lunes, 1 de octubre de 2007

Usted está aquí




En la calle Velázquez de Madrid hay un plano enorme de la ciudad con sus calles, líneas de metro, autobuses y toda la información urbana que cualquier turista pueda solicitar. Ayer me paré a contemplarlo. No buscaba nada especial, pero me entretuve comprobando los trayectos que hago cada día de Norte a Sur y de Este a Oeste.

En ésas estaba cuando me fijé en un círculo rojo que había justo en el centro del mapa con un letrero: “usted está aquí”.

Me sentí invadido por el pánico. Me vi pequeñito, como una hormiga en medio de un laberinto enorme de calles, avenidas, plazas, glorietas y callejuelas. Y sin embargo alguien me había localizado. ¿Cómo sabían dónde estaba yo? ¿Quién me vigilaba?

Me moví lentamente hacia la derecha hasta situarme detrás de un cartel publicitario. A los pocos segundos asomé la cabeza. El letrero seguía en el mismo sitio: “usted está aquí”.

“Conservemos la calma”, me dije. Tratemos de disimular. Tal vez, aunque sepan que estoy aquí, no tengan claro quién soy. Pensé contestar por escrito poniendo debajo, por ejemplo, “y usted ¿dónde está?” O, mejor, “¿está usted seguro?” O también, “eso se lo dirá usted a todos”.

Saqué el rotulador del bolsillo, pero, lo confieso, no me atreví. Había demasiados testigos cerca: un controlador de la “ora”, un repartidor de pizzas, el portero de la casa de enfrente y un par de turistas despistados que buscaban la calle de Alcalá.

Entre en el coche. Me pregunté si habría desaparecido ya el círculo rojo. Imagino que sí. Y decidí ponerlo en el blog.

Sólo espero que alguno de mis comentaristas sepa poner una moraleja a esta parábola urbana.

10 comentarios:

Una moraleja dijo...

"Donde recline mi cabeza allí estará mi hogar".

Anónimo dijo...

Supongo que muchas veces hay que pedir ayuda para saber dónde está uno. No creo que sea su caso...

Las "brújulas" personales a veces fallan y necesitan de revisiones y puesta a punto. Otro asunto es distinguir quién sabe dónde estás mejor que tú y quien no tiene ni idea de en qué mundo vive.

María dijo...

Que siempre hay "alguien" (¿Alguien?) que sabe donde estamos!!

Anónimo dijo...

cualquier dia nos incrustaran un chip con GPS en la oreja para que "no nos perdamos"... miedo

Néstor dijo...

NO me vendría mal uno de esos mapas portátiles, para ver el lugar que ocupo en esta vida...

CUCA MONTOLIU dijo...

Si el mapa que seguimos es el adecuado, no debe darnos miedo estar en él ubicados, no?.

Bernardo dijo...

Buenas noches!

Hemos vuelto de unas cortas vacaciones con Jaime en Málaga.

Evidentemente la frase "usted está aquí" es del todo innecesaria, ya que forzosamente para leer la frase hay que estar "ahí". Veinte metros más allá ya no se puede leer la frase, pero tampoco importa porque ya no se está "ahí".

Esto me recuerda a un locutor de radio que saludaba a los oyentes del programa deportivo que comenzaba:

- ¡Buenas noches señoras y señores! Si nos están escuchando, ¡están ahí!

Enrique Monasterio dijo...

Bernardo, te pierde el racionalismo.
¿Estás seguro de que, cuando te alejas del plano, el letrero sigue allí? Yo creo que desaparece. Lo que ocurre es que no hay forma de comprobarlo sin volver al mismo lugar.

Boo dijo...

A veces tenemos la sensación de que todo el mundo nos mira,cuando nos hemos arreglado (qué palabra tan curiosa)mucho,cuando hemos hecho alguna pequeña hazaña,cuando llevamos una mancha de modo imprevisto,cuando hemos metido la pata,cuando vamos por la calle...y la verdad es que vamos todos tan deprisa que nadie se da cuenta de que estamos"aquí",sólo Dios y ...la compañía telefónica del móvil.

cesar dijo...

"Esto no es una pipa"