Sombrero de playa dijo...

No me lo puedo creer! No tenia ni idea. "El valor divino de lo humano", fue el primer libro que leí de D. Jesús y me impactó. Me acuerdo de las noches de verano, hace ya unos cuantos años,que no podía dejar de leerlo.
Ahora desde el cielo estará disfrutando con tantos...por supuesto me encomiendo a él.
Entiendo lo que supone para usted, y que estará echo polvo.

Nuria dijo...

Ya tenemos a otro cómplice en el Cielo. No le conocí, pero tenía una cara de bonachón...
Hoy la Misa por él y por toda su gran familia.

Anónimo dijo...

D. Enrique, imagino-y me quedo corta-el dolor que le habrá producido la muerte de D.Jesús.

También imagino-y me quedo corta-la alegría profunda que debe sentir al considerar que D.Jesús ha llegado a su meta, donde Cristo mismo "habrá enjugado sus lágrimas"

A mí me hizo mucho bien con sus libros y le guardaba una simpatía especial.

Rezaré por él y a él me encomendaré.

D. Enrique, un salu2

Luisa

cristina.v dijo...

Me encomiedo a él." Siempre alegres para hacer felices a los demás".
D. Enrique, feliz aniversario y gracias por su fidelidad.

Andrea Rodil de del Valle dijo...

"Siempre Alegres, para hacer felices a los demás" fue el primer libro que leí, y además fue la primera noción que tuve de que siendo niña, también podía aspirar a ser santa.
Ahora se los leo a mis hijos, me sigue impresionando el relato del enfermo que describía la vista de la ventana, y cuando el envidioso compañero la heredó, se dió cuenta de que sólo había una pared.

Sinretorno dijo...

Que pena y que alegría, le conocí en la tele, siempre alegres para hacer felices a los demás. Era de donosti, su hermano fue párroco de Santa María, descanse en paz. Menuda va a organizar.

Atiza dijo...

Me decía mi hijo, que tuvo el honor de hacerle de enfermero este verano, que no quería comer porque tenía que hacer mortificación. Sólo se me ocurrió pensar que las almas grandes, siguen siendo grandes... aunque pierdan la cabeza.

Ruperta dijo...

Don Enrique, compartimos la pena, yo también soy de las que la lectura de "El Valor Divino de lo humano" marcó para siempre, tenía 16 años y esa pluma de fuego, quemaba la cabeza y el corazón con ganas de cambiar el mundo... Cuente anecdotas suyas! Saludos desde México!

Clara dijo...

Su libro "el valor divino..." es un best-seller de la lectura espiritual. Fue el primero que leí sobre estos temas, con 14 años o poco más.

Rezaré por él, pero... seguro que está en el cielo, porque como no esté él, no quiero ni pensar en los que ocupamos los vagones de tropa...

Isa dijo...

Ya tenemos otro santo en el cielo, ¡otro intercesor!