domingo, 11 de enero de 2009

Regreso melancólico a Madrid


Castilla
la Vieja estaba blanca y helada, con una sábana de niebla luminosa que me cegaba la vista. Al pasar por Lerma, a las once de la mañana, el termómetro del coche marcaba once grados bajo cero, pero la autopista aparecía completamente limpia y llena de pájaros, sobre todo de cogujadas, que buscaban el calor del asfalto. Apenas había tráfico. Se conoce que los mensajes de las autoridades, con sus alertas rojas y amarillas, habían desanimado a la mayoría. Mi coche volaba camino de Madrid. Parecía tener más prisa que yo mismo.

En Aranda reposté combustible y puse agua templada en el depósito del limpiaparabrisas, que estaba congelado.

-Aquí no pasan calor, ¿verdad?

El gasolinero no parecía muy dotado para la ironía.

-¿Calor? ¡Qué dice!

He llegado a casa a la una del mediodía. Sobre la mesa de mi habitación, los Christmas de Enrique G-M, de la Editorial Palabra, del Colegio Peñacorada, de Maite, de Blanca, Antonio, Lucas.... Supongo que he quedado como un grosero y ya es tarde para contestarles.

Hay también tres paquetes: un montón de ejemplares de la 12ª edición de "El Belén que puso Dios", que acaba de salir, un inmenso libro sobre arte sacro, obsequio de Mundo Cristiano, y una "agenda de los mayores", que me regala la Comunidad de Madrid con un DVD.

La agenda no está mal: se nos explica ampliamente y con letra gorda que los viejecitos de la Comunidad tenemos un montón de posibilidades de ocio, hospitales de día, asistencia social, etc. Está todo muy clarito. Quizá escriba una carta a nuestra generosa Presidenta para agradecerle el obsequio y decirle, de paso, que no es necesario que me recuerde mi avanzada edad.

Mira, Esperanza, cariño, si vuelves a hacerlo no te voto.


4 comentarios:

Seneka dijo...

Bienvenido de vuelta a casa. Animo.

La agenda ... ¿no será para Kloster?

Anónimo dijo...

Con todos mis respetos. ¿No quitaría el contador de días? Recuerda los tiempos de 'mili' en la que los soldaditos tachaban del calendario los días que les quedaban de cuartel. Gracias

Enrique Monasterio dijo...

Dicen que este año viene chungo. Por eso cuento los días que faltan hasta el 2010.
Es una broma, por supuesto

Anónimo dijo...

Bienvenido, en Madrid hace menos frio?