viernes, 27 de abril de 2007

El ataque de los blogs

Hoy sale a la venta el número de mayo de Mundo Cristiano.
En mi sección "pensar por libre" aparece este artículo. Como veis, hago propaganda del blog. Ahora, desde el blog, hago propaganda de la revista.

Debe ser que, con los años, uno va perdiendo la vergüenza.




Me lo venía diciendo Jorge desde hace un par de años:

—Deberías hacerte un blog.

—¿Un qué?

En castellano hay pocos sustantivos que acaben en g, y todos son raritos: airbag, gag, gulag, tuareg, iceberg, además de los conocidos anglicismos tipo footing, puenting, lifting, etc.

Yo al blog lo llamaría globo, que es casi lo mismo, pero al revés. En el fondo, poner una página en Internet es como soltar un balón al aire para que flote sin rumbo en el espacio en busca de otros semejantes.

Pero me temo que ya es tarde para hacer cambios. No existe una “globosfera”; existe la “blogosfera”, un universo formado por millones de blogs (sí, Kloster, sí; he dicho millones), creados por gentes de todos pelajes, lenguas y re­ligiones, que, no contentos con navegar por la red, ponen un escaparate y dan la cara, porque quieren ser vistos y expresarse a su manera.

En la blogosfera uno encuentra de todo: expertos en origami que trafican con figuras de papel; poetas anónimos; coleccionistas de bolígrafos; sectas que tratan de captar adeptos; profetas alucinados que anuncian catástrofes siderales; políticos a la caza de un voto; navegantes solitarios que buscan compañía; ideólogos con ideas o sin ellas; adolescentes con acné en el alma; anoréxicas que se cuentan nuevos trucos para matarse de hambre sin que lo note mamá; depresivos afligidos; alcohólicos anónimos; borrachos conocidos; novelistas sin editor; cantantes sin discos; personajes en busca de autor; traficantes de mugre; obsesos sexuales, que no piensan en otra cosa; genios de cualquier doctrina que ofrecen sus servicios a bajo precio; misioneros heroicos que cuentan mil historias; sacerdotes que asesoran espiri­tualmente a quien quiera...

En la blogosfera hay también restos de blogs abandonados que giran en órbita como harapos de recuerdos deshilachados. Hay versos perdidos, páginas de personas muertas, que na­die se ha molestado en cerrar, y proyectos de blogs que no se hicieron, y ahí siguen, ocupando un “espacio” que uno no sabe hasta dónde llega, en qué consiste, dónde está ni quién controla.

La blogosfera es una ciudad aún más extensa que la Nínive del Profeta Jonás. Y, como en todas las ciudades, la vida va por barrios. Hay suburbios que es mejor no frecuentar para no correr el riesgo de recibir una cuchillada, de ser estafado por un gánster virtual o de ser corrompido con sexo salvaje.

Por tanto la blogosfera es peligrosa, sí…, como Madrid, Nueva York o Tokio. Pero no hay que huir ni encerrarse en el bunker. Al contrario: hay que entrar; hay que crear nuevos barrios, urbanizar los viejos, limpiar la ba­sura, poner un buen servicio de alcantarillado y utilizar la red para pescar, como Jesús pidió a San Pedro. Hay que crear nuevos ambientes, “remansos de aguas limpias” diría San Josemaría, y ponerse la escafandra anti-mugre para explorar la selva: los leones esperan.

Hemos de inundar de blogs este universo que está surgiendo. Es un deber. Gota a gota hay que llenar el mar.

—¿Entonces, qué hago?

Tú verás, querido Kloster. Yo puedo contarte lo que ya hice: utilicé una de las muchas plantillas que ofrece mi servidor de correo y en media hora estaba hecho el blog. Luego busqué blogs afines y, como buen vecino, llamé a la puerta para presentarme. Comenté los artículos que salieron a mi encuentro, conocí gentes estupendas, puse links (conexiones) con los más interesantes. Y enseguida noté el efecto multiplicador de la red.

Recordé entonces aquel punto de Camino: Eres, entre los tuyos —alma de após­tol—, la piedra caída en el lago. —Produce, con tu ejemplo y tu palabra un pri­mer círculo... y éste, otro... y otro, y otro... Cada vez más ancho. ¿Comprendes ahora la grandeza de tu misión?

Yo ya lancé una piedra —mi blog es mi globo sonda—, y espero no abandonarla. Si queréis visitarme haced click aquí.

Estáis en vuestra casa y se admiten okupas.






9 comentarios:

sinretorno dijo...

Me encnta su blog y su globo mental. Bienvenido a la magia de nternet. To tengo setent entradas de uruguayos y no conozco ni a uno. Otra persona me mandó un mail diciendo que tenía vocación a sacerdote.Uns monjas de mexico que leen a diaio, etc es sembrar con abundancia algo que ni siquiera sabes quie es y Dios actúa.Bienvenido

patzarella dijo...

sinceramente creo que la blogósfera es una gran "espacio" de libre expresión e intercambio de opiniones

alguien me dijo que tener uno es "saturar la red", tengo mis dudas al respecto...

otro más me dijo que es "perder el tiempo", aqui no tengo ni media duda; si tener un blog fuera perder el tiempo, también lo sería escribir el los diaros o participar en lagún programa de radio...

me encanta la idea de tener un blog y me fascina el suyo !!!

Júlia dijo...

Felicidades por el blog, he entrado por casualidad, buscando a los vencejos, por cierto, llamándose Monasterio... es predestinación.

E. G-Máiquez dijo...

Gran ataque, quise decir, artículo.

Rocío Arana dijo...

Bien!!! Bien!!! Así se habla!

Marta dijo...

Además de lo bien escrito que está escrito su artículo -para no variar- ¡qué razón tiene!
Habiendo tantas cosas buenas en la red, podemos hacer que haya muchas más, llamar a mil puertas, conocer a tantísimos vecinos, compartir, aprender y -por qué no- enseñar...
Nunca lo había mirado así: "gota a gota".

Anónimo dijo...

Genial

Jose María Corbí dijo...

Estamos saliendo todos a misa a la Catedral y al chequear mi correo-e he realizado un vistazo rápido por mi "blogbarrio" y he visto su artículo. Estoy totalmente de acuerdo. Es más, animo a que además de en la blogoesfera tratemos por todos los medios de inundar de buenos vídeos el portal "Youtube" ya que hay millones de personas "buscando" y todas con un mismo Norte Divino, aunque no lo sepan, y les puede pasar lo mismo que a tantos a través de la historia: "un encuentro electrónico inopinado con la Cruz" ya sea en forma de blog o en forma de vídeo.
He visto los recursos, a este respecto, de la página de los sacerdotes en Rusia, y no lo dude, D. Enrique, que los pienso utilizar. De hecho ya los he utilizado en nuestro Blog Familiar de los Poole.
Un abrazo, y me voy ya que no llegamos a misa. Gracias por sus posts cargados siempre de razón, buen humor, y gran finura.

Anónimo dijo...

hola soy elisa otra vez!mar esta muy bien y muy mayor un poco trasto pero en el fondo es muy buena!me da felicidad que es lo importante.ahora me gustaria hacer algo relacionado con la fotografia pero es complicado aunque no imposible, en saptiembre mar empieza la guarde asi que tendre mas tiempo, aunq me da mucha pena separarme de ella nose porque, solo noto una union muy fuerte.