viernes, 22 de abril de 2011

Vacaciones en vela


Los lectores se me han ido de vacaciones. Me los imagino gozando de un merecido (o inmerecido) descanso en playas, ciudades y montañas. Hoy  el número de visitantes del globo ha quedado en el 20 por ciento de lo habitual. Yo sigo aquí con la esperanza de que, a la vuelta, leáis los 8 comentarios de la Pasión (aún falta el de mañana) y me digáis si esta aproximación novelada a la cruz os ha servido para algo.
Escribo estas líneas frente al "monumento" cuajado de flores y luces donde el Señor permanecerá en vela toda la noche. Es un recuerdo de aquella noche triste de amor, sueño y traiciones, en la que los apóstoles, recién ordenados sacerdotes y obispos,  durmieron a pierna suelta en Getsemaní y no supieron hacer compañía a Jesús. ¡Si hubieran sabido lo que estaba en juego!
Los asistentes al curso de retiro nos turnamos para que el Señor siempre esté acompañado, aunque, como yo esta noche, apenas seamos capaces de bostezar unas torpes jaculatorias.

13 comentarios:

Vila dijo...

Me alegra saber que mañana hay otra. Y personalmente a mi me han ayudado a rezar, y a meterme en las escenas con Jesús y la Virgen, en esta primera Semana Santa que vivo de verdad desde hace muchos años.

Esta tarde he tenido el privilegio de asistir a los oficios del Jueves Santo en Molinoviejo. Hacía casi 20 años que no asistiría a los oficios... Sí soy como los primeros apóstoles, dormidos y que no se enteraban. Espero ponerme las pilas a partir de ahora; y le aseguro que sus entradas me han centrado bastante.

Gracias mil y hasta mañana.

Pollo con almendras dijo...

Lo acompañamos en la oración entonces.

Me muero de envidia saber que allá hay sol y playa para algunos. Acá en el sur de Chile sólo hay tormenta eléctrica, lluvias y vientos.

Saludos...

Clara dijo...

Leía está noche en la vela una oración qué escribió santa Teresita después dé una vela y con este párrafo me he quedado :
Vivir dé amor guardar es sí misma,
En un vaso mortal, un inmenso tesoro.
Mi flaqueza es extrema Amado mío,
disto mucho de ser un ángel de los cielos.
Más si es verdad qué caigo a cada paso,
Lo es también que tú vienes en mi ayuda y me levantas,
y tu gracia me das.
Vivo de amor!

Clara dijo...

Las que más me gustan: la de Juan y la de la samaritana.

Anónimo dijo...

Don Enrique, nos ha servido, y mucho! Soy muy torpe para hacer oracion, y sus entradas me ayudan a situarme mas en el Evangelio, por favor, no deje de escribir! Muchas Gracias!
Andrea

Cordelia dijo...

Suscribo en su totalidad el comentario de Vila, con la salvedad de que yo no he podido ir esta tarde a los Oficios. Me he escapado un ratito a la Hora Santa, y por su culpa y la de sus entradas de estos días, me ha faltado tiempo.
Gracias de corazón. Espero su entrada de mañana.

Alicia dijo...

¡Muchas gracias!!!!!!

Papathoma dijo...

Sume a las lecturas las que se hagan gracias a su avatar en Facebook. Puntualmente aparecen todas las entradas y de ahi se van a otros sitios en Face y...a saber.

Yo tambien le agradezco que nos enseñe a hacer oracion.

yomisma dijo...

Tiene la pluma necesidad de conocer las emociones que el poema excita? Tienen las cazuelas necesidad de ser testigo del placer del aroma y sabor? Que cosas tiene don Enrique. Nunca sabrá el globo hasta dónde llega su influencia.

Nuevepornueve dijo...

Yo he tenido una buena sobredosis, pues estuve hasta ayer sin cobertura. Ayuda muchísimo y lo mejor... Saber que el archivo del globo nos tendrá guardadas estas reflexiones para todos los momentos del año... Es un tesoro! Gracias!

Jose Valle dijo...

El comentario de Yomisma me parece perfecto y hasta me extraña que piense que su trabajo no vale la pena.

A mi también me es útil su versión novelada. Le agradezco su esfuerzo pero creo que necesita un descanso.

Gonzalo dijo...

Yo soy de los que forman ese 20%. No he dejado comentarios en las entradas "Desde la Cruz" por aquello de que "si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo vayas a decir". Y desde luego que con la boca abierta y en ocasiones mucha emoción no encontraba nada más bello que pronunciar un "amén" en la intimidad.

Pone usted el dedo en la llaga. No se pregunta sobre lo que nos ha parecido, sino sobre si nos ha "servido para algo".

Para algo no, Don Enrique. Para mucho. Como sus entradas en Navidad o en la novena de la Inmaculada. Cada entrada suya "de estas" es una mano tendida que nos lleva al pie de la Cruz a meditar sobre la Pasión.

Muchísimas gracias y un abrazo.

GAZTELU dijo...

GRACIAS, las torpes jaculatorias suelen ser las que mas agradan al Señor, lo tengo comprobado....