sábado, 5 de enero de 2013

Adiós, Gijón, hasta la vista


Anabel y María 
Tienes razón, Papathoma; nunca cuento el desenlace de las historias. Lo único que importa es que recéis para que terminen bien.
En este caso sí que ha habido un comienzo de desenlace razonable. El "gordito" que me esperaba en su puesto de observación pesa menos de 50 kilos y está muy enfermo, pero asegura que siempre ha sido gordo y que, por tanto, se siente "espiritualmente barrigón".
--Si no me muero, que está por ver, echaré una buena tripa otra vez.
Después de nuestra charla que, como digo, ha terminado bien y continuará en la red, he ido a casa de dos viejos amigos: Alex y Anabel, alias "historias del Metro". De momento tienen dos niñas: María, de 4 años, que habla y razona mejor que un diputado, y Teresa, de uno, más o menos.  
María, además, sabe hacer croquetas, pasa la aspiradora y cuida de la pequeña como una experta.  La casa de Anabel y Alex es luminosa y alegre como sus moradores, y amplia como la permanente sonrisa de dueña. Aquí hay espacio para que siga creciendo la familia. Yo me habría quedado con ellos toda la tarde.
Una visita a la capilla de la Virgen Schoenstatt, un avemaría y a casa de nuevo. Al llegar al parking, no resisto la tentación de hacer un par de fotos a las chicas.
Son las cinco de la tarde; la policía municipal ha cerrado ya un montón de calles para que pasen los Reyes Magos. Por poco no me dejan salir hacia Solavieya.


10 comentarios:

yomisma dijo...

Ay, gordito, que envidia me das por dos cosas:
1. Haber sido capaz de entablar conversación con Don Enrique por la calle sin ser mendigo
2. Por lo cerca que estas de Jesús en la cruz.
Mucho ánimo y cuenta con la fuerza que te enviamos desde...todos lados.

Rocky Balboa dijo...

Rezo por un desenlace feliz... y pido rezos por un niño pequeño de Málaga al que atropellaron en la Cabalgata por querer coger caramelos...
Dios sabe más, y tú y todos lo deberíamos saber, gordito...

pacita dijo...

Cuanto me alegro q se hayan visto y q haya disfrutado con esta familia.nuestro parroco venia a menudo a cenar pero ahora lo han destinado a Argentina.A ver q le traen los Reyes!

Mercedes dijo...

Todo el apoyo y la oración de este globo!!

Isabel dijo...

O sea, que le cayó bien al gordito que no es gordito y después conoció a un pedazo de mujer de cuatro años que habla y razona mejor que un diputado, ¿dónde estuvo en realidad?.

Anónimo dijo...

Tampoco exageremos. No es difícil hablar mejor que nuestros diputados

Cordelia dijo...

Buena reflexión... Y razonar, aún más fácil

Vila dijo...

Ya veo que ha tenido un día estupendo y la mar de completo. Ha entablado una nueva amistad y luego se ha dejado mimar disfrutando de la compañía de viejos amigos (menos mal que sigue aprovechando las ocasiones).

Me alegro por todos, e intensificaré mis oraciones por su nuevo amigo.

Antonio dijo...

Que le traigan muchas cosas los Santos Reyes Don Enry, y a su gordito que le traigan un poco mas de salud. Un abrazo. Le sigo cada dia.

Papathoma dijo...

Ya ves, Gordito, te has ganado el corazón de todos... Pues aquí nos tendrás rezando desde todos los rincones del mundo, cada uno con su propio estilo. El tuyo es envidiable: tienes un estupendo sentido del humor!! Ánimo, q no estás sólo en esta lucha!