martes, 29 de octubre de 2013

Retiro con Dante

Cuando viajo en avión o en tren, siempre llevo al menos un libro de poemas. Leer poesía tiene muchas ventajas: la más evidente, que no importa mucho perder el hilo. Uno puede interrumpir la lectura cuando lo necesite y continuarla o volver a empezar sin inconveniente.
Esta vez he traído tres libros: una antología de Twardowski, magnífico poeta polaco; “La rama” de Pedro Antonio Urbina (creo que lo he leído más de una docena de veces) y una edición bilingüe digital de La Divina Comedia.
Al final, Dante ha vencido por goleada, y no he podido resistir la tentación de empezar el curso de retiro con los versos más conocidos, los del comienzo:
Nel mezzo del cammin di nostra vita/ mi ritrovai per una selva oscura,/ ché la diritta via era smarrita.
Ahi quanto a dir qual era è cosa dura/ esta selva selvaggia e aspra e forte/ che nel pensier rinova la paura!
“En medio del camino de nuestra vida/ me encontré por una selva oscura,/ porque la recta vía era perdida. ¡Ay, cuán dura es esta selva salvaje, áspera y fuerte, cuyo recuerdo renueva el miedo!”
Que la vida es un camino parece un lugar común, pero no muchos la ven así. Un camino tiene siempre un sentido, una meta, y lo importante no es disfrutar de la marcha, sino llevar la dirección justa para alcanzarla.
Hay que salir de esa “selva oscura” en la que uno puede encontrarse por culpa de un mal paso o de un mal sueño, y reemprender el camino hacia la Patria.
 

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Pucha Don Enrique, iba a empezar Julio Cesar de Shakespare, pero me entró el bichito con la divina comedia (apenas tengo dieciocho años, no he tenido suficiente vida para todo lo que quiero leer) cual me recomienda más?

O.

Anónimo dijo...

O vidas paralelas de plutarco! Hay tanto por leer!

o.

Enrique Monasterio dijo...

Yo leí antes Julio César. Te encantará. La divina comedia es complicada hasta para los italianos. Y leerla sólo en castellano..., no sé.

Anónimo dijo...

¿Qué tal las Coplas de Jorge Manrique?..."Nuestras vidas son los ríos/que van a dar en el mar/que es el morir./Allí van los señoríos/derechos a se acabar/e consumir..."
Y otras perlas de serenidad cristiana

Ana dijo...

Agotadaaaaa !!!!!! Ya es muy tarde: un breve comentario antes de dormirme... Mil Gracias Pater !!!!!!! Por sus letritas de todos los dias, aun me faltan muchos comentarios, estoy a mil... La vida terrena es un transitar hacia la Vida Eterna: vivamosla plenamente en Paz, Amor y Alegria... A dormir que es tardisimo pleaseeee..

Anónimo dijo...

¿"la recta vía", "la dirección justa"? Cuando el camino tiene encrucijadas y más de una es buena, el camino no puede ser tan recto.

Además, el camino de las personas pasa por su corazón y ahí no sabemos qué ocurre.

Así lo veo yo

Todoslosnombres dijo...

¡Palabras mayores! Poesía y Dante (aunque en esa bonita foto parece amenazarnos con el infierno).

Me fascina el juego con los fonemas, las rimas, las metáforas, y, sobre todo, lo que ocultan las palabras, ese decir lo que no dicen y hasta lo que no pueden decir, en la poesía. Un día quise ser poeta, pero Dios no me tocó para esos menesteres, ¡qué pena!

Padre, si Dios nos regala esta vida para ser y hacer felices; y si tenemos clara la meta final, ¿no es importante saber disfrutar también de la marcha?, bien atentos para que no nos ciegue cualquier destello, claro está. Y si nos topamos con "selvas negras", como usted dice, hay que retomar el camino para que el final sea feliz como en el poema de Dante; si no, se hubiera llamado "La Divina Tragedia".

Gracias por hablarnos de Twardowski; quiero conocerle.

Y gracias por sus letritas, tan buena compañía en nuestro camino.

pacita dijo...

pues yo debo estar plenamente metida en la selva negra y parece q ni se ve la salida....aquella inscripción q hay en el altar de su casa es difícil de vivirla cada día cdo parece q no se solucionan las cosas

Antuán dijo...

Y digo yo: ¡Que vida esta! La divina Comedia la confundo con el Divino Impaciente que empecé y tuve que dejar acaso que me llevaba a más impaciencias, no tengo nada que añadir que está bien. Para el viaje me llevé: Silencio Creador la versión breve no tiene desperdicio. Adiosle

caminando camino dijo...

de ahi mi nombre... tenemos una suerte con la poesia... una manera de disfrutar del camino.. gracias