jueves, 27 de noviembre de 2008

Pájaros de jaula


Sí, creo que era éste

Se había posado en un saliente de la fachada, justo encima de la ferretería. Era un pájaro relativamente grande de varios colores con una cresta roja muy llamativa.

—¿Y tú quién eres?

Si el estrépito del tráfico y las voces de la calle no lo espantaban, tampoco se alarmaría si yo me acercaba un poco más. Así que atravesé la calle y me coloqué justo debajo del pájaro.

—Tú no eres de aquí, ¿verdad?

A simple vista parecía un ave de la amplia familia de los "cardenales"; pero no era el típico cardenal norteamericano. Le pregunté si venía de Colombia, pero, aunque tengo la buena costumbre de hablar con los pájaros, todavía no he conseguido que me responda ninguno.

En ese momento salió una señora de la ferretería.

—¿Qué es?

—Si no vuelve pronto a su casa, morirá. Es un pájaro de jaula.

Inmediatamente me arrepentí de haber insultado así al cardenal. ¿Hay "pájaros de jaula"? ¿Acaso no han sido creados todos para vivir en libertad? ¡Pobres pájaros encarcelados, condenados a cadena perpetua, incapaces de vivir fuera de su prisión!

Pensé en el centro de bachillerato que atiendo. No es una jaula, sino un ámbito de libertad en el que tratamos de enseñar a los chicos que vale la pena volar con las propias alas, sin miedo a los peligros del ambiente. Educar no es encarcelar a los niños para que estén más seguros. Es formar la musculatura del alma, entrenarles para el vuelo de la vida. Y soltarlos.

Sólo pido al Señor que nunca olviden el camino de vuelta; que regresen alguna vez a repostar.



7 comentarios:

Anónimo dijo...

A repostar no sé, pero volvemos porque por mucho que despotriquemos (actividad propia de los adolescentes) se está estupendamente. Tengo unos recuerdos estupendos de Fomento y recuerdo con cariño hasta a las más "bruja" de las profesoras. En concreto, a esa, con más cariño. Además es una maravilla lo que les alegra reecontrarse con antigüas alumnas...

Cambiando de tema. Me acabo de terminar un libro sobre la Libertad de Jutta nosequé (Buergraff o algo así) precioso y en el último capítulo escribe sobre la "educación en libertad". Me parece que el libro tiene una sicología buenísima y cuenta en versión extensa las "opciones de vuelo".

Vuelvo al curro...

eligelavida dijo...

Me gusta eso de “formar la musculatura del alma, entrenarles para el vuelo de la vida. Y soltarlos”. Para mí, entrenar a los jóvenes para el vuelo de la vida, significa formarles en la verdad… y soltarlos. "Solamente la libertad que se somete a la Verdad conduce a la persona humana a su verdadero bien”. (Enc. Esplendor de la Verdad)

Yomisma dijo...

Ay! Don Enrique, cuantos educadores se entrenan para carceleros! Y nos intentan quitar a los padres la primicia de educar... Sobre todo con aquellos hijos que lo necesitan más. Encomiendenos para que seamos buenos instrumentos y dejemos volar a los hijos cuando estén listos.

FLIPANDO dijo...

Lo flipo con Kloster. Acaba de ver su foto de perfil y veo que tiene un blog propio.
En su foto parece un poco burro...

Luego leo en www.trozosdevidas.blogspot.com que lleva zapatillas de deporte Masai.

Estoy tan flipada como María, salvo que María, que es más fina, seguro que simplemente se sorprende.

Lo flipo...

Boo dijo...

Me ha encantado y lo releeré cuando me vea guardando en el bolsillo la llave de la jaula.
Por cierto, si Kloster es como aparece, no creo que llegue muy lejos con esas zapatillas, creo que sería como enjaularle.

Inés Rozas dijo...

Me apunto a eso de que educar no es encarcelar a los niños para que estén más seguros.
Añado : es formar cabezas que sepan elegir en libertad.
¡¡Vaya reto!!

Galahad dijo...

¡Adelante con la educación!¡Ánimo a todos esos profesores que se esfuerzan por proporcionar a los niños y jóvenes unos valores claros, unos principios rectos y una orientación moral acertada!