martes, 25 de agosto de 2009

Poemas de agosto (IX)

Algunas veces basta un poema para descubrir y consagrar a un poeta. Éste es el caso de Bartolomé Llorens, nacido en Catarroja (Valencia) en 1922 y fallecido a los 24 años.

Os aconsejo esta breve biografía de Bartolo, escrita por José Miguel Cejas, antes de leer la "Canción del agua viva", que es, en mi opinión, su mejor poema.



Canción del agua viva

...Aquella eterna fonte
(San Juan de la Cruz)
Mi amor se desnudaba
a la orilla del agua,
a la orilla del cielo,
junto a la fuente clara.
¡La fuente de agua viva
secreta en la montaña!
—Mi amor se desnudaba
a la orilla del agua.

Dejó las limpias prendas
sobre las verdes ramas,
y deshojó las flores
que tejiera en guirnaldas.
Se olvidó de los pájaros
que en la umbría cantaban,
del rumor de las frondas,
del beso de las auras,
y en su puro desnudo
se contempló en las aguas.

—En su desnudo puro
junto a la fuente clara.

Su imagen intangible
de luminosa gracia,
vio esfumarse, fundirse,
entre la viva plata
de aquella eterna fuente
secreta en la montaña.

—Mi amor se reflejaba
en las ondas de plata.

Dejó mi amor la orilla
y se perdió en las aguas.
En su eterna corriente
murmura, fluye, canta,
onda entre vivas ondas,
luz entre luces altas,
¡cielo mismo en el cielo
que las aguas arrastran!

—Dejó mi amor la orilla
y en la corriente canta.

¡Oh fuente de agua viva
que en lo escondido mana!

—No volvió a la ribera,
que su amor era el agua.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno, una preciosidad, muchas gracias por compartirlo con nosotros. Era un hombre de Dios.

yomisma dijo...

Maravilloso....

Àngel dijo...

Muy bonito!

GAZTELU dijo...

Que barbaridad San Juan de la Cruz!!!!!la monda el agua viva.
GRACIAS POR COMPARTIRLO

JOSÉ JUAN CARRIÓN RANGEL dijo...

Don Enrique:

Solo unas líneas para expresarle mi agradecimiento por su blog que, la verdad es un tirón diario hacia arriba que me resulta del todo necesario. Eso que a veces habla de dejarlo, don Enrique… no puede permitírselo, el Espíritu habla a menudo a través de sus palabras.

JJ Carrión

Anónimo dijo...

Veni, Creator Spiritus...
Qui Paraclitus diceris,
donum Dei Altissimi,
fons vivus, ignis, caritas,
et spiritalis unctio.

Gracias, D. Enrique!

Un cordial saludo desde Donostia-San Sebastián