martes, 9 de octubre de 2007

4 niños 4



—Entonces, ¿cuántos hijos cree usted que debemos tener?

Me lo preguntó hace muchos años uno de los 159 novios cuya boda he celebrado. Llamémosle Carlos por si acaso.

Carlos era ingeniero y se le notaba mucho. Me pregunté si serviría de algo darle una conferencia a palo seco o si sería mejor gastarle una pequeña broma como prólogo. Opté por esto último.

—Cuatro. Por lo menos, cuatro.

Me miró un tanto desconcertado.

—¿Cuatro? Es un número raro, ¿no? ¿Por qué cuatro?

—Si partimos de la base de que queréis tener hijos, cuatro es lo menos de debéis intentar. Supón que el primero es un niño. Los pedagogos y el sentido común enseñan que, para su formación, le vendría muy bien un hermano más o menos de su edad. Eso le enseñará a compartir, a no ser egoísta; a tener un amigo, un confidente y hasta un cómplice de sus travesuras.

—De acuerdo, ¿y por qué dos más?

—Es que también es muy importante una hermana. Así el chaval crecerá sin complejos raros y aprenderá lo que es una chica. Será más fácil educarlo en el pudor, en el respeto al sexo opuesto y en tantas virtudes que, sin la presencia femenina, resultan más problemáticas.

—Es lógico (por un momento, pensé que Carlos iba a empezar a tomar apuntes). ¿Y el cuarto?

—Ten en cuenta que la niña también necesitará una amiga… O sea que ya son cuatro.

Carlos se quedó pensativo.

—El problema es acertar… Porque, claro, ¿cómo conseguir que nazcan así, dos y dos?

—No es fácil, desde luego. Es más sencillo lograrlo si tienes cinco, y prácticamente seguro si no te importa tener seis o más…

—¡Venga ya!

Por supuesto se trataba de una broma. ¿O no?


19 comentarios:

María dijo...

jajaja... ¿y lo que "mola" ser muchos hermanos? Nosotros somos 9 y la experiencia me ensaña que los que son menos nos miran con envidia (no solo los hermanos, muchos padres también)... hombre habrá de todo y todo depende de si buscas la comodidad o la felicidad... no? Bueno, no sé...

Ángel dijo...

Don Enrique, siempre un placer leerle.

Néstor dijo...

Por lo que veo, mis padres lo intentaron y nacimos -uno detrás de otro- cuatro animalotes. Al cuarto lo vistieron de rosa, solo por hacerse una idea de como podía haber sido...

c3po dijo...

La verdad es que una familia numerosa mola mazo.

Y cuanto más numerosa, mucho más mejor bien, que dicen en Teruel.

Un saludo desde Taooine.

Jesús Sanz Rioja dijo...

Fue a dar con el cura más coñón del reino, pero al menos le dio que pensr.

Mónica dijo...

Ja, ja, ja, qué humor más negro.

Realmente lo de plantearse cuántos hijos se quiere tener es una de esas soberanas estupideces que flotan en el ambiente. Con las rebajas nos llegará el cuarto animalote (al que no vestiré de rosa ni para hacerme una idea, no están los tiempos para bromas). Nos dicen que si vaya disgusto por tener otro chico, que si después vamos a seguir buscando la niña (como si se nos hubiera perdido...), que si nos vamos a tener que cambiar de coche, de casa,...

Bueno, pues no tenemos ni idea de cuántos hijos vamos a tener, ni falta que nos hace saberlo. La vida es una emocionante aventura y Dios nos tiene preparado algo mucho mejor de lo que nosotros podemos siquiera imaginar.

Por cierto, tener muchos hermanos mola, pero mola mucho más tener muchos hijos.

Rocío Arana dijo...

Eso sólo lo pregunta uyn ingeniero...

Dal dijo...

Yo tengo seis, cinco chicos y una chica, que es la que manda. Lo de la paridad se nos da fatal.

patzarella dijo...

¡Buenísimo!¡A mi me encantan las familias grandes! ¡Me parecen divertidísimas! Aunque mis papás no atinaron (ja!), somos cinco pero los otros cuatro son unos ¡bestias!, pero los quiero muchísimo.

Anónimo dijo...

d.enrique, por que no nos habla un poco de la felicidad? estoy bastante perdida, que pasa cuando piensas que estás haciendo lo que se debe...lo que debes hacer, y todo te cuesta y no eres feliz? o cuando ya ni sabes si lo eres o no? mil gracias!!1

Amaia dijo...

Creo haber oído esa teoría antes... Recuerdos de Iker y Javi.

Tania Vázquez dijo...

Don Enrique: Que risa me ha dado leerlo hoy!! En cuanto llegue a casa mi marido se lo voy a enseñar. Nosotros apenas vamos por el primero, pero le ruego a Dios que me mande muchos!! Los que Él quiera!!
Por otro lado estoy de acuerdo: tener muchos hermanos que felicidad, pero mucha más tener muchos hijos!!!! Saludos desde México

CUCA MONTOLIU dijo...

Nosotros tenemos cuatro, y como usted manda, dos y dos, mal no lo hemos hecho y aunque todo el mundo dice "ya te plantas, no?" (el mayor cumplió tres años en julio), me encantaría que Dios me mandase alguno/s más. Es increíble crecer en una famñilia numerosa!!!!

Anónimo dijo...

Siento ser crítico, pero a veces es muy fácil hablar desde la barrera. ¿Cuatro? ¿Y si sólo he podido tener uno por motivos fìsicos? Con artìculos como este (estoy muy quemado) vamos a conseguir que los infantiloides sigan poniendo etiquetas a los que tienen ¿dos? ¿uno? ¿tres?

¿Quien soy yo para juzgar a una pareja que tienen solo un niño, o dos o cinco o los que sean? ¿acaso conozco sus circunstancias personales? ¿su conciencia? ¿sus problemas de pareja?. Considero que la filosofía de "cuantos más mejor" es una infantilidad. Lanzar hijos al mundo al tuntún, porque "asi soy mejor cristiano" puede ser una equivocación si no soy capaz de educarlos, escucharlos, comprenderlos.

Lamentable confundir cantidad con calidad de espíritu

Enrique Monasterio dijo...

Y yo lamento más, querido anónimo, que interpretes de esta forma un artículo que no dice nada en contra de los que tienen un hijo, dos o ninguno.
Sí me parece muy conveniente elogiar a los que se proponen tener varios hijos. El deseo de crear una familia numerosa es admirable. Y no veo por qué deben ofenderse los que no pueden tenerla o no quieren.

patzarella dijo...

anónimo: creo que te entiendo. No se trata de "cuántos más mejor". Se puede ser tan feliz con uno, con 5 o 10 y hasta con ninguno. Además, ¿sabes una cosa? Esa es una decisión que se toma en la intimidad y en la que no se puede admitir a los intrusos. Una decisión de pareja que si crees en Dios la tomas junto con él y tu esposa y nadie más. ¿Estamos? Un gusto tu comentario porque justo lo que hace falta es un buen debate ;-) Ah!, y reo que nadie puede juzgar a nadie, al menos yo no me siento capaz de hacerlo y me enfadaría bastante que lo hicieran conmigo (es muy difícil saber realmente lo que hay dentro del corazón del hombre y muy fácil dejarse llevar por las apariencias...)

Boo dijo...

Mira,anónimo ,la casuística en estos casos es variadísima y si alguien juzga por un lado o por el otro probablemente se equivocará.Tengo seis hijos y ya desde el segundo me preguntaban si era un hijo no deseado¡¡¡!!! y a partir de ahí cosas variopintas.Mi experiencia es que si puedes, compensa.Se pasan apuros? si.Momentos muy buenos? tambien.A veces te parece una meta imposible?si.Es bueno leer libros sensatos para educar? pues pienso que si porque vienen sin instrucciones y no es tarea sencilla. Y cuando pasa el tiempo y se empiezan a ir se les echa de menos mientras uno va viendo el fruto de sus esfuerzos

Jesús Beades dijo...

Una imagen de familia numerosa, muy realista, y deseable, son los Wesley, de la saga de Harry Potter. LLevo semanas disfrutando, en concreto, de ese aspecto de los libros de Rowling.

Anónimo dijo...

Anónimo 1: ¿Has probado a descansar un poco?
Anónimo 2: Me has tocado porque no tengo hijos sin embargo las familias numerosas se enfrentan a tantos problemas... que chapó por su valentía y esfuerzo. Son un bien para todos.
Creo que las etiquetas las pones tu con eso de infantiloides...