miércoles, 10 de junio de 2009

El cárabo


Sigo en Riaza encerrado en el Albergue de Valdelafuente.‭ ‬Debería escribir algo en el blog,‭ ‬pero hasta ahora mismo no ha ocurrido nada digno de una reseña.‭ ‬He predicado,‭ ‬he dado dos clases,‭ ‬he confesado,‭ ‬y me he tomado un paracetamol,‭ ‬más que nada por comer algo.‭

Salgo al jardín.‭ ‬El cielo amenaza lluvia,‭ ‬pero ha cambiado el viento.‭ ‬Mi instinto‭ —‬que casi nunca acierta‭— ‬me dice que mañana llegará el verano.‭ ‬Si es así,‭ ‬al acabar el retiro que debo predicar,‭ ‬trataré de dar un paseo ornitológico por el hayedo de Riofrío.‭

Decido regresar a casa,‭ ‬pero,‭ ‬al dar la vuelta,‭ ‬oigo un ruido en el parterre que bordea el camino.‭ ‬Me detengo,‭ ‬giro la cabeza lentamente y allí esta:‭ ‬una rapaz nocturna fuera de sitio y de hora.‭ ‬Nada menos que un cárabo gordo y robusto como los de su especie.‭ ‬Mi presencia no parece alterarlo demasiado‭; ‬quizá es que no puede verme.‭ ‬Tiene los ojos entornados y mueve el cuello espasmódicamente.‭ ‬Se diría que le aprieta el cuello de la camisa.‭

El cárabo es un ave rechoncha de grandes pupilas negras.‭ ‬Quizá mida medio metro de altura,‭ ‬pero no tiene‭ “‬orejas‭” ‬como Homero,‭ ‬el búho real que preside mi blog.‭ ‬No es mi pájaro preferido,‭ ‬pero un ornitómano como yo debe levantar acta de estas cosas.

Lo tengo a menos de tres metros.‭ ¿‬Qué hago‭? ‬Hasta hoy sólo había visto un cárabo y fue precisamente aquí,‭ ‬en este mismo jardín,‭ ‬hace quince o veinte años.‭

—Oye,‭ ¿‬tú no serás pariente de aquel otro‭…?

Nada.‭ ‬No contesta.‭ ‬Y eso que lo he dicho bien alto.‭ ‬Tampoco se asusta ni hace ademán de marcharse.‭ ‬Al fin,‭ ‬doy una palmada enérgica y levanta el vuelo.‭ ‬Me interesa ver el tamaño de las alas y de la cola.‭ ‬En efecto,‭ ‬las alas son cortas y la cola es un buen timón para navegar driblando a los árboles del bosque.‭

Regreso a casa.‭ ‬Kloster,‭ ‬que también me acompaña estos días,‭ ‬me pregunta si he sacado alguna enseñanza de mi encuentro con el cárabo.‭ ‬Le contesto que sí:‭ ‬mañana,‭ ‬en la primera meditación del retiro,‭ ‬contaré mi aventura ornitológica.

‭—¿‬Y qué dirás.

‭—‬Elemental,‭ ‬mi querido Kloster.‭ ‬Tengo que decirles que hemos de ser contemplativos en medio del mundo.‭ ‬Y aprender a contemplar a los pájaros (lo digo completamente en serio) puede ser un buen principio.

10 comentarios:

Diana Márquez Luna dijo...

Pues a mí el cárabo casi me ha despertado, con un buen susto, es que tiene unas pintas...
Y estaba fuera de sitio y fuera de hora, no?, pues debe ser que se acoge a la movida del país, mucha marcha,...

Isa dijo...

Eso me recuerda que la otra noche, volviendo a mi casa con una amiga, el cielo estaba presioso: unas nubes entrecortadas tapaban y destapaban a la luna, que luchaba por salir de entre ellas; y nos quedamos las dos un buen ratillo contemplando la maravilla de la naturaleza, la preciosidad del cielo.
Es us usted un "as" de los pájaros...¡lo sabe todo!

Enrique dijo...

Es casi imposible no ver a Dios en la complejidad de la vida humana y animal. En la grandeza de la Física de los astros y los átomos. En la sutileza de las Matemáticas. En casi cualquier rincón de la ciencia... y en los pájaros.

Bernardo dijo...

Qué suerte, y qué suerte.

Con ese plumaje de camuflaje los daltónicos como yo no distinguiríamos un cárabo aunque nos picase la nariz.

chon dijo...

Algún consejo para hacer contemplación?

Anónimo dijo...

(Pregunta a las Criaturas)

¡Oh bosques y espesuras,
plantadas por la mano del amado!
¡Oh prado de verduras,
de flores esmaltado,
decid si por vosotros ha pasado!

(Respuesta de las Criaturas)

Mil gracias derramando,
pasó por estos sotos con presura,
y yéndolos mirando,
con sola su figura
vestidos los dejó de hermosura.

Anónimo dijo...

¿Cómo se hace para ver a Dios en los átomos?

Altea dijo...

Curioso, lo del cárabo. Su plumaje parece un tronco de árbol.

lolo dijo...

Mirar así es un regalo.
Pero si te paras y escuchas...hombre, no como don Enrique, que entiende tanto de pájaros. Pero algo sí se puede ver.
El silencio por dentro es buen camino. No sé, digo yo.

Blanca dijo...

Al 'anónimo' que quiere ver a Dios en los átomo:

Bueno, primero tendríamos que ver los átomos... Ahora en serio, ¿te gustan las imágenes microscópicas? Mira, entonces, el apartado "micro" del último concurso de fotografía científica Fotcienci08. Asombroso.

http://www.fotciencia.fecyt.es/votacion.aspx?Categoria=Micro&Min=1&Max=50#Ancla