miércoles, 4 de marzo de 2009

La tentación


Hoy he sustituido a María en una clase de Religión. La profe, que fue antigua alumna mía hace años, tenía mala cara y los ojos rojos, como de no haber dormido. Así que me ofrecí a entrar yo en 1º B.

–¿De qué pensabas hablar?

–De la Cuaresma.

A los chavales todo lo que sea cambiar les mola mazo. Traté de ganármelos siendo simpaticote y tal. Difícil tarea.

Después de contar la historia de San Juan Bautista, con degüello incluido, el bautismo de Jesús y los cuarenta días en el desierto, hemos hablado de las tentaciones.

–¿Qué es una tentación?

–Una cosa que te apetece mogollón pero que da mal rollo.

La precisión terminológica del personal es escasa.

Un alumno que no se ha enterado de nada asegura al de su derecha que él no tiene tentaciones nunca.

–¿No? Imagínate que te encuentras en un taxi cinco mil euros. ¿Buscarías a su dueño?

–Hombre, cinco mil…

–¿Y si fueran cincuenta?

–Entonces sí.

–O sea que tienes un precio… y una tentación.

–Jo.



16 comentarios:

Marisa (alias yuria) dijo...

¿y hablaba usted en el post anterior de envejecimiento?mezclado con esta gentecilla? Descuide, imposible.
(Si ya se le nota en el lenguaje que en cada post que escribe está más joven :)

Isa dijo...

Qué difíciles son los alumnos a esa edad...pero seguro que usted se los ganó en un tris...
¡Cualquiera devuelve 5000 euros! jeje...qué tentación...ya veo que ese alumno sabía poco...

Pierre Nodoyuna dijo...

5000 Euros no en una tentación, es el mismisimo demonioooooo!!!!!!

GAZTELU dijo...

Bendita inocencia la de los niños que no saben ver sus propias tentaciones.
Yo pienso que todo el mundo tiene un"precio" o tentacion y ante esto solo cabe rezar y mendigar oraciones a los demas por ti.Yo las he sufrido hace poco con la muerte de un familiar muy querido y se pasa muy mal,por eso todos los dias le pido:NO ME DEJES CAER EN LA TENTACION DE NO SERTE FIEL,QUIERO SERTE FIEL HASTA EN MIS SUEÑOS.
Voy a mendigar un poco,me lo reza por favor,es importante.
GRACIAS

Inés dijo...

Vamos que con esa tentación tan terrenal el que no se ve reflejado es que no vive en este mundo.Suerte con los muchachos ¡Le necesitan!

eligelavida dijo...

Me encantaría dar catequesis con Vd.

Anónimo dijo...

¡Que majos los chavales..!
En el fondo son todo inocencia. Lo hace Vd. muy bien, aunque no se que dicen del resto de su cuerpo...
Mañana jueves....¡Viva Jesús Sacramentado!!!
Cuando he puesto los signos de exclamación me he acordado de otro que hoy por aquí estan muy eufóricos ¡¡Aupa Athletic!!!

Altea dijo...

¡Yo ayer tuve un billete de 500 pavos en mis manos! Pero son tan incómodos...

Anónimo dijo...

Ánimo! Si está como un chavalote! Peor yo, que pudiendo escribir no lo hago y de joven muero porque me muero. De inactividad en comparación con la suya. Refirixit me.
Vamos que Ud. sí tiene las pilas puestas y no yo.

Boo dijo...

Es que con el dinero se mueve y se entiende todo...

Bernardo dijo...

Pues eso va a ser el problema: que no nos damos cuenta de cuándo estamos siendo tentados. Tenemos la guardia tan baja que ni nos enteramos de por dónde nos vienen los golpes.

Desiderio dijo...

Como dice Gaztelu, ¡qué bonita la inocencia de los chavales! ¡Ójala durara toda la vida! ¡Qué bonito sería ver siempre la vida con los ojos de un niño! Y entonces aparecieron los 5000 euros...

lolo dijo...

Cuando les hablé a los niños de catequesis de la tentación, sólo me supieron poner el ejemplo de alguien que les ofrecía un caramelo...y luego estaba envenenado. Pues eso, caramelos envenenados.
Claro, no eran adolescentes.


D.Enrique no le conozco, pero le leo hace tiempo. Gracias por su blog. Realmente está muy bien de cabeza...eso seguro.

Anónimo dijo...

Don Enrique ,realmente lo hace muy bien, esta semana he empezado su libro Un safari en mi pasillo, me lo paso bomba (despues de un dia duro de trabajo fuera de casa ,aunque aqui tambien le leo).
Yo también le quiero pedir que me lo reze, para que tambien Le sea fiel, y no caiga en la tentacion, que acepte su voluntad (que siempre quiero salireme con la mia).
Encomiéndeme. Gracias

María dijo...

puf.... creo que yo también tengo un precio...aunque quizá lo haría al revés, por 50 no buscaría al dueño... 5000 ya son palabras mayores, pero ¿cómo buscas al dueño del dinero? en vez de ver una tentación yo allí veo mucha suerte... tendré que replentearme algunas cosas!!! jajajajajaja

Enrique Monasterio dijo...

María: conste, por si acaso, que tu hermano no estaba en esa clase.