lunes, 27 de mayo de 2013

Los exámenes

Me pregunta Julia si pongo exámenes a mis alumnas de Teología. Por supuesto que sí. Hace tres días les entregué un folio a cada una con unas palabras de Benedicto XVI y les pedí que lo comentaran libremente teniendo en cuenta todo lo explicado a lo largo de estos días.

El texto era el siguiente:

“Tú, María, desde la cruz recibiste una nueva misión. A partir de la cruz te convertiste en madre de una manera nueva: madre de todos los que quieren creer en tu Hijo Jesús y seguirlo. La espada del dolor traspasó tu corazón. ¿Había muerto la esperanza? ¿Se había quedado el mundo definitivamente sin luz, la vida sin meta? Probablemente habrás escuchado de nuevo en tu interior en aquella hora la palabra del ángel, con la cual respondió a tu temor en el momento de la anunciación: « No temas, María » (Lc 1,30). ¡Cuántas veces el Señor, tu Hijo, dijo lo mismo a sus discípulos: no temáis! En la noche del Gólgota, oíste una vez más estas palabras en tu corazón. A sus discípulos, antes de la hora de la traición, Él les dijo: « Tened valor: Yo he vencido al mundo » (Jn 16,33). « No tiemble vuestro corazón ni se acobarde » (Jn 14,27). « No temas, María ». En la hora de Nazaret el ángel también te dijo: « Su reino no tendrá fin » (Lc 1,33). ¿Acaso había terminado antes de empezar? 
No, junto a la cruz, según las palabras de Jesús mismo, te convertiste en madre de los creyentes. Con esta fe, que en la oscuridad del Sábado Santo fue también certeza de la esperanza, te has ido a encontrar con la mañana de Pascua. La alegría de la resurrección ha conmovido tu corazón y te ha unido de modo nuevo a los discípulos, destinados a convertirse en familia de Jesús mediante la fe. Así, estuviste en la comunidad de los creyentes que en los días después de la Ascensión oraban unánimes en espera del don del Espíritu Santo (cf. Hch 1,14), que recibieron el día de Pentecostés. El « reino » de Jesús era distinto de como lo habían podido imaginar los hombres. Este « reino » comenzó en aquella hora y ya nunca tendría fin. Por eso tú permaneces con los discípulos como madre suya, como Madre de la esperanza. Santa María, Madre de Dios, Madre nuestra, enséñanos a creer, esperar y amar contigo. Indícanos el camino hacia su reino. Estrella del mar, brilla sobre nosotros y guíanos en nuestro camino.”
(De la Encíclica Spe salvi)


Hoy he intentado en vano de corregir los exámenes. No hay nada que corregir. Todos son diferentes. Los hay mejores ―más completos, quiero decir, o más ilustrados―, pero cada uno de ellos rezuma Sabiduría. He decidido utilizarlos para hacer mi oración personal en estos cuatro días de mes de mayo que aún nos quedan.

18 comentarios:

Caminando dijo...

La Virgen al pie de la cruz no se puede comentar, se contempla,y como madre se la ama y se aprende.... me imagino, con semejante texto, los ratos de oración... q suerte!;)

Ana dijo...

Finalmente D.Henry!!! podemos escribir...Santa Maria Madre de Dios y Madre nuestra ayudanos a superar las pruebas cotidianas, muy pesadas por cierto y asi alcanzar algun dia la Vida Eterna junto a nuestros seres queridos..

Vila dijo...

¿Y si les pide permiso a sus alumnas para compartir con nosotros algunos cachitos de sabiduría?. Sería genial!!.

Cuando he leído la etiqueta de esta entrada he pensado: Me ha leído el pensamiento "año de la Fe". Me explico: justamente esta tarde he pensado que estamos en el año de la Fe y que hace mucho que no trata de eso en el globo. ¿Se anima capitán a hacer otra mini serie sobre el año de la Fe? sus alumnas le pueden ayudar...
(Piénselo al menos antes de decir: esta Vila ya liándome...:) :)

Sonia dijo...

Madre de la luz,
Madre de la cruz,

Madre de esperanza. Gracias Enrique, por las bellas palabras.

Caminando dijo...

Yo estoy de acuerdo con Vila... yo le dejó mis exámenes y escritos... hasta los jabalies, para q los publiqué!!! ;) sería bueno...

Caminando dijo...

Kataisa seguro q también está de acuerdo...

Anónimo dijo...

Estoy con Vila, a mí me vendría de maravilla algo de material para rezar al respecto, pues estoy en un momento en el que me falta Fe, Esperanza y me sobra el miedo a quintales...
Al menos, cuando hable con La Virgen, dígale que se acuerde de "la pesá", Ella ya sabrá quién soy...
Gracias!!!
Beatriz.

Papathoma dijo...

Me quito el sombrero, ante tan buenas alumnas que se han dejado empapar de Sabiduría y ante su sabio profesor que ha sabido transmitírsela y, como recompensa a sus esfuerzos, tiene entre sus manos un pequeño tratado de oración....que alimentará la suya propia para después enriquecer futuras clases y vuelta a empezar.

Caminando dijo...

Don Enrique, esa Virgen es la q nos contó en clase?? Q su Hijo cabe en su regazo siendo hombre, como si fuera niño..

Enrique Monasterio dijo...

Creo recordar que me referí a la Pietà de Miguel Ángel, en la que Jesús está también sobre las rodillas de la Virgen. El escultor ha conseguido que la imagen parezca natural multiplicando los pliegues del manto de la Virgen.

pacita dijo...

Sólo se me ocurre ponerme a decir piropos. a la Virgen:quizás lo q yo más necesito:Consuelo de los afligidos
Causa de ntra alegría......

Caminando dijo...

es verdad!!! era la Piedad... una belleza...

Ana dijo...

Santa Maria Madre de Dios !!! Ruega por nosotros pecadores, en estos momentos dificiles en nuestra querida Patria, para que pronto Dios mediante, podamos salir adelante con la Ayuda Divina: Amen...

Todoslosnombres dijo...

Debe sentirse orgulloso de sus alumnas, D. Enrique. Cada una ha hecho un comentario distinto, según lo que les ha transmitido ese bello texto de Benedicto XVI, y sus explicaciones. Cada una, una sensibilidad; todas ante una presencia: María, la Madre.

Desde que llevaba a mi hijo en mi vientre, creo que no he dejado de hablar con Ella todos los días, le cuento cosas y le pido que interceda ante su Hijo para que me dé la lucidez necesaria para poder ejercer mi papel de madre como es debido; con mi hijo o con quienquiera que en alguna ocasión haya necesitado sentirme como madre. Y es que, a veces, ocurren estas cosas.

Y con el texto que nos ha dejado, haré un examen de conciencia.

Gracias por las letritas que nos deja este martes.

Antuán dijo...

Esque la Piedad de Miguel Angel es inigualable, imagen que lo dice todo la Esperanza de la Virgen plasmada en escultura aunque poco más me atreveria a decir yo ante tantas preguntas. menos mal que el examen no es para mi. Adiosle

Rocky Balboa dijo...

Anda! Yo no sabía eso de la Piedad, muy interesante... La he buscado (la foto) y es verdad!! Qué genio era Miguel Ángel.

yomisma dijo...

Rocky, y sabías que Miguel Ángel sólo tenía 24 años cuando la hizo? Claro que a lo mejor para ti 24 ya es de una madurez insuperable...

Fernando Q. dijo...

Amén.

Ese es mi único comentario hoy.