sábado, 11 de mayo de 2013

Los cinco sentidos




No, querido Charlie. No voy a rectificar mi post de anteayer a pesar de que, en tu autorizada opinión, esté incitando a mis lectores a la desobediencia civil y al delito. Creo, además, que te has pasado seis pueblos llamándome “cura estúpido e irresponsable”. Si no fuera por esos insultos y alguno más que se te ha escapado, habría publicado con gusto tu comentario; pero a un insulto, querido Charlie, sólo se le puede responder con otro, y no estoy en condiciones de competir con tu rico arsenal imprecatorio.
Sin embargo, me apetece ir de nuevo al centro de la cuestión, ya que otros lectores más correctos que tú también parecen partidarios de “poner los cinco sentidos al volante”, evitar a toda costa las distracciones, etc. Ya sabes, las machaconas recomendaciones de la Dirección General de Tráfico.
En mi opinión, esa obsesión por la seguridad puede conducirnos a la más peligrosa de las inseguridades: la del aburrimiento. El ser humano no está pensado para poner “los cinco sentidos” en nada durante más de tres minutos sin caer en la auto-hipnosis o en la catalepsia.  
Uno puede poner todo su entusiasmo en la apasionante tarea de freír unos huevos con chistorra o de preparar una paella mixta; pero, mientras lo hace, será muy conveniente que esté relajado, que oiga música, se tome un vaso de vino o cante a voz en grito “Asturias, Patria querida”. Sus manos no dejarán por eso de trabajar, y lo harán casi sin esfuerzo, con la facilidad de quien ha adquirido unos hábitos profesionales a lo largo de los años.
Del mismo modo, quien se pone al volante de un coche, ajusta el cinturón, enciende el contacto, arranca el motor, mueve el cambio de marcha, pisa el embrague, mete la primera, y acelera poco a poco, no necesita poner los cinco sentidos en cada una de esos gestos. ¡Gran cosa la rutina, que nos permite automatizar la mayor parte de nuestros movimientos para no terminar agotados!
Por eso decía yo anteayer que el conductor necesita un mínimo de distracción para que todo funcione adecuadamente.
Mi amigo Javi, que es hombre poco dotado para la mecánica, aprendió a conducir hace muchos años, pero todavía hoy, cada vez que cambia de marcha, necesita mirar la palanca para comprobar que ha metido la quinta y no la tercera. La primera vez que lo vi, me dije: “he aquí un suicida responsable que pone los cinco sentidos en su auto destrucción”.
Un buen conductor, querido Charlie, debe saber hacer varias cosas al mismo tiempo: masticar chicle, hablar con el copiloto, oír música, cantar, comer palomitas, discutir con el GPS… Sólo así convertirá la conducción en una tarea placentera y segura; alejará el aburrimiento, espantará el sueño y no se saldrá de la carretera. Incluso podrá rezar el Rosario…
―¿También rezar el Rosario?
―También, amigo Kloster. Quien no sepa conducir y rezar el Rosario al mismo tiempo, una de dos: o no sabe rezar el Rosario o no sabe conducir.

31 comentarios:

Fernando Q. dijo...

Charlie tenía ganas de polémica, el pobre...

Yo rezo todas las mañanas una oración a S. Cristobal me enseñó mi abuelo, seguida de PadreNuestro, Ave María y Gloria. Muchos días, cuando estoy terminando el Gloria, me obligo a volver a empezar y poner más atención a lo que rezo. Entonces es cuando le digo a Carlos Herrera que se calle un momento.

Y todo eso, sí, mientras conduzco.

(Puntualización a don Enrique: chicos jóvenes que leéis esto, si vais en moto, entonces se necesitan los CINCO sentidos, además de la intersección de S. Cristóbal!!)

pacita dijo...

Te has pasado tres pueblos verdad Chrlu?I Charlie o Cholo ?

Vila dijo...

Que bien me viene este post. Justamente estamos en carretera hacia Jaraiz a pasar el finde en un aniversario muy especial de un amigo. Y.... Jajaja todo lo que ha dicho la lo ha hecho su amigo y marido mio que como buen conductor combina la concentracion de sus cinco sentidos con un viaje ameno.

Me ha hecho gracia su ultima afirmacion sobre el saber o no saber rezar el Rosario y la conducion. Ojo que hace años ya hizo exactamente esa misma afirmacion y como alguien se le quejó tubo que explicar cómo se hace ( le salió una entrada preciosa sobre la letra y música que lleva el rezo del Rosario)

Un beso grande a su madre de nuestra parte y buen finde, el nuestro va a ser de lujo.

Vila again dijo...

sorry por la falta de ortografia, procede sustituir y poner "Tuvo" pero con V please.....

Tumismo dijo...

Al loco suicida que se sienta al volante y hace mil cosas a la vez que conducir que le den morcilla,ahora bien los cadáveres que se puede dejar por el camino es otra historia,pero para eso esta El de arriba ...para pedir cuentas.
Dios nos libre de tanto listo al volante.

MARISOL dijo...

No se enfade,las opiniones son solo opiniones.

Liessel dijo...

"El ser humano no está pensado para poner “los cinco sentidos” en nada durante más de tres minutos sin caer en la auto-hipnosis o en la catalepsia."

Hombre, tampoco hay que ser tan radical. Poner los cinco sentidos en conducir, freír huevos o limpiar ventanas (a menos que estes colgando de un décimo...) no es -generalmente- necesario ni beneficioso.

Dedicarte por completo a la lectura, al examen de matemáticas o a escuchar a un amigo ayuda bastante a sacarle el provecho a la situación, y puede convertirla en apasionante, ¿no crees?

Enrique Monasterio dijo...

Marisol, la mejor forma de conseguir que alguien se enfade, es decirle que no se enfade.
Por cierto, ¿qué te hace suponer que estoy enfadado?

Cordelia dijo...

Conducir sin hacer nada más es soporífero. Las cosas que hacen agradable (y soportable) el viaje no tienen porqué ser peligrosas. Oir música, hablar, cantar, jugar a las adivinanzas o a veo-veo. Rezar el rosario (mejor entre dos).
Meditar sobre la inmortalidad del piojo o considerar despacio y a fondo las exquisiteces que vas a comer cuando llegues.
Lo que nadie defiende, me parece, es hacer estupideces. No se pueden mandar SMS mientras se conduce. Ni rebuscar un CD en la guantera. Ni girarse para sacar el tabaco de la chaqueta que está en el asiento de atrás, ni conducir borracho ni drogado.
Pero entre una cosa y otra hay una diferencia sustancial. Y creo que todos la tenemos clara.
Y yo en el coche canto, rezo, hablo, oigo música, juego con las niñas y de todo. Y lo pienso seguir haciendo, Charlie y tumismo

ALEJANDRA dijo...

Mi padre nos daba el "alta" para conducir solos, sin el a nuestro lado,cuando conseguíamos encender un pitillo conduciendo, y mejor si era con ceriillas en vez de mechero... Decía que para conducir bien has de ser una pieza mas del coche . Somos seis conductores hoy día y sin novedad. ¿A nadie le ha pasado llegar conduciendo a algún sitio y preguntarse " ya estoy aquí "?, porque a mi si ! (Ipad responsable de los acentos, sorry ).

Todoslosnombres dijo...

Se puede decir más alto pero no más claro. Poner los cinco sentidos en cualquier cosa que hacemos no significa quedarse absorto en esa tarea. Afortunadamente disponemos de la capacidad de mantener la atención en lo fundamental, mientras atendemos cositas secundarias. Si no fuera así, qué aburrimiento. Posiblemente lo más importante sea la responsabilidad y el saber cada uno cuándo tiene los cinco sentidos puestos en lo que hace. O algo así.
Gracias por las letritas de este sábado y que sea un buen finde para todos.

Altea dijo...

Otras dos cosas que debe saber hacer al mismo tiempo un conductor responsable es buscar aparcamiento y pensar en el pobre conductor que llevas detrás a 10 por hora.

yomisma dijo...

Cuando conduces con el ángel de la guarda sentado cerca, y vas considerando los misterios del Rosario, no sólo conduces con más prudencia, si no que además se te hace el viaje más corto.
Muchas de las acciones de la conducción, ya me lo decía mi madre, acaban siendo tan naturales que es como andar o respirar.

Pedazo de anónimo dijo...

Conducir es álgo muy personal,hay leyes de trafico y recomendaciones,pero uno sabe lo que tiene que hacer o no tiene que hacer en todo lo que no existe legislacion.
Despues está la suerte de cada uno.
El copiloto es muy importante,si tienes la suerte de llevarlo.

Pedazo de anónimo dijo...

Por cierto me ha gustado la escenificacion de un buen cocine@.Es lo que hago y me va de maravilla.

Lourdes dijo...

A mí me parece que cada uno conduce como es; y es muuuuy difícil cambiar por mucho que el resto nos empeñemos.
El que es perfeccionista como él no lo hace nadie;el despistado no se fija en las señales y así cada manera de ser tiene sus cosas.La Dirección General de Tráfico tiene que poner sus normas; pero pregunto yo ¿Quién nunca se ha saltado nada? Yo no puedo tirar la primera piedra.

Rocky Balboa dijo...

Ni idea, nunca he conducido. Aunque hay que estar a lo que se está, es verdad que es un tostón un viaje sin hacer más que mirar hacia delante y no pensar en nada más. Me encanta poner música y cantar a voz en grito con mis hermanos cuando me llevan a algún sitio.
Por cierto: hoy fue el día que hice la primera Comunión. Algún rezo...? :)

Papathoma dijo...

Recomendación de una prima segunda de un amigo del director de la Dirección General de Tráfico:
Cuando un tal D. Enrique Monasterio les dé consejos sobre conducción, POR FAVOR, sepan leer entre líneas.

Nuestra misión es darle la turra a ustedes para su seguridad hasta aburrirlos: por eso ponemos radares de vez en cuando, para que los vayan buscando y no se duerman.

El Capitán de ese globo en el que ustedes viajan, tiene muchos años de experiencia al volante, un gran sentido de la responsabilidad y un aún mayor sentido del humor: vaya, que hay que tomarse a guasa lo que es dicho como tal, y en serio lo que dice en serio.

¿Qué cómo saber si lo dice en serio o en broma? Ah, no esperen que les resolvamos el mayor enigma de la historia de esta DGT.

Isabel dijo...

Con sentido común uno sabe como utilizar los cinco sentidos. Porque yo el del gusto, para conducir creo que nunca lo he utilizado.

En toda carretera hay tramos en los que uno necesita más concentración y otros en los que se puede conducir y hacer otras muchas cosas. Lo normal es que hagamos varias cosas a la vez. Yo he logrado escuchar a mi tía y a mi tío hablando a la vez y enterarme de lo que me dicen los dos, lo que aún no he conseguido es responderles a la vez, pero si me empeño...

Y con los cinco sentidos uno puede picarse con otro conductor y hacer locuras, o intentar superar su propia marca y tomar la curva a más velocidad, o cualquier otra cosa.

Con mucha concentración se puede intentar ofender y con mucha atención se puede discrepar y tratar de ser agradable con los demás.

No es cuestión de concentración, sino de pensar que al lado tienes otro ser humano en otro coche al que no sólo no debes matar o herir, sino que tienes que facilitarle la conducción en lo que de tí dependa.

Cuando uno o alguno de sus seres queridos ha pasado por un accidente, puede mostrarse muy sensible con la conducción, pero a lo mejor no tanto con el trato personal, y muchas veces no sabemos el alcance que pueden tener nuestros insultos, no ya sobre los otros, sino sobre nosotros mismos. Nos va haciendo insensibles y cobardes. Y llegamos a pensar que a los demás les podemos decir de todo a través de un blog.

"Los cinco sentidos en los comentarios".

Patricia Jauregui dijo...

Ahora vivo en Texas,USA y aca NO es ilegal el uso del movil ni del GPS, y no hay ni mas ni menos accidentes que en otras partes de USA.
Eso si, cuándo uno comete una infracción no sirve de nada culpar a la amiga nos hizo equivocarnos por las tonterías que estaba diciendo ni al GPS que con su "turn right" nos hizo entrar en una calle en sentido contrario!
Las leyes son para el hombre, no el hombre para las leyes!!!!

Patricia Jauregui dijo...

Para Fernando Q.
Mas que la intersección de S. Cristóbal yo les recomendaría a los que van en moto la intercesión del Santo y las del Arcángel Rafael y de su Angel de la Guarda! :)

Pedro dijo...

Éste blog se pone interesante jeje.Voto por los 5 sentidos al volante.Demasiada atencion al volante es mejor que contestar llamadas del movil,comer bocadillos de chorizo o jugar al veo veo.

anonimoto dijo...

Pater,parece que hable en ucraniano.

Anónimo dijo...

Vaya irónica polémica!! con razón estamos como estamos, muchas cuestiones terminan por parecer más graves de lo que son en realidad.

Caminando dijo...

Quien canta Asturias patria querida,a parte de buen gusto, tiene entretenimiento asegurado. Y para marisol, si d. Enrique está enfadado (o "enfabado" q dirían x estas tierras en las q vivo..) q siga así, con esos artículos se perdona todo aunque dudo q lo este. Un 10 por ahorrarse el insulto y contestar x elevación, no todo el mundo puede...xq además, quien no condujo así alguna vez..??

DGT dijo...

¿Polémica?
Aquí sólo hay dos posturas: la de los que se toman en serio estas cosas que dice don Henry para armar gresca y la de los que saben que todo es una broma. Lo cual no significa que no haya un fondo de verdad en esta tomadura de pelo.

Isabel dijo...

Rockyyyyyyyyyyyyyyyyyy ;)
_________________________

Discrepo, DGT, pero sin acritud. Creo que hay muchos tonos de gris entre los comentarios.

Yo no sé si don Enrique (escribamos como si no nos leyera y como si el blog no fuera suyo, ¡mola!) lo ha escrito de broma ni si los que opinan en contrario que él buscan gresca.

Yo no creo que conduciendo haya que abstraerse del resto del mundo, porque además es difícil decidir qué es el resto del mundo. El copiloto, si nos cuenta un chisme es resto del mundo, pero si nos avisa de algo de la carretera es parte del mundo del volante.

Lo que sí me tomo en serio son las miles de consignas de la DGT y de todos los ministerios, porque cualquier día nos van a decir, a modo de nuestras madres ¡recoge la ropa!, por ejemplo. Ya nos dicen ¡lávate las manos! (acordaos de la famosa gripe A). Hasta donde podemos llegar aún no lo sabemos.

Los que somos de otras generaciones ya hemos recibido las enseñanzas de nuestras madres (y padres, no se me revolusionen) y hemos aprobado. Por los pelos, pero hemos aprobado. Y esta repetición... pues para los repetidores y las nuevas generaciones, pero nosotros ya nos merecemos que nos dejen equivocarnos solos, que es lo mismo que que nos dejen acertar solos.

¡Que los eduquen sus padres! Y si no, una SuperNanny, ja, ja.

Anónimo dijo...

A Patricia Jauregui:¿mas polemica?.
pero ahora allá arriba.Al pobre S.Cristobal le han hecho un ERE y se sentirá despedido,de la intercesión con los automovilistas,seguro que entre ellos se llevan bien, y todos velarán para que sin accidentes lleguemos bien a nuestro destino.
T.s. (Cadiz)

Igo dijo...

Puffff

Rezar el rosario y conducir es imposible. Que si el camión con el c***** que te quiere adelantar por la derecha cuando tu cumples a rajatabla la velocidad máxima, que te pita el de atrás, que el otro te da las largas...Conclusión ¿en qué misterio iba?

Y el decenario no es muy útil...ya que no sabes con eso de dar el intermitente para la derecha o pa la izquierda, si se te ha movido una cuenta, o has llegado de verdad a la 10º AM o te has colado.

Que horror. Lo dicho. Es imposible. Lo intento todos los días. He decidido pasarme al YOUCAT de Radio Maria con Mons. Munilla.

Anónimo dijo...

Algunos de los exámenes de conciencia más provechosos de mi vida los he hecho ¡a grito pelado! mientras conducía -en solitario, eso sí- de Madrid a Albacete o viceversa por la AP-36. Es una vía recta, ancha y solitaria y el paisaje es tan hermoso que es difícil no dar gracias al Creador. Y ya se sabe que lo uno lleva a lo otro: "...por ser Vos quien sois, Bondad infinita (¡y vaya si lo eres, menuda luz!... y porque os amo sobre todas las cosas... ¿amarte yo, que vivo como tú sabes? ¿Qué amor es ése...? En fin, repetir todo eso a solas en voz alta y hablar con la seguridad de que nadie más que la Bondad infinita puede oírle a uno, es excelente medicina espiritual.

En alguna ocasión la vergüenza -fruto de la misericordia divina- y el dolor que sentí por mis pecados me hizo llorar. La divina providencia consiente que cuando eso sucede alcance un área de servicio donde detener el vehículo y sonarme antes de dar gracias a Dios por sus favores.

Anónimo dijo...

COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
EN LA CONDUCCION DIARIA


Cada señalización luminosa es un acto de conciencia.

Ejemplo:

Ceder el paso a un peatón.

Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

Poner un intermitente.


Cada vez que cedes el paso a un peatón

o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


Atentamente:
Joaquin 55 años