domingo, 27 de marzo de 2011

Sobre los "dragones"

He recibido este testimonio por correo electrónico. Lo copio sin añadir ni quitar nada más que la firma.

Acabo de ver la película “Encontrarás Dragones”. Yo no entiendo de cine, pero sé cuándo una película me gusta, cuándo me hacer pensar. Incluso algunas me hieren, me afectan, y hasta me hacen llorar porque yo no soy precisamente frío y cerebral…
Sé que esta película tiene música, una música que me ha acompañado durante toda la proyección, pero no sabría tararearla. Sé que tiene algunas escenas de ficción total, otras que intentan aproximarse a cómo debieron de ser algunos hechos reales, y otras de pura imaginación.
No es una película sobre San Josemaría. De hecho, tengo la impresión de que sale poco. Y el actor me parece perfecto: majo majísimo, humano, bueno, valiente, sencillo, humilde, santo. Tampoco es una película sobre la guerra civil española: las escenas podrían perfectamente situarse en muchos otros momentos o ambientes. Quizá el personaje que mejor me cae es Oriol: fuerte, apasionado, vibrante, enamorado, soñador, idealista y generoso.
Creo que es una película sobre ese personaje que dicen que no es real, Manolo Torres. Pero sí es real: Manolo soy yo. Soy yo, que conozco a Josemaría Escrivá y le he oído decirme cosas, pero no le termino de hacer caso. Soy yo, que a pesar de saber dónde está lo bueno, no acabo de buscarlo. Soy yo, que guardo rencores, que soy egoísta y envidioso, que hago cosas malas, que me traiciono a veces incluso a mí mismo… pero que en el fondo busco a Dios porque le necesito, porque es el único modo de librarme de mí mismo.
Yo espero que el final de mi vida también me pille con el rosario en las manos, con el recuerdo de San Josemaría, con el amor de todos aquellos a los que hice daño. Y con el perdón de Dios.

33 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo ví la película el viernes, con una amiga. Nos gustó mucho a las dos. A mí también me parece que no es una película sobre San Josemaría, sino, como dice el director en alguna entrevista, es sobre el perdón. Y todos tenemos necesidad de perdonar y de pedir perdón. No sé qué es más difícil de los dos, pero si los conseguimos (pedirlo y darlo), seremos un poco mejores personas. Y luego está la paz que consigues, claro. Saludos. Mercedes

yomisma dijo...

“Corruptissima republica plurimae leges,” warned Publius Cornelius Tacitus, the Roman senator and historian: “The more corrupt the republic, the more numerous the laws.”
La palabra clave es República. Así nos va en los States.

Anónimo dijo...

Preciosa carta y saludos al remitente. Debe leerle mucho y escribir muy bien. Comparten talento literario y una forma de pensar muy libre.
Preciosa la carta, enhorabuena a los dos y también a Kloster para que no se mosquée.
A mi también me gustó la peli y, el actor que hace de San Josemaría es un flipe.

Antuán dijo...

JOZÚ! Como dirían en Andalucia. Empiezo a cansarme de oir cosas buenas de la peli y no la he visto todavía, se me hace la boca agua. Si es asi yo también quiero ser Manolo porque Josemaría no deja a sus amigos en la estacada. y aunque parezca que no va a conseguir nada. su oración ¡Vale tanto! que al final lo consigue. ¿es así? Pues Amén. Adiosle

Anónimo dijo...

Gracias. A usted y al autor del texto.

Anónimo dijo...

Pues creo que la persona que ha escrito eso... ha visto la peli... y la ha entendido. Déle un abrazo de mi parte.

Carlos García dijo...

Cary con el anónimo!

Anónimo dijo...

La película me ha gustado mucho. Hay odio y violencia pero también mucho amor y una sola idea para combatirlo que prevalece y lo llena todo: el perdón. Perdonar es la única manera de vivir en paz. Pienso que nadie sale indiferente. Todos nos sentimos identificados y podríamos ser parte de la historia porque refleja lo que el hombre es en su debilidad pero también lo que puede llegar a ser. La volveré a ver. AC

Antuán dijo...

Y a que no puedo añadir nada sobre los dragones diré lo que se me ocurre de la leyenda: un gobierno con demasiadas leyes se undirá facilmente como un barco con excesiva carga, vamos un desastre, que le sobra lastre. Moraleja que hay que ir tirando y quedarse en lo importante. Ayer fui a la manifestación de la Vida, me dieron una bandera, una camiseta verde y fui a la cabeza me lo pasé pipa hondeando mi bamdera que al final me la pidio Belén que había venido con su primo y su tia de un pueblo y tan contenta. Somos pocos pero hay que estar, por lo menos alguien hacia fotos y algo sale en el periodico. La familia puede haber sus cosas pero a la hora de la verdad lo que sobra se echa fuera. Adiosle.

Altea dijo...

La carta podría firmarla yo también.

Anónimo dijo...

A mí la película me dejó con ganas de...más.Se me hizo corta.Fueron tantas las emociones que estuve horas "borracha" de ellas.
Me encantó la alegría del personaje de S.Josemaría.
Lucía

Enrique dijo...

Pues a mí me preocupa que nadie pueda pensar que San Josemaría es sólo lo que se muestra en la película...

GAZTELU dijo...

Yo le digo de todo corazón a su anónimo remitente que tengo la sensación según le estaba leyendo que tiene a Dios "pegadito a él", solo necesita a alguien que le agarre de la mano y se lo presente.

Rezo por tí desde este momento y a D.Enrique le agradezco su generosidad por compartir estos testimonios que te levantan el alma.

ESTREMECEDOR. Por una sola alma ya ha valido la pena la peli pero Señor si son algunos pocos más te lo pedimos de todo corazón.
Son todos tuyos, todo para tu gloria!!! echa un cable Guapo porque sin tí no podemos hacer nada.

Papathoma dijo...

A mi me debe pasar como a Lucia... porque la he visto esta tarde y aun no puedo articular palabra sobre ella.

Clara dijo...

Vi la peli ayer, y me decepcionó.
La caracterización de San Josemaría me pareció blandita, no tengo oído que fuera así el franco, fresco y recio santo aragonés.
El tema histórico, tendencioso.
Lo que más me gustó fue la reflexión de la novia del escritor sobre el perdón. Y coincido en que el anarquista Oriol es el personaje más redondo y atrayente.

Pierre Nodoyuna dijo...

Qué listo el Joffe!!! Pero qué listo. No hay mas que dar con ungrupo de "fans" grande para que la película se comercialice gratuitamente. No habrán gastado mucho en publicidad...

Luis y Mª Jesús dijo...

Con un poco más de presupuesto y actores más carismáticos pasaría a ser tan antologica como "La Misión"

Anónimo dijo...

A mí más que listo, me parece una persona inteligente. AC

Anónimo dijo...

Gracias, Clara. Me llamaba la atención que a todo el mundo le hubiera gustado la película...
A mi también me decepcionó. Pienso lo mismo que tú sobre San Josemaría: lo veo muy blandito, bueno, pero blandito. Que yo sepa era un hombre de mucho carácter; me lo imagino más "jaleoso". Por otro lado, la película me pareció muy lenta, muchas escenas que se cortan sin resolver...Dicen que la segunda vez gusta más pero, sinceramente,me parece que no me apetece repetir.
Monse

Papathoma dijo...

Pierre, pues parece ser que hay quien si ha gastado en hacer publicidad de la pelicula, actividades en torno a ella...y no ha sido Joffe, sino gente a la que no le sobra precisamente el dinero.

Si tu o alguien quiere colaborar a cubrir gastos, os puedo pasar los datos de cuales han sido. No teneis mas que decirlo.

:)

GRACIAS!

Papathoma dijo...

Por cierto...a mi no me ha parecido blandito el personaje de Josemaria, y eso que iba predispuesta negativamente, porque no me gustaba la apariencia del actor (tambien se me antojaba blandengue).

La paliza en el Seminario, su modo de rezar y su modo de tratar a los demas...me conquistaron. No se si el era asi, pero esa imagen de cura joven, jovial, cariñoso, recio, decidido y valiente, me ha llegado.

A mi Oriol no me dice mucho, pero los gestos -mas que las palabras- del padre de Josemaria son para quitarse el sombrero: ya me gustaria a mi saber educar asi.

Anónimo dijo...

Blandito?.... Tenía claro lo que quería y luchó hasta conseguirlo pero era un hombre de paz y eso requiere mucho carácter pero del bueno. AC

Siscepto dijo...

Pues el caso es que se trata de comentar el post, no la peli. Y a mí el post me parece fantástico. Un tío que fue buscando una historia bonita y la encontró. Pues bendito sea Dios. Digo yo...

Vila dijo...

Sí, yo repetiré para acompañar a mi padre y después de dejar reposar la pelí, cada vez me apetece más. Además ya hay varias personas que me han avisado que la segunda vez le sacas mas partido.

Quiero volver a ver la escena en la chocolatería,la muerte de Honorio el judio, la noche de dudas en el paso a los pirineos, la comida con los primeros que difieren políticamente,... la última escena en el que el hijo perdona al padre y él así mismo.

Menuda peli, tiene demasiado contenido para verla solo una vez.

Clara dijo...

No pongo en duda, sino todo lo contrario, la personalidad de San Josemaría. Pero echo en falta en la peli el "punch" que tenía.

Pero bueno, tal como dice Siscepto, el que buscaba una bonita historia y la ha encontrado -y le ha llevado a tales reflexiones- pues... Bendito sea Dios.

Yo prefiero leer y releer la trilogía de Camino, Surco y Forja, que esa sí que me conmueve.

Vila otra vez dijo...

D. Enrique, aunque sea meterle en un aprieto: Usted le conoció bien, vivió con él 4 años. ¿Cómo está reflejado en la película?.

yomisma dijo...

Cada uno que comente lo que quiera, por ejemplo yo quiero comentar que parece mentira que estemos todavía a 2º bajo cero: es que este invierno no se va a acabar nunca?

GAZTELU dijo...

Que razón tienes Enrique en tu comentario.
Lo que se muestra en la pelicula son solo pinceladas de lo que fué este santo tan incomprendido.
Solo leyendo una buena biografía,pero buena, porque hay muchísimas te haces cargo de lo que tienes entre manos.

SJM era un hombre aragonés, recio con mucho, muchísimo carácter, cabezota pero eso no quita para que tuviera una delicadeza infinita sobre todo con los más desfavorecidos. quizás en esta peli se muestra esa parte más amable.
Pero él sufrió mucho con su mal genio, pero enseguida rectificaba su intención y acudía a perdón.

Gonzalo dijo...

Sintiendo mucho discrepar, por las referencias más cercanas me van confirmando un miedo que tenía, y es que para resaltar los resaltables valores de San José María, el director, ejerciendo de inglés, se dedica a falsear el entorno.

Me quedo con la opinión de mi sobrino de 11 años al salir de verla con el colegio (de Fomento): "Por lo visto en la película, parece que los comunistas serían muy buenos si no fuera porque mataron algunos curas".

La opinión de mi padre, que acudió a verla en cuanto le dijeron que aparecía Isidoro Zorzano, querido amigo de mi abuelo, fue mas contundente: "Para destacar las virtudes de San José María lo han rodeado de un panfleto de la memoria histórica".

Hadasita dijo...

Si la película va sobre el perdón, entonces sí que ha fracasado. Porque no veo perdón en la chica que aborrece a Manolo hasta el final; no veo perdón en el periodista, que medio-se reconcilia a la fuerza con su padre porque se muere, que si no le quedaba rencor para toda la vida, y que encima le dice a su mujer que eso de rezar por él tururú. No veo perdón en el padre del periodista, que nunca quiso al hijo por ser hijo del hombre al que odiaba. No veo perdón entre Manolo y San Josemaría (si he de sobreentenderlo del "me queda besarte el culo", pues apañada voy). Que no, que no es una película de perdón y reconciliación: hay intentos mediocres, con algún remordimiento y muchos odios que no dejan vivir, pero sólo eso: dragones, muchos dragones, pero poquita redención... Del perdón cristiano, fuente de alegría, de vida, como lo plasmó el mismo director en La Misión cuando a Rober de Niro los indios le cortan el peso de sus propias armas-pecados, ni sombra... Una pena.

Papathoma dijo...

Bueno, Hadasita: el camino hacia la reconciliacion no es facil... La historia que resulta bastante dura es la del rencor y celos encarnados en Manolo, pues se muestra hasta que punto pueden destruir a la persona y a los que estan a su alrededor.

Es realmente dificil perdonar a Manolo, con lo egoista, falso y dañino que ha sido toda su vida. Pero finalmente le reconcilia un acto de humildad, al reconocer -en su vision de Josemaria- que este tenia razon (de ahi su ironia al recordar la frase que citas); su humillacion le lleva a recibir el perdon de su hijo y libera a este del rencor que siente hacia su padre.

Almudena dijo...

La vi ayer. Me resulta más interesante que el tema del perdón, la importancia de la autenticidad en las decisiones que se toman en la vida, hasta qué punto es vital saber quién se es y dónde se está para no ser presa del entrorno o de los vaivenes de la vida. Una misma vida que puede convertirnos en santos o en monstruos, en felices o desgraciados.
Por lo demás, cine bien hecho en general y agradable de ver (algo que no abunda)

Nico dijo...

Manolo Torres está inspirado en un seminarista con el que el "blandito" Josemaría tuvo una pelea en su día, como se refleja en la película.