lunes, 15 de junio de 2015

Semillas

—Somos semillas de Dios y Él quiere que demos fruto  —dijo ayer mismo en una tertulia el prelado del Opus Dei—.
Tomo nota de la imagen, y pido al Señor
  • Que nunca nos rebelemos si alguna vez debemos estar bajo tierra, ocultos como la semilla;
  • Que no seamos impacientes; la semilla tarda en germinar.
  • Que soportemos la tristeza del otoño y las inclemencias de los inviernos: habrá nieve, granizo, escarcha, pero la tierra que nos oculta será también nuestro abrigo.
  • Que no tengamos miedo a rompernos ni a morir sin ver el fruto; ya que "si el grano de trigo no muere queda infecundo".
  • Que nuestra muerte produzca nuevas plantas y cientos de semillas jóvenes que sigan alimentando a os hombres.
  • Que no envidiemos a las plantas sin raíces, que son parásitas de otras plantas. 
  • Que nos dejemos lanzar lejos por la mano del Sembrador.
 

8 comentarios:

Papathoma dijo...

Así sea.

Rosal dijo...

Que así sea.
Me uno a su petición

Anónimo dijo...

Nunca me había fijado en el detalle de que si la semilla no muere no dará frutos. Me lleva a pensar que no basta ser y saberse pequeño delante de Dios, como una semilla entre millones de ellas. Es que además si la semilla no muere,si no deja de ser, si no se
aniquila y pierde su vida como semilla, no produce frutos!! O sea que no cumple la función que se espera de ella.
Desde ahora, Jesus, me hago semilla pequeña y me pongo en tus manos para morir y ser útil. Abandono total.
(Comprenderéis que esto tiene que ser anónimo)

Anónimo dijo...

Mi prototipo de semilla que conocí, pero no traté, en el siglo XX se llama San Josemaría.
Tantos años, 47, de intensísmo trabajo y no ver en vida la realidad jurídica de lo que fundó.
Sí, ya sé que me dirán, que al final de su vida fueron miles en España, Portugal, México, Argentina, Chile, Venezuela, Perú, Guatemala.... quienes le vieron, sí, pero eso fue al final. Los norteamericanos tienen un dicho que cito en castellano: hagan números entre lo que vivió y los años que le vimos. Yo saco que fueron cinco años contando su visita a México hasta su muerte y como estamos en junio, su mes, lo propongo de ejemplo de semilla que vaya si dio fruto.
Con mucho cariño a todos, Pedro, desde el Centro de México

Lucia Quilaqueo Maulén dijo...

Yo igual me uno a su petición

Cristina. V dijo...

Tomo nota de sus peticiones.
Gracias.
Anonimo, bonita reflexión .

Cordelia dijo...

Gracias

antuan dijo...

Los que somos gente de campo sabemos lo que es plantar y ver crecer la semilla aunque entender porque tiene que morir. Es un misterio como la vida misma
.lo importante es el resultado. Adiós le