jueves, 30 de julio de 2009

Envejecer


Cuando escribió que le gustaba envejecer, algunos creyeron que no decía la verdad. Otros pensaron que era una broma, y esperaban que rematase su afirmación con un retruécano o una frase ingeniosa “de las suyas”. También hubo quien se apresuró a tranquilizarle diciendo que “todavía”… Y ese “todavía” se le antojó el colmo del pesimismo.

—Envejecer —nos dijo entonces— es un arte que enseña mil cosas. Yo espero aprender a sustituir mi arrogancia por ternura; a ser escéptico sin perder la sonrisa de la fe, eso que llamamos Esperanza; a callar y a escuchar incluso cuando no oiga ni entienda casi nada; a ser abuelo de muchos, muchos nietos; y a poner cara de bobo —¿por qué no?— si el Señor quiere darme unos gramos del don de Sabiduría.

Aquel cura, que, según sus amigos, se conservaba tan joven, todos los días cuando se disponía a celebrar la Santa Misa, repetía con el corazón las palabras que aprendió a recitar al pie del altar en la liturgia antigua:

Introibo ad altare Dei, ad Deum qui laetificat iuventutem meam
Me acercaré al altar de Dios; al Dios que llena de alegría mi juventud.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Está claro. Ha pillado un 'trastonno'.Con tanta nube pasa eso y más. Véngase pal Mediterráneo y verá que pronto ve las cosas de otro color; además, pese a la crisis, siguen funcionando los aires acondicionados, que se pueden poner bajitos ...

Anónimo dijo...

Delicioso!!!!!!!!
Si me levanto viviendo el ser hija de Dios y convencida de no saber nada, ni tener nada en posesión, ni poder nada, sin pretender adoctrinar a mi prójimo, ni merecer ningún privilegio por cuestión de edad, abierta sólo a escuchar y aprender de lo que veo a mi alrededor, hablando con sentido positivo y convencida de que tengo en grado superlativo los defectos que veo en los demás, disfrutando de la belleza del mundo y de las personas, riéndome de mis caidas porque se que no doy para más, pero convencida de que no hay peor lucha que la que no se hace ¿ estaré envejeciendo como ese cura?¿hace falta algo más?

mejorempleo dijo...

Verdaderamente, los calores le esatán sentando de maravilla. Siga así, levantando ánimos y gritos de guerra de la buena. Un abrazo,

Ave del Paraíso dijo...

A mí sí me preocupa envejecer.
Piensas que nunca vas a llegar a ser viejo o al menos ese momento lo ves muy lejano. Cuando eres joven, observas a las personas ancianas pero no te ves reflejada en ellas. Es difícil imaginar nuestro cuerpo desgastado, ajado, lento y torpe, tal vez porque nuestra mente se mantiene ágil, activa y joven en el transcurso del tiempo. Es curioso como la mente no envejece con la misma rapidez que el cuerpo. Cuando vas haciéndote mayor los espejos muestran una realidad que no corresponde con lo que eres o sientes, sin embargo, los años transcurridos sí hacen mella en nuestros rostros, en nuestras manos... y miras atrás y casi ni te acuerdas de la firmeza que tenía tu piel.... o sí te acuerdas y mucho, y cuesta asumir lo que va sucediendo inevitablemente. Sobrevives al deterioro físico pero no terminas de creer que esa imagen que se va haciendo mayor es la tuya. Tengo 41 años, aún soy joven, incluso la gente me echa menos edad, pero ya soy consciente de que la juventud va quedando atrás y que la erosión progresiva del tiempo se hará cada vez más presente en mi piel y en mi cuerpo, y tal vez también en mi mente. Vivimos de recuerdos y de sueños. El presente, el pasado y el futuro se entremezclan. Somos el ayer, el hoy y el mañana. A veces me asusta envejecer, me preocupa caducar y perder valor. Este proceso natural de la vida me mantiene alerta. Me entristece, no que acabe mi tiempo aquí en la tierra sino perder a la gente querida. Sé que es absurdo luchar contra lo inminente pero cómo no pensar en las despedidas que llegarán tarde o temprano. La vejez es el reconocimiento y la culminación de un proyecto de vida pero también la frontera con la muerte. A mí no me asusta morir sino que muera la gente querida, ¿cómo acostumbrarme a las ausencias?, ¿cómo escapar de esta experiencia de la vida? Me gustaría morir en un sueño y traspasar los límites de la realidad mientras duermo.

Ave del Paraíso

Paco Cabrera dijo...

Envejecer ha sido entrar en otro estado
Reconocido por todas las culturas y religiones
Envejecer es luchar por los otros más que para uno mismo.

Envejecer es la manera de rendir homenaje
A todos aquellos que nos siguieron
Y soportaron nuestra arrogancia.

Envejecer no es el problema,
Ni siquiera es la cuestión
El problema es qué hacemos con nuestros viejos.

PD: Hace cuatro días celebramos el día de los abuelos
Bien por ellos y por esta fiesta que no es del Corte Ingles.

Enrique Monasterio dijo...

Me temo que me he cargado, sin querer, algún comentario... Repetidlo, please, si veis que no ha salido el vuestro

cristina v dijo...

Acabáramos...Ya me estañaba a mi. Perdone don Enrique
Soy un poco lenta ,y hasta ahora no me he dado cuenta, que no escribía sobre usted mismo.
Las tres fotos me encantan y las entradas también.

Anónimo dijo...

Me acercare al altar de Dios, al Dios que llena de alegria mi juventud.

Aqui esta la receta para sentirnos siempre jovenes.

Estar siempre cerca de Dios, hablar con El, en las buenas y en las malas, darle gracias, pedirle ayuda,pedirle perdon, decirle que lo adoramos, y pedirle que cuando andemos con las pilas bajas, no nos deje, que nos rescate, y saber dejarnos en sus amorosos brazos que nos protegen como el mejor de los Padres, que eso es lo que es, el mejor Padre.

Por cierto, el dia de los abuelos, si fue hace cuatro dias, ¿saben pq? el 26 de julio es San Juaquin y Sant Ana, abuelos de Jesus.

Pidemosles que por su intercesion nos ayuden siempre a mantenernos con un corazon joven y alegre.

Gracias padre, cada dia nos deja una frase para ir creciendo, ¡la de ayer? El hombre crece cuando se arrodilla? Esto si que es sabiduria, y ¡tan simple!

Paloma dijo...

No sé en qué consiste envejecer. Si envejecer es que dejen de interesarte algunos temas y sientas pasión por otros, como me sucede a mi... estoy encantada de envejecer. Si envejecer es que te da pereza darte un baño en la playa pero disfrutas mucho más de una caminata por la montaña, como me pasa a mi, estoy encantada de envejecer. Si envejecer es ver que la piel ya no es tersa... me importa un comino envejecer. Si envejecer es preferir quedarse en casa y ver una peli con los hijos en lugar de ir a la cena superguay a la que irá "todo el mundo" y antes no te perdías... estoy encantada de envejecer.

En realidad, ¿qué es envejecer?

Isa dijo...

Creo, don Enrique, que uno de esos comentarios era mío, pero no pasa nada...Ahora no tengo tanta inspiración, pero bueno, jeje.
Pues eso, que más quisiera yo saber envejecer como ese gran sacerdote santo y estar tan unida a Dios.

Felicitas dijo...

Que a uno o una le agrade envejecer es signo de que muchas limitaciones personales quedaron ya atrás. Y eso es bueno, muy bueno.
Ojalá se nos dé esa gracia pronto.

Andrea Rodil de del Valle dijo...

A mi me encanta envejecer... físicamente claro, por dentro sigo teniendo 18. Lo único que me da miedo de hacerme más vieja es no aprovechar el tiempo, cuando me doy cuenta de que no he hecho nada, entonces sí quisiera regresar el reloj.
Por lo demás me encanta, soy definitivamente más feliz hoy que hace 15 años, y me ilusiona lo felicísimos que seremos dentro de otros 15. (aún con los problemas y contrariedades, que no faltan).
Como dijo un Santo (más o menos): si no llego a ser una viejita santa, santa, que mejor me lleve ahora!!

Luis y Mª Jesús dijo...

Don Enrique ¡que delicia!, no se puede imaginar como me ha calentado por dentro esta entrada. Ya me estaba empezando a dar cuenta de que envejecer no es tan malo, sobre todo para algunos a los que nos sobran unas cuantas arrobas de carácter, que los años se cobran poco a poco.
Gracias Don Enrique
María Jesús

Anónimo dijo...

Que bueno!!!!!! ¿Sabe donde estoy? Enfrente de Monserrat, ayer fui y puse alli muchas intenciones. Acuerdese.

Anónimo dijo...

Hacerse viejo , envejecer, es hacerse consciente de que estos cuatro dias amados apasionadamente, con sus cuatro noches, acaban. Y a la tarde de la vida... punto y seguido.
Envejeci de esta manera gracias a un par de tumores hace dos años.

Gracias a Dios que no mataron de un tiro. TEVYE.