domingo, 28 de abril de 2013

Domingo de lágrimas, abejarucos y nieve




Había más ciclistas que abejarucos

El domingo ha empezado con problemas no muy gratos. A veces los curas debemos ser paño de lágrimas y poco más. A eso he dedicado la mañana en Madrid. A las 12,30, con un pelín de angustia en el centro del pecho, le pido al GPS del coche que me lleve a Arroyomolinos, en dirección sur. La excursión ha valido la pena.
He estado con Marta, Rafa y sus dos pequeñajas ―Belén y Carmen―. Me faltaba por conocer a Rafa, un polifacético traumatólogo que me ha deslumbrado con sus extraños y dilatados saberes. Es un médico humanista, como los antiguos, pero, además tiene algo de ingeniero, arquitecto y decorador. Él mismo ha ido haciendo crecer su pequeño chalet de “Coto redondo” hasta convertirlo en un hogar acogedor, muy amplio y amueblado con gusto.
Lástima que no entienda nada de pájaros, porque vive rodeado por una gran colonia abejarucos que anidan a pocos metros de la casa.
Marta, que alardea de no saber cocinar, ha sabido prepararnos una comida exquisita a base de cuscús a la alemana, lubina a la sal y flan de queso. Todo rodeado de croquetas de la abuela y otras delicias semejantes.
En la sobremesa hemos estado comentando un libro de Rafa sobre un “anatomólogo” español del siglo XVI. Se trata de un estudio científico de altura, pero ha editado también una versión llena de láminas ilustrativas, para indocumentados como yo mismo. Me he traído un ejemplar a Molinoviejo. Palabra de honor que me lo leo entero.
En Molinoviejo me recibe la nieve otra vez. Primero, unos copitos ridículos; luego, copazos. Hoy no saldrá el autillo a marcar su territorio.

8 comentarios:

Vila dijo...

Hace bien en no haber dudado de la capacidad culinaria de Marta. Es una doña agonías que luego le sale todo de rechupete.
Bueno, bueno, que sobremesa tan estupenda.

Me alegra que lo hayan pasado bien.

Y ¿hasta cuando se quedará por Molinoviejo? le van a tener que poner una habitación permanente a este paso.

Récele a la Virgen por mi un rato ¿vale?

Anónimo dijo...

Gracias también por esto
Marta

ALEJANDRA dijo...

Si esa "penica" en el pecho es real, POR FAVOR ¡hágaselo ver!.
(Venía a pedirle que pidiera por mi madre, que hace un ratico nos ha dado un susto que se ha quedado en eso, Dios es grandeeee!).

yomisma dijo...

Bueno, ya me han entrado ganas de conocer a Marta y a Rafa. Que a Belén y a Carmen ya las conozco. A ver si me dan también Lubina....

pacita dijo...

q suerte Marta y familia!

Papathoma dijo...

Con la cantidad de especímenes q andan sueltos por ahí opinando de todo con prepotencia y sin saber de verdad de lo que hablan...qué gusto da conocer a gente tan normal, que sabe tanto y no se nota, con los que se puede pasar una tarde muy agradable -y más de una, que el libro promete...y más para uno de Letras-. Menudo trío el de ayer y qué bien que nos lo cuenta, porque esas son las cosas que en el fondo importan. Gracias.

Todoslosnombres dijo...

Hermoso domingo lleno de naturaleza, de buena gente, de emociones... y hasta de lágrimas.
Gracias por las letritas que nos deja hoy.

Rocky Balboa dijo...

Lo mejor de todo: las croquetas.