miércoles, 25 de marzo de 2009

Dios quiso ser embrión


Son las 12 y cuarto. Acabo de celebrar la Santa Misa en el colegio y os confieso que me he conmovido al leer las palabras de la Liturgia en la Solemnidad de la Encarnación del Señor. Hoy es 25 de marzo; faltan 9 meses exactos para la Navidad, y la Iglesia nos recuerda que Dios nuestro Señor fue hombre con todas sus consecuencias: el Ángel anunció a María que en su seno iba a anidar un montoncito de células, un pequeño embrión. Ella, la más maravillosa de las madres, sería la encargada de custodiarlo con todo su amor, porque ese pequeño embrión era el Hijo de Dios, la segunda Persona de la Santísima Trinidad.

En el vientre de la Virgen tuvo cabida Aquel que no cabe en el universo entero. Durante 9 meses Dios estuvo en manos de una criatura, a su merced, igual que cualquier otro niño.

He pensado en esos millones de madres, engañadas por los consabidos "expertos", que tendrán la posibilidad de matar en sus entrañas al mismo Cristo, ya que Jesús se identifica siempre con los más débiles.

Y he ofrecido la Misa por ellas y por todos; para que nos rebelemos contra ese monstruo que hemos creado y que sigue devorando niños en nombre del progreso y la libertad.


(Me manda Isabel este enlace de "La Vanguardia". Ahí podréis dejar vuestro voto en relación con la campaña de los obispos contra el aborto provocado)


4 comentarios:

Sinretorno dijo...

Bravo!!!!!!!

eligelavida dijo...

“Cristo quiso ser reconocido, por primera vez, por un niño que vivía aún en el vientre de su madre, un niño que se alegró y saltó de gozo ante su presencia”, decía el Papa Juan Pablo II en su viaje a España en 1982. ¡Quien iba a decir que a los españoles nos iban a crecer estas tragaderas gigantes para aguantar, en silencio, la muerte de más de cien mil niños no nacidos cada año!

Isa dijo...

Yo también me he emocionado en Misa. Le pido a la Virgen su valentía a la hora de decirle a Dios un "Fiat" generoso como hizo Ella y ese gran abandono que tenía en Sus manos.
Me comprometo a rezar más por esas madres que, mal aconsejadas, se disponen a matar a su hijo, para que sean valientes para decir un sí a la vida; a rezar por esos niños abortados y a rezar por esos médicos que han perdido la cabeza.

Diana Márquez Luna dijo...

Es muy bonito aprender que es hoy la Encarnación y faltan justamente nueve meses para el Nacimiento, Navidad.