domingo, 12 de julio de 2009

Retiro en Besana


Escribo desde la Capellanía de "Besana", un colegio del barrio popular de "Pueblo Nuevo" con más de cuarenta años de historia, nacido en la periferia de Madrid por iniciativa de San Josemaría Escrivá.

Sólo he venido a Besana en dos ocasiones, y las dos para predicar un retiro en pleno verano. Hoy, como la primera vez, la capilla del Colegio estaba abarrotada de mujeres y de abanicos.

He predicado ya la primera meditación y no he dejado de pensar mientras hablaba que todo esto es un milagro: la existencia de Besana y las 60 ó 70 mujeres de todas las edades que "desperdician" la mañana de un domingo caluroso de julio para hablar con Dios y escuchar a un sacerdote.

Tenía que haber hablado de "vida sobrenatural", pero me he liado... Me he ido por las ramas del hayedo de la Tejera negra y por los abetales del pirineo navarro, para concluir que es preciso aprender a contemplar la belleza y mirar al mundo y a las personas que nos rodean con la mirada de Dios.

Mientras tanto los abanicos parecían pájaros a punto de emprender el vuelo.

Termino. Son casi las 11 y debo comenzar la segunda meditación.


5 comentarios:

Anónimo dijo...

60 ó 70

INÉS dijo...

Vaya agobio el de los abanicos y supongo que un esfuerzo añadido para su voz ¿o no?
Seguro que están encantadas de oirle que luego el mes es muy largo y hay que cargar pilas.
Avísenos para el próximo que algunas hasta puede que nos apuntemos.

Altea dijo...

Qué pasada, 60 ó 70, ¿no?
Qué impacto.

Isa dijo...

¡Menudo público! en mi Retiro sólo éramos 5...también hemos oído hablar de "visión sobrenatural"...¡pero sin abanicos!

Isa dijo...

Quería decir "vida sobrenatural"...estos calores...