domingo, 28 de octubre de 2012

En el año de la fe (9)


...Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos
Dios de Dios.
Ahora más que nunca hay que repetir a las gentes que Jesús es Dios; que su humanidad santísima alberga toda la plenitud de la divinidad, como escribió San Pablo. No es “un hombre más”, ni un símbolo de nada.
Yo antes no creía, pero me encontré con Jesús en un retiro espiritual hace ya quince años. Allí descubrí que mi basura era sólo eso, basura. Confesé mis pecados, e hice mi primera Comunión. Como Santo Tomás Apóstol le repetí muchas veces: “¡Señor mío y Dios mío!”  Dios de Dios, Dios verdadero del Dios verdadero. 
(Por favor, don Henry, no ponga mi nombre).
De acuerdo; te llamaré Tomás


6 comentarios:

Cordelia dijo...

Gracias.

Altea dijo...

¿Don Henry? Entonces es una chica.

Antuán dijo...

Todos tenemos nestra propia historia primero gracias a mi padre que decia que se encontró con Dios en la oscuridad de la mina y luego personalmente cercano mi encuentro con Dios verdadero. Adiosle

pacita dijo...

PRECIOSO!!!!!

Miriam dijo...

Altea Holmes, no sé si será acertada o no, pero me parece genial tu deducción. Ja ja

Sobre el testimonio, como Cordelia, un enorme gracias, Tomás.

Relicary dijo...

Existe la expresión "se va a liar la de Dios es Cristo". Viene de la polémica desatada al afirmar esta realidad en un Concilio (no recuerdo cuál).

Hoy seguimos escandalizando al personal por nuestra Fe (cuántas cosas del Evangelio se relacionan con esta idea) y no debemos parar: Dios de Dios y Hombre, un Hombre como nosotros que bajó de más arriba.

<>

Genial reflexión Tomás.