martes, 14 de mayo de 2013

Terminal II



Os dije esta mañana que viajar en avión es una tortura. Hoy, sin embargo, me lo he pasado la mar de bien.
En la terminal II de Barajas veo un cura bajito con aire despistado en la cola de facturación. La cara me suena, pero no sabría precisar de qué. Me acerco por la espalda y le oigo hablar con una empleada de Air-Europa. Su voz me resulta inconfundible: es don Ricardo Blázquez, el que fue obispo de Bilbao y presidente de la Conferencia Episcopal.
―¿Le puedo ayudar, Don Ricardo?
―No sé. Es que yo voy a Roma, y me parece que me he equivocado de mostrador.
Resolvemos nuestros asuntos y, ya sin maletas, echamos una parrafada. Poco a poco va recordando que, hace muchos años, lo invité a una tertulia en el Colegio Mayor Somosierra.
―¿Sigues allí?
Le hablo de mi nuevo encargo y me da ánimos para el curso que empiezo en Canarias.
Camino de la zona de embarque, oigo una voz a mi espalda:
―¿No será usted don Enrique Monasterio?
―¿Se me nota mucho?
La vocecita pertenece a Olga, una chica la mar de simpática que va camino de Berlín con su madre a un concierto de Andrea Bocelli, que es el tenor de sus sueños.
No sé cómo me ha reconocido Olga, ya que no nos hemos visto nunca, pero si una chica mona te dice cosas tan agradables como “le sigo todos los días en su globo”, “estoy leyendo su último libro sobre la Pasión”, “me encantó el del belén…”, etc., pierdes la cabeza y hasta el sándwich de lomo que me ha preparado la administración.
Al fin me siento en un bar junto a la puerta de embarque y me lanzo sobre un bocadillo fósil de jamón y una caña de cerveza.
El espectáculo no ha hecho más que empezar. A ver si mañana lo cuento.
 
 

16 comentarios:

pacita dijo...

Eeeeeh demasiados piropos !!!! No se acostumbre q luego le entran en el globo los Charlisssss

Tumismo dijo...

Desde qué leo tu globo ya no veo los informativos,prefiero comprobar gracias a ti,que hay muchos que todavía viven muy bien en este país .

Rocky Balboa dijo...

Jajajaj vaya a donde vaya tiene alguna historia que contar...
Tumismo, te das cuenta de lo que dices? no tienes ni idea de la vida de D Enrique, y no lo puedes analizar sólo por un blog. Como yo tampoco tengo ni idea, no puedo decir nada, pero sólo sé que la vida de un sacerdote es muy sacrificada (a lo mejor no le apetece estar viajando todo el rato, es porque le necesitan en Canarias, no?).
Buff creo que lo hacías sólo para chinchar...

Cordelia dijo...

Don Henry, no deje de contarlo.
Tumismo, igual deberías leer El País y ver la Secta y dejar este globo, que claramente no te mola nada.

Fernando Q. dijo...

Bonita manera de empezar el viaje. Que Dios le guarde y tenga buen vuelo.

Tumismo dijo...

Eh,tranquilos todos,que yo me refiero a la chica que va al concierto,al dueño de este globo YO le respeto mucho.

pacita dijo...

Aaaaassh!!

Enrique Monasterio dijo...

Pues sí, supongo que Olga vive bien. Y además es culta, inteligente, trabajadora y guapa.
Lo insólito no es que se vaya a Berlín; eso lo hacen ahora montones de chavales por unos pocos euros, sino que vaya a un concierto de música clásica.

yomisma dijo...

Yo vivo estupendamente también. El otro día fui a Filadelfia a ver la representación de "La flauta mágica" de Mozart. Se te queda así una cosilla por dentro... Que bien vivo....

Isabel dijo...

Me alegro de que la tortura se haya convertido en bonitos encuentros y de que se le haga el viaje más llevadero. Además, en cuanto se encuentra gente ya tiene qué contar, sea del tipo que sea, mendigo, obispo, lector del blog...

pacita dijo...

Y q lo haga acompañando a su madre! A mi me haría una ilusión enorme ese detallazo

Tumismo dijo...

¡Bien! Ahora estamos tod@s en la misma onda.

Altea dijo...

Vaya, así que tenemos a nuestro arzobispo de viaje. Una se entera de lo que sucede con los suyos del modo más inesperado.

Anónimo dijo...

Qué entretenido el viaje y qué pena de lomo...

Todoslosnombres dijo...

Muy pero que muy bonita manera de empezar un viaje, y en el mismo aeropuerto. Estoy deseando saber lo que siguió.
Gracias por las letritas de este día, hoy festivo en la capi. Es San Isidro, sí, el labrador...

Pedazo de anónimo dijo...

Siiiii....los aeropuertos,casi siempre suenan a vivir bien.
Me voy a Boston con una beca....Me voy a Palma unos dias.....Me voy a Paris a un congreso.Y luego viene la cruda realidad de ciudadanos de a pie.Tranquilos son momentos de transito.