sábado, 27 de abril de 2013

Juan Enrique Abrisqueta (II)

La foto tiene 2 años exactos. Juan Enrique cumplía 70. Hoy, 27 de abril, cumplirá 72 en el Cielo.


Hace más de un mes los antiguos alumnos de Gaztelueta supimos que nuestro amigo Juan Enrique había fallecido en San Sebastián. Yo di la noticia aquí y busqué por todas partes una fotografía suya para colgarla en el globo. No lo conseguí.
Unos días más tarde, su hija María Teresa me mandó dos fotografías y una larga carta. Como me consta que muchos antiguos alumnos de Gaztelueta leen este blog, no me resisto a reproducir algunos párrafos. Perdonadme los demás lectores, pero, para este globero, Gaztelueta es mucho más que un colegio, y los amigos son lo primero.
“…voy a tratar de ponerle al día. Efectivamente, hace cuarenta y siete años que mis padres se casaron y formaron una numerosa familia de seis hijos; Juan, Teresa, Marta, Javier, Elena y Cristina. Los primeros años vivimos en Bilbao, pero pronto nos trasladamos a San Sebastián, aunque todos somos bilbaínos, como no podía ser de otra manera.
Después de muchos años de esfuerzos, sacrificios y mucho cariño para hacer de nosotros mujeres y hombres de fe, trabajadores e íntegros, cada uno de nosotros fue formando su propia familia. En seis años nos casamos todos y a día de hoy, mis padres tienen ya quince nietos.
A mí me parece normal, pero la verdad es que miro a mi alrededor y pienso en lo afortunada que soy, por tener esta familia. Mi padre nos ha enseñado como ser cristianos coherentes, nos ha dado un enorme ejemplo de lo que es trabajar bien, de que las cosas que de verdad merecen la pena cuestan esfuerzo, era constante y tenaz. Desde pequeños nos enseñó que los que llegan lejos en la vida no son los más listos, sino los más trabajadores y los que se levantan una y otra vez.
Muchas veces cuando me doy cuenta de lo difícil que es hoy día educar a mis hijos, pienso: “si lograra hacerlo como lo han hecho mis padres…”.
El pasado verano, le diagnosticaron en la Clínica Universitaria un cáncer de pulmón. Fue un golpe muy duro. Le operaron en dos ocasiones y la verdad es que se portó como un campeón. Estas navidades le dieron tratamiento de quimioterapia y radioterapia y aunque estaba muy cansado, lo llevó con mucho optimismo. Creo que pensar en su familia, en mamá, en nosotros y en sus nietos, que eran su debilidad, le empujaba a luchar. Pero parece que Dios pensó, que ya había sufrido bastante durante ese tiempo y que estaba muy bien preparado para irse al cielo.
Seguro que sí, y desde allí nos ayudará a todos nosotros. Ya tiene trabajo, porque con todos los que somos…”

17 comentarios:

pacita dijo...

ojalá alguno de mus hijos el día q yo faltebtenga todo esto grabado en su corazón

Cordelia dijo...

Estoy con Pacita, ojalá sepa yo dar a mis hijas este ejemplo.

Antuán dijo...

¡Felicidades a Juan Enrique y a su numerosa familia! la nuestra no es tanto pero también estamos de cumpleaños Carmelo y mi madre que también desde el cielo seguro que nos ayuda. sin ir más lejos ayer esperando el bus de las 7 que nos llevara a Puertollano, ya pasaba de la hora y no venia ¿lo conté ayer? gracias a mi hermana nos fuimos con la excursion de los estudiantes que iban a recoger más en dirección a Córdoba y salta ¡estos son los padres! llegamos con el tiempo justo para comprar dos donus. Adiosle

Pedazo de anônimo dijo...

Antuan,siempre al leerte me haces sonreir.Hoy hemos pasado rapidamente a los Donuts.En realidad puede haber álgo mas trascendetal,cuando se tiene hambre??
Felicidades a sus amigos!!

Cordelia dijo...

Los donus de chocolate!!

Pedro dijo...

Felicidades!!!!!

Anónimo dijo...

Usted tiene 1.000000 de amigos?

Papathoma dijo...

O más..... Anónimo-desconfiado. ;-)
Como incluyas todos los que tiene en el Cielo...jeje.

Susana dijo...

En mi famimilia somos pocos.Tenemos problemas de salud.Y muchas veces pienso si a Dios no le gustamos.Todos son muy buena gente,muy inteligentes y esforzados,pero los sustos medicos estan ahi.
No nos dejan vivir.AHORA otro...un primo rxtroardinario,cerebro en caminos con depresion,su hermano se fue de voluntario a Guatemala y de 40 solo a el le pico el mosquito y tuvo malaria fuerte,este tb emfermo del corazon.
No sigo mi interminable relato para no aburriros.Pero esto rs muy duro.
.

Luna dijo...

Qué carta e historia de esta familia más bonitas. Me quedo con "A mí me parece normal, pero la verdad es que miro a mi alrededor y pienso en lo afortunada que soy, por tener esta familia". Gracias hija de Juan E. por hacer llegar con tus palabras llenas de alegría, ilusión y mucho cariño, ese cúmulo de bonitas experiencias junto a él (seguro que te echará un cable desde arriba con tus hijos).
Realmente emociona. Un saludo a todos.

Susana dijo...

Y cuando veo esas familias tan relucientes pienso sera todo verdad?.Por que nosotros siempre tenemos problemas de salud,unos y otros?.
Que Dios nos protreja y nos ayude.

Enrique Monasterio dijo...

¿Relucientes? Sí, Susana, pero en todas ellas hay siempre dolor, enfermedades, penas.
La cruz es otro regalo, que hay que llevar con una sonrisa. Y con agradecimiento.
Dios, no lo olvides, también bendice con la cruz.

Susana dijo...

Usted creê de verdad eso?Mi hetmano que tr
abaja en el ectranjero,otro cetebro y lo mejor del mundo le han pedido chequeo porque tb piensan que tiene algo en el corazon . El dice que parece que nos quieran exterminar.Ya no puedo con tanto dolor

Cristina Abrisqueta dijo...

Lo hemos "celebrado" como él hubiese querido", con una preciosa misa familiar oficiada maravillosamente por Don Fernando en las Esclavas, donde asistían mis padres a misa todos los días y echándole mucho de menos.
Muchísimas gracias Don Enrique por acordarse del día y escribir unos preciosos recuerdos para nosotros que releemos una y otra vez, sobre todo mi madre.
Un abrazo a todos y muchas felicidades papá muchas gracias.

pacita dijo...

Madre mía si bendice!!!!!! yo a veces en broma le digo al Señor:no podrías mirar tbien a otros ? q ya nos has bendecido suficiente????????Antuan eres única!!!!

Sonia dijo...

!Qué estupendo testimonio, ejemplo, forma de vida!
Gracias por mostrarlo. Hoy, sobre todo se necesitan de estos ejemplos de vida, para ver que el ser humano puede llegar a ser extraordinario:el valor del esfuerzo, del trabajo bien hecho, de la ilusión que como Juan y su familia nos ejemplifican.
Gracias, Enrique.

Vila dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada y ojalá sepa educar a mis hijos como verdaderos hombres y mujeres de Fe. Lo demás vendrá por añadidura.

La Cruz es como las caricias de Dios, pero es cierto que a veces le he pedido que no "me quiera tanto". Pero tengo que reconocer que de cada temporada en la Cruz he salido fortalecida por dentro.