lunes, 13 de mayo de 2013

El anuncio del lunes

Hay muchos anuncios del plátano de Canarias. Éste me gusta especialmente.
 

Claro que me gusta más el plátano que el anuncio

10 comentarios:

yomisma dijo...

Que bonito es Canarias....

Tumismo dijo...

Que ricos son los plátanos.

Antuán dijo...

Me quedo con todo lo que merece la pena supone un esfuerzo. Desde luego que hay que trabajar para conseguir lo que se pretende o sea que mucho animo. Nada como un platano eso si que es cierto. Adiole.

Caminando dijo...

Es q en canarias hay calidad!!!

Anónimo dijo...

La pena es el esfuerzo, al final ni se nota si se consigue el objetivo.... Y el plátano de Canarias el mejor y las islas Canarias el paraíso. Receta: mejor frito!
Alberto

More. dijo...

es cierto eso de que lo que vale la pena cuesta esfuerzo... ojalá nos concienciemos más de esto y no nos sorprendamos entre quejas de cansancio a veces demasiado habituales. Buen anuncio. Te dan ganas de pillar un platanito!

Isabel dijo...

No debo tomar plátanos, y mira que me gustan ¡ay! Ya sólo pruebo los trozos que caen en la macedonia, con la tentación de dejarlos todos juntitos para el final.

Aún recuerdo la papilla de plátano aplastado con el tenedor, unas gotas de limón y azúcar... una bomba.

Quizás algún día me dé un homenaje y se lo dé a Dios agradeciéndole haber creado cosas tan ricas. O quizás no. Agradecer es de esas cosas que no cuestan esfuerzo y merecen la pena.

Cordelia dijo...

Plátano, sí, muy rico. Pero yo lo que recuerdo de Canarias con más entusiasmo es el queso asao con mojo verde... Si tiene ocasión, no se lo pierda

Todoslosnombres dijo...

Mi padre, hace muchos años, cuando yo era una niña me decía: "Para juventud, belleza y lozanía, come un plátano cada día"... Qué bonito ese vídeo, dan ganas de comer plátanos de Canarias, pero mucho más de seguir esforzándonos por todo lo que vale la pena. Es bueno que a veces nos lo recuerden, aunque sea vía plátano...
Gracias por las letritas de hoy.

Papathoma dijo...

Me encantan los plátanos...de Canarias, por supuesto (lo malo es que fuera de España casi nunca los he encontrado y te venden unas bananas grandes carentes de sabor...)

Cuando tenía dos años me pegué un atracón: mi madre fue al cesto de los plátanos para darme uno...y se encontró las mondas muy colocaditas pero sin el plátano dentro. Por lo visto me llené de granos y durante mucho tiempo no pude comerlos.

Pero eso ya pasó a la historia hace mucho tiempo...¿Cómo podía seguir resistiéndome a semejante manjar?