jueves, 29 de septiembre de 2011

Ocurrió en Sevilla

Lo cuenta el protagonista .
“Me paré en el primer bar que encontré. Dejé el coche subido a la acera y entré como una bala. Estaba a punto de perder el honor en plena vía pública y  necesitaba un baño con urgencia absoluta.
El camarero me miró compasivo mientras yo le pedía:
―Una caña, por favor. 
―Al fondo, la primera puerta a la derecha ―respondió paciente.
Unos minutos más tarde, con la paz interior recobrada, me dirigí a la barra y me tomé la cerveza.
―¿Qué se debe?
―Ná ―contestó el empleado―. Usted no ha venido aquí a tomar una caña. Ha venío a lo que ha venío. Y eso es gratis. A la caña le invito yo.”
Ignoro lo que hizo mi amigo. Yo habría dejado 10 euros de propina.
Un país así no puede morir.

16 comentarios:

Relicary dijo...

Madre mía, que gusto da encontrarse con gente educada por esta vida. Me ha encantado la anécdota y un premio a la honradez del camarero.

Altea dijo...

En efecto. Aún hay esperanza.

Papathoma dijo...

Cada vez que me topo con alguien como este camarero, me reconcilio con el mundo!!!

En una época especialmente dura de mi vida, recuerdo que detalles así me hacían recuperar la sonrisa y la ilusión: ellos -gente anónima-nunca se enteraron de que me insuflaban esperanza con esos gestos tan nimios.

DAVID DIAZ CRIADO dijo...

ja.ja.ja...buenisimo!!!
aunque no venga al caso quiero deciros que A.M.I.G.O significa:
A: amor
M: misericordia
I: inteligencia
G: generosidad
O: oracion

Mora Fandos dijo...

¡Inmortal!

Anónimo dijo...

Yo le habría plantado dos besos sonoros y habría ganado un fiel cliente para toda la vida (bueno yo, mi familia, mi tribu, mi equipo de fútbol....
Con gente así....¡menudo capital humano!

Mercedes dijo...

Yo creo que ese tipo de cosas son las que nos salvarán el día del juicio. Nosotros no nos acordaremos de ellas, pero el ángel Custodio sí y las pondrá encima de la mesa en el momento oportuno y el diablo se irá con el rabo entre las piernas. Esa es mi esperanza al menos. Eso y que me muera en sábado y la Virgen me cuele en el cielo.
Saludos

Vila dijo...

¡¡Da gusto encontrarse gente así!!.
Por cierto Mercedes no pides poco ni nada, jajaja.

Antuán dijo...

Me parto colega, esto si que es ponerse de parte del dependiente por llamarlo de alguna forma. A mi tambien me paso alguna vez. no vas a entrar en un bar asi por las buenas sin dejar nada a cambio. Una caña porfa. Porque una vez me contaron que una excursion de un autobus despues de dos horas de viaje empezaron a hacer cola y alli ndie tenia intencion de hacer gasto cuando ya se iban les dijo el de la barra: por lo menos se dice gracias. Adiosle

maria dijo...

ESE BARMAN AL MENOS SI NO TIENE EL CIELO ASEGURADO, SI UNOS AÑOS MENOS EN EL PURGATORIO ... POR ESTOS LADOS NO SE PUEDE ACCEDER AL BAÑOS IN CONSUMIR EN EL LOCAL

yomisma dijo...

En Santiago de Compostela me paso lo contrario: mi hijo necesitaba ir al baño, entramos En un bar y preguntamos por los servicios. Claramente se veía que era él el que quería hacer uso. Y el de la barra me contestó que los baños eran para uso de consumidores. Así que me pedí una coca cola....

Adaldrida dijo...

¡Sevilla tuvo que ser, con su lunita plateada!

Anónimo dijo...

Les recuerdo, que eso solo pasa en ANDALUCIA, aunque yo ahora no viva alli, bastante que lo siento.CORDOBESA

Anónimo dijo...

Un país así no puede (ni debe) morir, así de claro.

Varenka dijo...

Este barman tiene el secreto de la felicidad.

Isa dijo...

Eso sí que es ser buena gente.