viernes, 14 de noviembre de 2014

Soy un impostor


Cuando escribo por encargo, a veces me siento un poco embustero.
Abro el portátil, me sitúo frente a la pantalla en blanco y empiezo a teclear  a cámara lenta. Una y otra vez suprimo la primera línea, que siempre es la más difícil. Luego, de pronto, acelero y escribo demasiado deprisa, sin saber a dónde me llevará el teclado. Me hago trampa un par de veces.
¿No sabéis qué significa "hacerse trampa"?  Muy fácil: cuando no sé cómo expresar una idea, cambio la idea y digo otra cosa. A veces incluso lo contrario. Y eso no está bien.
Me detengo. Ofrezco a Dios el trabajo encargado (por ahí debía haber empezado) y lo reanudo. Borro otra vez la primera línea, y la segunda, y la tercera… La pantalla vuelve a estar en blanco.
Una hora más tarde he logrado redactar diez trabajosas líneas.
Me llaman por teléfono:
—¿Terminaste ya?
—Mañana. Es que hoy apenas he tenido tiempo.
—¿Mañana? A ti esto no te cuesta nada. Tú tienes facilidad para estas cosas…
¿Facilidad? Debería negarlo, pero me gusta que lo piensen. Soy un impostor.


 

9 comentarios:

Cordelia dijo...

Cervantes decía eso de “Yo, que siempre trabajo y me desvelo / por parecer que tengo de poeta / la gracia que no quiso darme el cielo”
IMHO usted escribe fenomenal. Eso de la facilidad ya no lo sé, pero es la impresión que da.

Adaldrida dijo...

Le entiendo demasiado bien... Eso de por encargo no va con poetas.

Anónimo dijo...

Lo entiendo, escribir por encargo pierde naturalidad y espontaneidad y por eso cuestan las líneas que se logran redactar, pero al fin y al cabo piense en el bien que hacen y de impostor, pasa a ser como diría CS Lewis, un altavoz de Dios

Almudena dijo...

Me ha gustado. Me ha hecho pensar que aunque uno tenga un don, debe trabajarlo y que lo bien hecho cuesta. Y eso hoy me hacía falta. ¿Ve como es verdad que para usted es fácil? Es un cuentista estupendo (y tómeselo como más le guste)

Marilupe dijo...

Cuánto tarda la inspiración el llegar y si no se le toma la palabra, quizás se vaya y tarde en regresar. Pero los beneficiados de siempre somos sus lectores, ya sea por encargo o porque sí, nos fascina, nos instruye y nos pone a pensar. Gracias. Marilupe, su amiga mexicana

c3po dijo...

¡Anda! ¿Pero no los escribía Kloster?
:-)

Antuán dijo...

No que va! no es impostor. Sabemos lo que cuesta mantener una pagina todos los días y más para un público tan selecto. ¡Adelante! Adiosle

ALEJANDRA dijo...

Una sugerencia (iba a decir un consejo , qué disparate!): piense que quien se lo encarga es Marita. Verá como para ella sale solo.

Jesús Sanz Rioja dijo...

Me suena.