domingo, 26 de mayo de 2013

Crónica confusa



Solemnidad de la Santísima Trinidad
 
Son las 9 y cuarto de la noche en Canarias. El sol se desplomará dentro de pocos minutos al otro lado de la montaña de Arucas. En Trapiche corre una brisa fresca que me invita a salir al patio. Antes ordeno los papeles que tengo sobre la mesa y trato de hacer balance del día: hoy hemos celebrado una de las grandes solemnidades del año, una fiesta para adorar a ese Dios Uno y Trino, que, al desvelarnos un poco de su intimidad, dice más de nosotros que de sí mismo:
―Soy Padre y tú eres mi hijo. Soy Hijo y tú eres mi hermano. Soy Espíritu Santo y tú eres mi amor; vivo dentro de ti.
Leo a un teólogo español. “No hay adoradores”, escribe. Pero, mientras redacto estas líneas oigo como música de fondo el alboroto de los campos de fútbol en una jornada decisiva para los equipos que se juegan la permanencia en la primera división:
―¡Hemos esperado veinticinco años! ―grita con voz rota un aficionado del Elche―, pero han valido la pena. Veinticinco más esperaría con tal del verlo siempre en primera división. ¡El Elche es mi vida!
 Entendedme, a mí también me apasiona el fútbol, a pesar de que llevo unos años con el corazón vacante, sin equipo ni colores definidos; pero me supera el espectáculo de los adoradores del balón: la diosa Cibeles con bufanda, Colón con la camiseta azulgrana…
Escribo sin orden ni concierto. A estas horas me bailan las ideas, pierdo el hilo y no sé cómo recuperarlo. El día ha sido agitado precisamente por ser de fiesta.
Al mediodía, después de las clases y de la Exposición solemne del Santísimo, he vuelto a Las Palmas y he dejado el coche suficientemente lejos de mi destino para dar un buen paseo.
―Buenos días, padre…
En Madrid casi nadie saluda a un sacerdote espontáneamente. Aquí, muchos y muchas de todas las edades.
A punto de llegar a Tigaday, una chica de 16 ó 17 años, me pide que "bendiga" a su “mejor amiga”, que le van a hacer pruebas en el hospital y puede tener “algo malo”.
―¿Cómo se llama tu amiga?
―Rosa, como yo.
―Rezaré por ella con una condición; que reces tú también.
―¡Ya lo hago todos los días!
De nuevo en Airaga, abro el ordenador y me encuentro con un correo de Manolo, que escribe desde Sudáfrica: dos folios apretados con una crónica apresurada de la estancia del Prelado de la Obra en aquel país. Dice que mañana me enviará fotos.
Mañana veré qué cuelgo en el blog. Hoy estoy cansado y aún tengo que preparar las clases de mañana.  Cualquiera diría que me estoy haciendo viejo

13 comentarios:

Cordelia dijo...

Cualquiera que no le conozca.

Sonia dijo...

Descanse, que necesitamos saber de usted y sus pensares.
Buen descanso y buen viaje de vuelta.
Y..es mejor hacerse viejo, que no que te hagan viejo.
Parece igual, pero no es lo mismo.

pacita dijo...

Q grande es su vocación ! Gracias por acordarse de nosotros cada día

Ana dijo...

Felicitaciones D.Henry!!! Que poder de Sintesis de la actualidad mas destacada del dia: Sma.Trinidad, futbool, etc Dios todo lo puede!!! Recemos juntos por todas nuestras preocupaciones... Ahhh!!! y nada de viejo...

Igo dijo...

Hablar en un día como ayer de cibeles, azulgrana y el Elche, y no acordarse de que ayer finiquitaba la Catedral.....

yo que soy del centro de Bilbao, pero de la Real, se lo perdono....pero que quede entre nosotros ;)

Rositina dijo...

Muchas gracias de todo corazón.
Le esperamos con ganas,con cariño...

Papathoma dijo...

Una bonita crónica de un día completo.
Y si al final de la jornada no estuviera cansado, sería Ud Superman.

fernando Q. dijo...

en casa lo llamamos "Sindrome Estudio Estadio", y aparece todos los Domingos por la tarde, cuando la alegría al salir de Misa por la mañana se va transformando en meláncolía por el fin de semana que se nos va...

¿qué no tiene equipo definido? ¡El Atlético Aviación tiene las puertas abiertas!

un abrazo, y descanse dándose un chapuzón en la Playa de las Canteras...

Lourdes. dijo...

Pues ya es una pena que le guste el fútbol pero no tener colores definidos, y más siendo de donde es, que tenemos un gran equipo que junto al Barcelona y al Madrid nunca ha bajado a 2ª. o ¿usted también es de los que le gusta el fútbol sin sufrir?

Caminando dijo...

Vaya crónica confusa más clara!!! Vaya intensidad de día, como para no estar cansado!! Me quedo con su diálogo intratrinitario...;)

Antuán dijo...

La ventaja de escribir tan tarde es tener más cosas que contar y desde luego la de ser una hora más en Canarias como dicen en la radio y sobre todo la de ir vestido de sacerdote que hace que la gente te muestre sus respetos y te pida oraciones, ya puede darle ¡Gracias a Dios! por ello. yo se las doy por su comentario de hoy. Adiosle

Rocky Balboa dijo...

Pero la mezcla de todo da un resultado interesante.

Todoslosnombres dijo...

Mi comentario no será muy largo, para no cansarle. Sea indulgente con usted, porque hace mucho y para muchos, todas las horas del día. Y no crea que está cansado porque se hace viejo; ¿o es que no recuerda momentos de cansancio también cuando era joven? A partir de cierta edad, todo lo achacamos a la vejez, a mí también me pasa. ¡Qué cosas!

Y gracias por estas letritas que no se cansa de dejarnos cada día.