martes, 14 de julio de 2009

Cogitaciones acaloradas



Don Antonio, ilustre sevillano, nunca se queja del calor. Hoy sin embargo le he visto flaquear ante el bochorno inmisericorde que padecemos en Madrid.

-Enhorabuena -me dice-.

-¿Por qué?

-Hay una buena noticia: la temperatura va a bajar.

-¿Cómo lo sabes?

-Es imposible que suba más.

Le recordé el principio fundamental de la ley de Murphy: no hay situación tan desesperada que no sea susceptible de empeorar.


3 comentarios:

Isa dijo...

Yo que tenía la esperanza de que eso iba a ser verdad y de que iba a refrescar, ya veo que va a ser que no...Pues tiene usted razón con esa maldita ley...

INÉS dijo...

Y es que esto de ser cura en verano es un mérito añadido.
A ver si cogen pronto las vacaciones y se van a respirar al norte ¡que aquí no hay quien pare!
Mucho ánimo para los dos.

Bernardo dijo...

Por aquí (norte de Madrid) está refrescando un poco por la noche...