miércoles, 23 de abril de 2008

Belleza infinita



Siempre me han inspirado una gran lástima los agnósticos de la belleza. Me refiero a esas personas que no saben o no se atreven a descubrir el secreto, el último porqué de la hermosura. La ven, la oyen, la tocan con las manos, la sienten en la piel como un escalofrío, pero suponen que se trata de un accidente fortuito o de una interesante alucinación cuyo origen no importa a nadie.

¿Es casual la belleza? Hablo de la belleza en las cosas creadas; pero también de la que nace en la pluma del poeta, en el pincel del pintor o en la partitura del músico. ¿Podemos prescindir del creador, sea humano o divino, y explicarla como un producto del azar?

San Agustín, en su “Confesiones” escribió esto, tan conocido:

“¡Tarde te amé, belleza infinita tarde te amé, Tarde te ame belleza siempre antigua y siempre nueva!Y supe, Señor que estabas en mi alma y yo estaba fuera, así te buscaba mirando la belleza de lo creado…”

Y, más modestamente, Bécquer, al recordar los ojos de su amada, dijo:

Hoy la tierra y los cielos me sonríen;/ hoy llega al fondo de mi alma el sol;/ hoy la he visto.., la he visto y me ha mirado../. ¡Hoy creo en Dios!

Dani, que es profesor de Erain, en Guipúzcoa, me envía este sencillo vídeo. Yo, por hoy, no pongo más comentarios.




7 comentarios:

Monaita 82 dijo...

D.Enrique, esto de la belleza es muy cierto. A mí, amén de darme lástima, ¡es que no puedo comprenderlo! Cuando veo algo bello siempre me maravillo pensando cómo será la BELLEZA.
¡¡ No podemos imaginarlo!!! Pobres cabecitas minusculas frente a su Creador.
Buenos días!!
Luisa

Nuevepornueve dijo...

Esta entradísima de hoy (superlativa y esdrújula por buena y bonita osea, por bella) me recuerda a algo que me pasó de viaje en Argentina hace pocos años.
Iba a volar sola de Buenos Aires a El Calafate (para quien no lo conozca está cerca del Parque Nacional de los Glaciares). Allí me iba a encontrar con mis amigos, que habían llegado en otro vuelo antes que yo. Cuando estaba facturando, el empleado de Areolíneas, me preguntó: ¿A ver los Glaciares, no? Yo asentí. Y él continuó: - ¿Ya estuviste?
-No, no. Primera vez. Entonces me hizo una pregunta que me descolocó por un momento. -¿Vos, creés en Dios? Contesté extrañada que sí. Y, curiosa, le pregunté que porqué me lo preguntaba. El tipo, con una seguridad implacable, me respondió: - Porque si no creyera en El, después de ver esa belleza, creería.
Tal cual.
Y tengo que decir que cuando estuve frente al impresionante paisaje del Perito Moreno me acordé de aquel tío simpático y veraz. Yo, que hablo por los codos -quien me conoce lo sabe- permanecí mas de tres cuartos de hora en silenciosa "contemplación".

LUISA dijo...

D.Enrique, la primera entrada es del recién creado blog de "antiguas alumnas" de Monaita.Pero quería firmar con mi blog.Disculpe.
Luisa

Anónimo dijo...

hay tanta belleza en las "pequeñas" cosas, en las cotidianas...Y las dejamos escapar sin ser capaces de apreciarlas.... yo encuentro belleza en los ojos de mis hijos, en sus sonrisas....Cada mañana me levanto y veo un almendro(aunque ya no está en flor)hay tanta belleza en él. Y tanta belleza es un regalo Divino, gracias Señor por poner en nuestras manos, en nuestro dia a dia tanta belleza.

sunsi dijo...

Realmente, sobran los comentarios. Una entrada preciosa. Sólo un apunte. Los ojos, que a veces los tenemos como embotados por la prisa y nos impiden contemplar. Para contemplar hay que detenerse.Corremos demasiado.

Antonia Macaya Fonts dijo...

Siempre me ha interesado la Belleza; pienso muchas veces por qué me atrae. La verdad es que después de leer su escrito creo que mi interés por las cosas bellas es del todo normal. La Belleza forma parte de la vida; es la vida misma. Es armonía y le pone nombres a las cosas. La Belleza ordena la estética del mundo. Me quedo con una pregunta: ¿es casual la belleza?....ahora pienso que no.

Anónimo dijo...

... Y, ¿Por qué valoramos tanto la belleza en la naturaleza y no admitimos que una persona se sienta bella físicamente? Si un niño/a, se dice bonita o guapa, en seguida nos damos prisa para decir: Lo importante no es que seas bella sino buena. No sé, creo que sin menosprecio de la bondad tenemos que hacer más hincapié en la belleza. Hay comentarios como "las guapas son tontas", "no seas superficial...al hablar de belleza". "No seas creida","ni tan guapa que encante, ni tan fea que espante...". ¿Porqué no?.
Me horroriza la cirugía plástica pero a la vez me pregunto por qué no, una persona va ha hacerse una operación para mejorar? ¿porqué nos repugna que una persona quiera verse guapa dedicando tanto esfuerzo y sacrificio si es algo tan bueno?
y...¿qué es la belleza? ¿La perfección? ¿la expresión de fuerza o grandiosidad? ¿el equilibrio? ¿Lo que hace sentir?, ¿Lo que transmite paz?¿el orden?
Es tan dificil hacer algo bello realmente, el hombre parece que tiene ese don oscurecido. Veo obras de grandes arquitectos y son muchas las que valoramos como bonitas y son espantosas pero transmiten dolor, angustia, vacío... a esto ¿llamamos belleza?. Usted, se ha preocupado por poner bonito este blog? Si lo valoramos tanto porqué no le dedicamos más tiempo? Por cierto sus entradas son muy bonitas. Gracias.