sábado, 25 de mayo de 2013

Las historias de don Fernando (IV)



Una anciana de Pamplona decide enmendar su testamento añadiendo dos último deseos. Pero antes consulta con su párroco. El primer deseo es que la incineren, y el segundo que esparzan sus cenizas en El Corte Inglés.
 
― ¿Por qué en El Corte Inglés?
 
― Así mis hijas me visitarán dos veces a la semana.
 

8 comentarios:

Caminando dijo...

Le ha dado con los entierros y lo q los rodea ... creo q se le está volviendo el humor del color de su uniforme jeje ;)

Caminando dijo...

Pero es muy bueno ;)

Almudena dijo...

Qué horrooooor

Antuán dijo...

Bueno si es su deseo, pero no creo que las cenizas duren mucho allí, las ropas se renuevan cada temporada y me imagino que limpian todos los días. Adiosle

Ana dijo...

Ji, ji, ji: espectacular!!! Me encanto!!! Cuanta falta nos hace a todos sonreir mas... Moraleja: Amar y Respetar a nuestros mayores EN VIDA cada dia mas: nuestros hijos lo devolveran con creces... No olvidar ok???

Todoslosnombres dijo...

Don Fernando me ha hecho reír otra vez.
Hay madres que se empeñan en facilitar la vida a los hijos, hasta después de la muerte...

Gracias por sus letritas, por la sonrisa, y un bonito fin de semana para todos.

Papathoma dijo...

Reconozco que lo que me ha gustado es el comentario de Antuán y el de Todoslosnombres. Ellas sí que me han hecho reír con su agudeza....femenina.
;-)

Pedazo de anónimo dijo...

Se está muriedo la suegra y en su agonía,mira hacia la ventana y dice:
-Qué lindo atardecer.
Y el yerno le dice:
-No se distraiga suegra.Concentradita......mirando el tunel,mirando el tunel.