jueves, 29 de enero de 2009

Adoro te Devote (I)


Dios juega al escondite

El sagrario está abierto. Desde el lugar en que me encuentro veo el pequeño copón dorado, cubierto con un sencillo conopeo blanco. Acabo de recitar el “Adoro Te Devote”, un himno eucarístico del siglo XIII que ha servido de oración a miles de santos.

Adoro te devote, latens Deitas…, Dios escondido, te adoro! Hoy me detengo aquí, en el primer verso del canto.

Cuando una persona adulta se esconde es porque no quiere ser descubierta. Cuando un niño se esconde es porque quiere que alguien lo encuentre: juega al escondite y llama a los que le buscan, porque no soporta estar solo mucho tiempo.

Dios en la Eucaristía juega al escondite con nosotros. Desde el Sagrario nos grita: a que no me encuentras. Estoy aquí: escondido en el Sagrario, escondido en el copón, escondido en las especies eucarísticas, escondido dentro de ti cuando me recibas dentro de media hora.

Latens Deitas… En castellano decimos “latente” de aquello que se esconde pero está a punto de aparecer, como el pájaro en las ramas del árbol. Dios “latente” en la Eucaristía no se oculta por completo. Cuando lo tenga en mis manos dentro de un momento, sentiré los latidos de su corazón.

16 comentarios:

GAZTELU dijo...

ACUERDATE DE MI DIOS ESCONDIDO QUE ESTOY EN CASA ENFERMA Y NO SE SI HOY PODRE RECIBIRTE EN MI CORAZON.
SE QUE LO HARAS
GRACIAS

Anónimo dijo...

A veces Dios se esconde demasiado.A veces tanto que no se si ando en crisis existencial, o es que no quiere dejarse encontrar.

Anónimo dijo...

D Enrique, a propósito del tema,me animo a consultarle una duda que no había tenido hasta el otro día en que daba vueltas a la presencia real del Señor en el sagrario; Sé y creo que está presente con su cuerpo, sangre alma y divinidad. Mi duda viene en relación a esa presencia corporal... ¿ El Señor pasa frío físico en el sagrario?

Enrique Monasterio dijo...

No, anónimo, son otros "fríos" los que dulen al Señor

Luisa dijo...

Pues yo he quedado con Él dentro de unas horas en La Casería.
En la mesita de noche El Belén que puso Dios.
¿Abuso si pido refuerzos?

Anónimo dijo...

Ya,de esos otros "fríos" sí que soy consciente.
Gracias.

Anónimo dijo...

joder (perdón por la expresión), que fuerte: "Cuando lo tenga en mis manos dentro de un momento, sentiré los latidos de su corazón"

Yuria dijo...

Nos deja un testimonio de fe precioso.
El mundo de hoy necesita escuchar o leer sentimientos con la entrañable fuerza de los suyos.
Enhorabuena.

maria dolores dijo...

Mil gracias por su reflexión. Ayer me iluminó el dia. Es precioso. Es un pensamiento, una oración de amor. lo envie a algunas amigas. Todas lo hemos disfrutado. Otra vez gracias.

Anónimo dijo...

Creo que el termino de ¨Dios escondido¨ define en algun punto lo que es este Misterio de Fe... ojos no vieron y oidos no oyeron.. este Misterio, al igual que Dios Omnipotente, es inexplicable... Pero es mas que cierto que Dios quiere que lo busquemos, que vayamos a ese trozo de pan, que no es pan.. para revelarnos ¨todo¨lo que necesitamos saber. Ese silencio lo dice todo. En esa soledad nos acompaña a todos. Con ese frio, nos calienta a todos. !Juguemos a las escondidas con Jesus, encontremoslo en el altar!

Anónimo dijo...

Ya es tener imaginación, ya

nico dijo...

Comentario a Adoro Te Devote, Dios escondido:

Pues claro que Dios se esconde. En el Padrenuestro decimos: "que estás en el Cielo", sin embargo no se le ve en Google maps, ni en las fotos de los satélites, ni de los astronautas.

Lo dijo Jesús: " vuestro padre celestial que está en lo escondido"..., y "tu Padre que ve en lo escondido"...
Esto es una de las cosas que más me gustan de Dios, que ve en lo escondido, y que sobretodo ve aquello de lo que nadie se da cuenta. El pasaje del óvolo de la viuda siempre ha sido por ésta y otras razones el más entreñable de mis favoritos.

Anónimo dijo...

Enrique, que significa eso de poder sentir en nuestras manos el latido de su corazón?

Enrique Monasterio dijo...

Resulta difícil explicarlo. Cuando lo escribí me salió del alma: "latens" significa escondido, sí. Pero la palabra me hizo pensar en los latidos del corazón de Cristo, que nos ama tanto...
Cristo en la Eucaristía no está muerto: vive y ama.

Anónimo dijo...

Han pasado muchos meses desde que se escribió eso. Me conmueve, también los comentarios. Cuanto bien se puede hacer. No deje de hacerlo D. Enrique.

Unknown dijo...

Sus comentarios, son una gran ayuda. No deje de de hacerlos. GRACIAS