sábado, 7 de septiembre de 2019

1961



Hoy, hace cincuenta y ocho años en Cádiz, un chaval que acababa de terminar el bachillerato pedía ser admitido en el Opus Dei. Era el más pequeño de una familia numerosa. Tenía ocho hermanos y quería ser físico. Era un chico inteligente y de pocas palabras; buen jugador de tenis y no le gustaba perder. Quizá había leído ya el punto 755 de Camino, que dice:   

"De que tú y yo nos portemos como Dios quiere —no lo olvides— dependen muchas cosas grandes".

Aquel muchacho se llamaba Fernando Ocáriz y hoy es el Prelado del Opus Dei.

7 comentarios:

Carmen dijo...

Gracias!

Enrique Monasterio dijo...

Antuán, esta vez te has pasao y por una vez no te lo publico. Cuentas demasiadas cosas. Repasa tu comentario y lo entenderás.

Pablo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Antuán dijo...

Buenos dias. D. Enrique tiene usted toda la razón. Es su bloc no el mio. ¿Me disculpa? Lo que pasa que me encuentro a gusto en este grupo y a veces me explayo. Debería haber hecho Teleco. Pero no pudo ser..." Y no es que este a disgusto con el Don, inmerecido y harto grande" (poesía) Pediré ala Virgen del Socorro ¡Hellp! Fiesta en mi pueblo por el Prelado don Frenando y por usted y todo el Mundo. ¡Gracias! Adiosle

Anónimo dijo...

el primer punto que yo leí de Camini fué; DE callar no te arrepentirás nunca, de hablar muchas veces. CTA RAZON

Fernando Q. dijo...

La humildad de don Fernando cuando le aplauden a rabiar de cariño y explica: "cuanto más aplauidais, menos tiempo para preguntas..."
La humildad de Antuán, "tiene usted toda la razón, ¿me disculpa?" y asunto arreglado. Grande, siempre.

Feliz domingo a todos.

Goyo dijo...

Si Antuan hasta pidiendo perdón nos enseñas lo bello. Tiene razón ¿ me disculpa ? Palabras en extinción hoy en día