viernes, 25 de abril de 2008

Alergia



El búho tiene alergia. Me hace notar Kloster que la palabra “alergia” es un anagrama de la palabra “alegría”; pero al pobre animal le trae sin cuidado. Está triste, tose a todas horas, moquea por su piquito de rapaz y las legañas amenazan con cerrarle los ojos para siempre.

Nos acercamos a la farmacia de Nieves. Nieves tiene una sonrisa encantadora y un letrerito en la bata que pone precisamente “Nieves”. Hace tiempo logró resolverme un problema menor, de esos que los médicos no curan jamás, y desde entonces es mi farmacéutica predilecta.

Con Homero posado en mi hombro izquierdo entro en el establecimiento. Está lleno de señoras que hablan sin parar. Las mujeres, por regla general (*), son menos pudorosas que los hombres y tienden a desahogarse en las farmacias contando con pelos y señales los síntomas de sus propios achaques y los de sus hijos y maridos.

—Mira, Nieves, bonita. A mi marido le apestan los pies, y yo ya he probado de todo…

—Oye, ¿y para los ronquidos tenéis algo? Porque es que mi Paco…

Los dos únicos clientes varones permanecemos en silencio, en un rincón, un tanto avergonzados.

—¿Quién es el siguiente?

El siguiente es mi compañero de rincón. Se acerca al mostrador y dice algo en voz muy baja a la dependienta. Ésta, que no ha oído bien, proclama a los cuatro vientos.

—Supositorios ¿de qué?...

A continuación me acerco yo. Nieves examina al búho, diagnostica alergia a la primavera en general y nos receta un medicamento que adormecerá aún más al pobre Homero. Todo sea por el blog.

___________________________________

(*) Soy consciente de que este párrafo producirá irritación entre mis lectoras, pero debo decir la verdad, aunque me cuesta alguna reprimenda.



7 comentarios:

Altea dijo...

Ese párrafo presuntamente polémico es verídico de pe a pá. Lo saben de sobra las mismas farmacéuticas. Un señora consultaba algo para un problema de pies de su marido, que no era el de mal olor sino otro, y la farmacéutica respondió:
- Es mejor que venga él y me enseñe ese pie... ¡Si quiere! Porque los hombres para esto son más miedosos...

sunsi dijo...

A mí no me ha molestado en absoluto. Me he reído mucho porque es verdad y lo ha contado con mucha gracia.

Nuestra incontinencia verbal puede legar a límites insospechados.

María dijo...

Ayer estuve en una reunión de confirmación y creía que le vería... ¿irá a las confirmaciones del 11? Se confirman dos hermanos mios...

Enrique Monasterio dijo...

Por supuesto que iré. Y espero verte.

Anónimo dijo...

Mecaaaaaaaaaaaaaaaaatchis!!!!!!!!
Espero que se recupere pronto!

Rocío Arana dijo...

tiene toda la razón del mundo. Y asuntos de alcoba, a cascoporrillo.

Hadasita dijo...

No se puede ni imaginar la de cosas de maridos e hijos que sé de las señoras que van a mi gimnasio por la mañana. No pongo ejemplos por no escandalizar. Alguien nos comparó alguna vez con las ocas, por algo sería...