lunes, 14 de enero de 2013

Desmontar el belén


Ayer, fiesta del Bautismo del Señor, terminó el tiempo litúrgico de Navidad, y en mi casa fueron desapareciendo durante todo el día los adornos propios de las fiestas. Por la noche, cinco minutos después de sacar esta foto, un equipo de expertos se dispuso a desmontar el belén, que ha presidido la sala de estar desde hace casi un mes. Alguien, poco antes, había dado la vuelta a los camellos de los Magos para indicar que ya han emprendido el viaje de regreso a casa "por otro camino", como les indica el ángel que pende del Cielo.
Desmontar el belén es una tarea delicada y un tanto melancólica. Yo habría esperado hasta el 2 de febrero, fiesta de la Presentación del Señor en el Templo, como hacen en Italia: pero comprendo que, en el fondo, da lo mismo una fecha que otra.
El caso es que ha empezado ya el tiempo ordinario. A partir de ahora se sucederán los Misterios de la vida del Señor, y, aunque no haya figuras de barro que los representen, podemos crear con la fantasía un taller de José, donde el Niño comienza a trabajar como aprendiz; un Templo de Jerusalén, donde el Mestro va a aprender de los doctores las profecías que anuncian su propia venida al mundo; un río Jordán, en el que los peces siguen bebiendo y bebiendo para ver cómo bautizan a Jesús. Incluso un Calvario, como el que se anuncia ya en los villancicos:
Mi Padre es del Cielo, mi Madre también, yo bajé a la tierra para padecer.
Feliz tiempo ordinario, amigos. Debe serlo, porque la alegría y la paz no dependen del calendario. Son dones de Dios, fruto de su presencia entre nosotros.
Jesús no se va, aunque desmontemos el belén.



13 comentarios:

Isabel dijo...

¡Vaya!, en su casa también hay comités de expertos.

Igo dijo...

Joe..... Otro post de esos que tocan. siga así, por favor.
Mila esker.

pacita dijo...

Yo no sé que pensaran las demás madres (seran más piadosas que yo)pero el mismito día de Reyes estoy deseando sacar todos los adornos de la casa,incluido el Belen que ya nose sabe ni donde está el Niño.

yomisma dijo...

Nosotros tuvimos operación recogida el sábado. Pero El Niño Jesús se queda fuera por lo menos hasta la Candelaria. Después ya veremos....

Papathoma dijo...

Pues estoy por apuntarme a la tradición italiana...que también se sigue en casa de Vila. Eso sí, el resto de adornos están siendo convenientemente recogidos.

Gracias por la idea, Yomisma, se queda también el Niño Jesús en la entrada!!

Y no es por llevar la contraria...solo que nos viene bien prolongar un poquito la estancia. Cosas de familia.
(Y le daremos la vuelta a sus Majestades; las niñas se van a poner como locas cuando les diga que no lo desmontamos aún).

Relicary dijo...

En mi caso no hemos quitado el belén... Nos regaló un amigo un huevo de cerámica blanca aparentemente sin detalles. La cosa es que enciendes dentro una lucecita y sobre las paredes del huevo, aparecen los relieves de todo un belén.

Vamos, que no lo quitamos en todo el año. Solamente lo hemos puesto en una estantería más visible.

Tomando nota del post de hoy, el belén es un medio material, pero su ausencia no significa que deba estar menos presente en nuestro corazón.

Almudena dijo...

Gracias por la entrada, me ha encantado. Y esa sugerencia de "poner el Belén que toque" me va a venir muy bien.


pacita dijo...

Estoy por sacarlo otra vez eh!

Alfonso Esteban López Hernandez. dijo...

Querido amigo, yo soy ortodoxo oriental desde hace 19 años. Colocamos el nacimiento pues es tradición aquí en México, te cofieso que es algo melancólico,pero en nuestro caso y de familia, lo quitamos hata el 2 de febrero,pero lo quitamos exactamente 13 días despúes , es decir hasta el 15 de febrero, cuando se quita con más calma.En la tierra natal de mi bisabuelo es decir el Líbano algunos si lo ponen, sobre todo en Palestina, pero son católicos, nosotros los ortodoxos no lo hacemos y colocamos el icono del nacimeinto de Cristo,y su Teofania, la celebramos el 19 de enero con la bendicion de las aguas, de hecho es una fiesta más grande que Navidad. De todos modos, un abrazo.

Vila dijo...

Ya se lo ha chivado Papathoma. Es cierto, en nuestra casa no se quita el Belén hasta el 2 de febrero (día de la Candelaria, la Purificación de la Virgen y la Presentación del Niño en el Templo, a elegir). Aunque tal vez lo recuerda de cuando pasó por aquí por estas fechas.

Así que quién pase por mi edificio podrá contemplar la balconera con la Sagrada Familia colgada de la ventana de Almudena. Que cada vez que pasamos con el coche chilla: "Mama, mi Belén, mi Belén" en plena calle...

Propósito: mantendremos el Belén en nuestros corazones todo el año, como nos sugiere en su Belén (escrito ed.14)

PD: Eso de dar la vuelta a los camellos me mola...

Rocky Balboa dijo...

En este blog hay de todo un poco, hasta un ortodoxo! Bienvenido, Alfonso!

Papathoma dijo...

Hola, Alfonso! Mi marido es también ortodoxo pero griego, así que en el calendario de fiestas no coincidis. Su abuela materna era muy devota de la Virgen y de Misa diaria, etc. Curiosamente era con la que mejor me entendía: cuando la fe es profunda, hay un algo divino que une a las personas de diferentes creencias y las lleva al respeto y al entendimiento mutuo.
Viví cinco años en Grecia, entre ortodoxos, para mí serás uno más de la familia.

P.D. Vila, lo de vuestra costumbre familiar es vox populi, jejje, pero es cierto, tuve la suerte de comprobarlo. Un abrazo a toda tu estupenda familia!

Alfonso Esteban López Hernandez. dijo...

Gracias Papathoma, y si hay dos calendarios el ortodoxo antiguo, el cual es mi ideal seguir ,pero acá en México las iglesias usan el reformado, quizá para no escandalizar a nuestros hermanos católicos, y debo seguirlo, pero aqui estamos. Gracias por la amistad.