sábado, 3 de septiembre de 2011

El verano y el feísmo



 La naturaleza tiene un vestido de fiesta para cada hora del día (Kloster)
No me convence el argumento de la comodidad ni el de "a mí me gusta". El verano parece haber consagrado definitivamente el triunfo de la horterada, el feísmo y la marranería en el atuendo personal y en las relaciones sociales.
Hoy no tengo tiempo de ser más explícito; pero me propongo escribir con calma sobre este apestoso asunto cuando regrese a Madrid. Ahora, sentado en una sala de espera, y con el IPad sobre las rodillas me contengo para no describir con pelos (nunca mejor dicho) y señales lo que veo, oigo y olfateo a dos metros de mi nariz.
Basten los siguientes aforismos de Kloster:
  • Tu atuendo es tu lenguaje, tu manera de comunicarte con los que te rodean. Con él, dialogas, ofendes o amas. Cuando lo empleas como disfraz, te conviertes en payaso.¨
  • No olvides que tus palabras son tu mejor traje. Con ellas te vistes cada mañana. Tenlas siempre bien lavadas y planchadas. Y los pensamientos son tu ropa interior.
  • A veces la arruga es bella, pero sólo a veces. La mugre, nunca. La mugre, colega, es el espejo del alma.

10 comentarios:

Charly dijo...

Absolutamente de acuerdo. Con tal de ir cómodos o no pasar calor muchos son capaces de pasar por delante del sentido común en la forma de vestir.

Es realmente penoso ver cómo van muchos, ellos y ellas.

Rocio dijo...

!Que razón tiene!
Pues !si viviera en zona de costa!,es insufrible.

eligelavida dijo...

Me parece a mí que ha sido bastante explícito... Estoy de acuerdo. En verano, y con la excusa del calor, parece que exponemos lo peor de nosotros...

Esther dijo...

Esto me lo guardo, y la semana que viene mis alumnos lo leerán. Muchas gracias!!

Vila dijo...

No me puedo imaginar, aunque lo intento, qué especie de "engendro" debe de haber tenido a su lado.

Esperaré pacientemente su vuelta, mientras tanto me aplico los aforismos de Kloster, últimamente está mas sabio que usted je,je.

Elena Trius dijo...

Me ha recordado en Cuatro Vientos cuando los locutores pidieron que los peregrinos se pusiesen la camiseta por respeto y pudor...
¡Encomiendo!

Cordelia dijo...

No hace falta la excusa del calor ni de nada. La moda, a veces, impone estéticas espantosas (eso del calzoncillo asomando en la cintura, o esos preciosos pantalones con la entrepierna a la altura de la rodilla, que parece no voy a decir qué).
Estoy con Vila, espero (en mi caso, con menos paciencia) que vuelva y nos lo cuente.

Relicary dijo...

Jejeje, sin entrar en detalles del nivel de cultura y educación de algunas personas (aunque en este tema, finalmente importa poco) hay cosas exageradas.

Mi novia no es precisamente la más católica del mundo, pero hasta ella se da cuenta, y me lo hace notar, de que hay cosas que se pasan de la rosca y comunican una imagen que seguramente no sea cierta.

Varios días he visto a niñas cuyos compañeros de 15 años con la edad del pavo subido, no deben de pensar en ellas precisamente como amigas. Creo que he sido claro.

Kloster, ¿quién es el autor de los aforismos?

PD: No sólo me refiero a la ropa. Me refiero a actitudes o el cómo comportarse en el asiendo de la estación de trenes.

AleMamá dijo...

Lo he citado acá*

GAZTELU dijo...

Impresionante!!!!!!!
Sin comentarios.

GRACIAS