viernes, 25 de abril de 2008

Lo siento de verdad



Está entrando en el blog, con una perseverancia digna de mejor causa, un comentarista (anónimo, por supuesto), muy amigo de las letras mayúsculas, que tiene un par de ideas en la cabeza, ni una más, y las repite hasta la náusea.

Este valiente anónimo sostiene que el Opus Dei está lleno de enfermos mentales, que somos unos hipócritas profesionales, que nos maltratamos los unos a los otros, y que yo mismo soy un represor intolerable.

Hasta ahora me he limitado a ir suprimiendo, uno por uno, esos comentarios; pero al parecer, la neurosis obsesiva de nuestro amigo empeora y los va colocando por todas partes aunque nunca tengan la menor relación con el post en cuestión. Ahora enarbola una palabra tabú: ¡censura! Soy un censor enemigo de la libertad de expresión. Todavía no me ha llamado fascista, pero todo se andará.

Pues, sí, sintiéndolo de verdad, de ahora en adelante, he habilitado la función de "moderar" los comentarios. Esto quiere decir que se publicarán sólo los que el administrador y dueño del blog crea oportuno.

Perdonadme todos los demás. Imagino que la medida durará poco.

El alimoche de la foto es un carroñero mucho más guapo que nuestro amigo.

29 comentarios:

Anónimo dijo...

Perfecto. Así no habrá malos olores en el blog.
Carlos Moreno

Maian dijo...

Pero guapo que es

cristina dijo...

Me parece perfecto.

Juanan dijo...

A mí me pasa algo parecido. ¿Pero no es más pesado tener que pasar el visto bueno a todos los comentarios que borrar sólo los que no interesan? Yo no lo pongo por eso, porque se me cuela ca' pesao... más bien tengo puesto que se me avise en gmail cuando alguien me comente, y yo normalmente voy a mirarlo si tengo tiempo. Hasta me dice quién ha sido.

Olga dijo...

Intolerante es la persona que no respeta ni la opinión ni la opción de vida de los demás y sus argumentos son los insultos y/o palabras dañinas. Me parace estupenda la opción por la que usted ha optado, pues, que más demócrata que hacer con su blog "lo que le da la gana a uno...." que "pa eso es suyo".

Altea dijo...

Pobre. Me da mucha pena esa gente.

luis dijo...

es él, anónimo agresivo, quien practica la censura metiendose enmedio para destrozar el ambiente de este blog.
Miercole y jueves fiesta en castilla en León... dos dias de excursión. Saludos a todos, y un abrazo a Vd. don Enrique

Rocío Arana dijo...

yo también la puse... qué le vamos a hacer. Y cómo les gusta mortificarse, leyendo blogs que tanto aborrecen.

Anónimo dijo...

pues vaya rollo, no? que tenga que aprobar cada comentario

Eugenia dijo...

pobre gente, tanto odio ¡¿como se puede vivir asi?!

Mariano C dijo...

Estos progresistas liberales..........¡Pobrecillos! ¡Cuánto resentimiento!
En fín, Don Enrique, verá como pasará pronto y volveremos a ser felices y comer perdices
¡Animo!

Enrique Monasterio dijo...

¿progresistas, liberales...? No, Mariano. Eso es otra cosa

Anónimo dijo...

Bueno, en realidad será como una vacuna contra la alergia, se lo agradeceremos todos. No es necesario oir lo malo para conocerlo ¿No cree?. Gracias.

Hadasita dijo...

La verdad es que me da pena. De todas maneras, si me lo permite, creo que es buena señal (malo sería que gustásemos a todos, que dice una amiga mía -Doctora de la Iglesia- que por el mismo camino que fue nuestro Señor debemos ir los que le servimos, y éste fue la cruz). Pienso que todo el mundo tiene derecho a abrir y cerrar la puerta de su casa a quien crea oportuno. Si yo no abro a ningún chico estando sola en casa por la noche, aunque sea un amigo de toda la vida, ¿por qué no va a cerrar usted la entrada a su blog a gente que pueda hacernos daño? No es censura, es el puro ejercicio de nuestra libertad, usada con sentido común. Y conste que si le apoyo y le leo no es por "corporativismo" (que yo no soy de la Obra), sino porque me da la gana.
PD: hace un tiempo entré en el chat de esas personas, y me echaron sin más. Les dije lo mismo, que yo opinaba personalmente, que no era de la Obra; pero me contestaron que les daba miedo que fuera una "infiltrada". Qué cosa más triste que esto pase entre hermanos, ¿verdad?.

Seneka dijo...

Perfectamente, padre. Seguimos leyendole.

Boo (bu) dijo...

Qué forma tan curiosa de oscurecer el agua ! hay gente con muchos fantasmas en la cabeza que se empeñan en que los demás también los tienen...¡paciencia!

Mer dijo...

Buena opción , la que ha llevado a cabo. Un tanto latosa para usted , pero... son gajes del oficio de bloguero.

Mer dijo...

Buena opción , la que ha llevado a cabo. Un tanto latosa para usted , pero... son gajes del oficio de bloguero.

Marta dijo...

En realidad, es más de trabajo para usted. Pero se agradece la medida para que ningún cafre venga a destrozar esta salita de estar tan agradable a la que nos invita.
Lo de la intolerancia es una estupidez para escudar su absoluta carencia de respeto por nada.
Mucho ánimo y muchas gracias por cuidarnos tan bien, Don Enrique.

Anónimo dijo...

Desde luego nuestro querido anónimo se aburre con ganas. Hay que ser torpe para molestarse en entrar en un blog que cree de "enfermos mentales". De hecho me suena algún comentario suyo.
Me da pena que pierda tanto el tiempo en hacer el canelo el anónimo ese...
No tiene personalidad! Por lo menos que ponga la firma!. Anónimo- a-nó-nimo eso es ser cobarde además de estar descontextualizado!!

También tuve que poner las letritas de control porque me metieron un comentario-enlace-virus spy!!. Heridas de guerra!.

Tengo que reconocer que me sentí la mar de orgullosa al ver que alguien se molestaba en meterme un virus!

Nada, nada, ya se cansará de poner tonterías y de perder el tiempo.

Benita

Juanma dijo...

Pues yo voy a ser más "radical" si me lo permite, don Enrique.

Yo creo que la culpa la tenemos nosotros. Se está poniendo de moda (ya hace como cuatro años, qué casualidad) eso de hablar mal de la Iglesia y de los cristianos. Es algo parecido a "tira contra la Iglesia, que es fácil y apenas protestan". Y éso es lo que quiero decir: nunca se nos ocurre alzar la voz. Parece que nos hemos quedado con lo de "poner la otra mejilla" y nos olvidamos del "quien se avergonzara de Mí delante de los hombres..."

En esta sociedad se está poniendo de moda el término "libertad de expresión" para justificar cosas incluso anticonstitucionales, como el derecho al honor y a la buena imagen.
A esta gente que se dice tan defensora de la libertad para todos y para todo, les rechina que haya gente que opine lo contrario que ellos (un poco paradójico que pidan respeto para sus ideas e insulten las ideas ajenas, ¿no?).
En cuanto a la palabra "fascista", es algo que se ve que han leído en algún sitio y que saben que suena muy mal, pero me juego el cuello a que la mayoría ni siquiera sabe lo que significa.
Yo me pregunto: ¿de qué tienen miedo? ¿Porqué ese afán de atacar a quien no les ataca? Y creo que tengo la respuesta: no les gusta oir la Verdad.

A ésto me refiero. Va siendo hora de que salgamos de una vez de las catacumbas, que es adonde quieren devolvernos, porque saben que no pueden eliminarnos.
Puedo ser más "radical", y decir claramente lo que más les duele a ellos y lo que más miedo les da escuchar porque, en el fondo, saben que es cierto:

- el aborto es un asesinato.
- el matrimonio de parejas del mismo sexo, una depravación.
- la eutanasia, un crimen.
- el divorcio, un sinsentido.
- la "igualdad" (tal y como quieren hacérnosla entender), una memez...

...hay más, pero así, a bote pronto, y con la "sangre caliente", no se me ocurren más.
Para terminar, sólo un par de cosas:
1. Tendremos que rezar más por estos pobres infelices, para que tarde o temprano (y recemos, por su bien, porque sea más temprano que tarde), sepan ver sus errores.

y 2. Lo siento, don Enrique, por ser tan "extenso". Estas cosas me enervan cada vez más, y ya le he contado alguna vez lo que me pasa cada vez que se me ocurre (soy masoquista, lo sé) entrar en según qué foros...

sunsi dijo...

Estoy con Olga. El blog es suyo. Los demás entramos porque queremos, porque creemos que nos aporta algo bueno, porque nos gusta lo que cuenta...
Cada cual es muy libre de entrar en el blog que quiera. ¿Qué necesidad hay de hacer, daño de ofender ?Discrepar es bueno, pero como usted bien dice "eso es otra cosa".
Lástima.

sinretorno dijo...

Yo no tengo para moderar pero de vez en cuando aparecen trolles se llaman , monstruos que se meten para fastidiar. Hace usted m bien y por favor no nos reprima tanto,jjajajajajajajajaen Jaén su blog es muy leido, me consta.

Sunsi dijo...

Don Enrique. He hecho un comentario y no lo ha publicado. ???

Teresa dijo...

¡Qué ave tan fea el alimoche! aunque vaya "vestido de armiño".
Le diré a nuestro amigo anónimo, al que ha dedicado esta entrada, que EL TIEMPO ES ORO. Debería buscar cosas más interesantes y enriquecedoras para aprovecharlo, y no tirar este tesoro olisqueando los blogs que no le gustan, y enredando a lo tonto, como un niño.
¿O acaso sí que le interesa este blog?

Anónimo dijo...

Insiste tanto porque le encanta el blog. ¡No tiene mal gusto el chico!

Profeballa dijo...

REciba TODA mi solidaridad (acá las mayúsculas están bien usadas) padre, y espero que nos acompañe hoy a los venezolanos en alegría de tener una neuva beata. Qué fastidio con esos troles!!!

un abrazo y que Dios y Nuestra Madra lo bendigan!

Historias del Metro dijo...

No lo sienta ni por el blog, puesto que moderar los comentarios me parece algo normal (no soy experta en blogs, pero yo lo veo así)... ni lo sienta por los bloggueros que le visitan, como yo, a quienes nos beneficia no leer cosas feas y tristes. Siéntalo por ese pobre anónimo que debe de estar muy sólo y muy amargado... para "perder el tiempo a diario" leyendo algo que se supone que no le gusta... ¿? es ridículo. Todos nos hemos dado cuenta, menos él... ojalá que todo esto le haga pensar.

LUISA dijo...

D.Enrique, yo estoy con Juanma. Una cosa es que seamos cristianos y otra que seamos "lelos" y más en los tiempos que corren.
Me ha gustado mucho su artículo.Supongo que se puede decir más alto, pero no más claro.
Salu2 a to2.
Luisa.