miércoles, 30 de octubre de 2013

Elegía por un huerto que ya no existe




 Los tomates de antaño son cuatro hierbas hogaño

Llora y llora la lagarta,
llora que llora el lagarto
por un huerto que tenían
y que alguien ha robado.
Era un plantío pequeño,
aunque fértil y lozano,
que a nadie perjudicaba.
¿A quién podía hacer daño
un cultivo tan modesto
en un patio tan canario?
Fue campo de berenjenas
de tomates colorados,
de enormes pimientos verdes,
de almendros recién plantados,
que crecían lentamente
para dar sombra al lagarto.
Reptaba la calabaza.
Sus hojas de gran tamaño
se extendían como alfombra
de un verde pálido y glauco.
Es cierto que había insectos,
pero el astuto lagarto,
los detectaba al instante
y raudo como un relámpago,
los devoraba de un toque
con lengua fugaz de saurio.
Ahora termina el banquete,
ya no hay vida en este patio.
El lagarto y la lagarta,
la lagarta y el lagarto,
han dispuesto el equipaje
para emigrar a otro lado
donde encuentren berenjenas,
pimientos grandes y honrados,
insectos de pata negra,
y, de postre, quizá un plátano. 


12 comentarios:

Merche dijo...

Bueno, bueno. Lo que pasa es que han recogido la cosecha. Ya volverán a salir. Tranquilos lagartos, no emigréis todavía.

Tumismo dijo...

Plas plas plas plas....

pacita dijo...

Claro como estaba cerrado el globo estos se han ido a Tajamar a buscarle.....

Antuán dijo...

No hay que preocuparse cada cosa tiene su tiempo, mi hermano Carmelo ha estado recogiendo las patatas con el primo que luego vendrá la aceituna, así es la cosa. Es un ciclo. A no ser que vengan de invernadero o de importación. Adiosle

Antonio dijo...

se me ha puesto el vello de punta, gracias pater.

caminando camino dijo...

algo compuesto por usted??? ... que suerte... gracias por compartirlo!!!

Vila dijo...

Realmente me sorprende que todavía pueda sorprenderme...

Genuina y divertida!. Gracias mil por hacernos sonreir

Rocky Balboa dijo...

Jajajjajaj, insectos de pata negra!!!

Todoslosnombres dijo...

¡Una delicia, Padre! He empezado a leer la elegía como una señora grande que soy y al final era una niña "escuchándolo".

El huerto de Airaga quedará para siempre en la memoria de los que nunca llegamos a catar sus frutos; y ha inmortalizado a un lagarto que con una lagarta soñaron un día buscarse la vida en un huerto.

Si no estuviera la educación como está, este poema debería aparecer en los libros de texto. Pero es demasiado bueno...

Ahora mismo volará vía e-mail para que a mi sobrino-nieto se lo lea su mami.

Gracias por sus bellas letritas don Enrique.

c3po dijo...

O mucho me equivoco, o sólo ha podado la tomatera.

Pedazo de anónimo dijo...

Me rechifla.Ya tengo álgo nuevo para aprenderme de memoría,y recitarlo a mis pequeñas...jajaja!Gracias

Sonia dijo...

Es precioso.