domingo, 28 de junio de 2009

¿Un chiste?

Eso dice Alfonso, que esto es un chiste, pero a mi no me hace ninguna gracia: es sólo una fotografía de la realidad.


8 comentarios:

Isa dijo...

Pues sí, ya conocía estas imágenes, pues una amiga me las había mandadoy pienso que es una pena; ahora el niño suspende y "se la carga" el profesor...un vergüenza.

lolo dijo...

Es curioso cómo está de contento el niño, en la segunda viñeta. Y eso que las notas son las mismas.

A ver quién lo arregla luego. Al niño.

INÉS dijo...

Pues sí, así están las cosas, y el listón cada vez más bajo para no tener problemas...
Eso sí que es un suspenso para TODOS.

Altea dijo...

La profesora tendrá ocasión de reírse más adelante, cuando el chico cumpla los dieciséis y los padres se vean ahogados para cumplir las órdenes de su hijo.

Anónimo dijo...

Hoy, si el niño aprueba -cosa rara- todo es mérito suyo; ahora, si suspende, es demérito del profe.

Bernardo dijo...

Los padres de la segunda viñeta son el hijo de la primera viñeta. Estamos pagando ahora los errores del '68. Hay errores que se pagan a largo plazo. Generaciones perdidas.

Anónimo dijo...

Pues a mi me vais a perdonar pero me parece que en general somos de juicio y sentencia rápidos. Habría que hablar muucho del tema. Estoy de acuerdo con que actualmente hay actitudes violentas y de descarada falta de educación de padres y alumnos hacia los profesores o cualquier autoridad,que sólo se pueden entender como producto del esfuerzo que desde hace tiempo tienen algunos por destruir la familia- incluidos los propios padres que optan por dedicarse a conseguir los medios para vivir como la sociedad de consumo considera de "status", en vez de dedicarse a vivir del "status" que naturalmente poseemos-
Pero, creo de corazón que también habría que preguntar a los profes y colegios cómo se plantean un trabajo en el que el fin es conducir, ayudar a la persona a crecer. Si se lo plantean -en la práctica y para todos los alumnos-y qué medios utilizan, si toman en cuenta la capacidad y el bagaje individual, etc,
Se que es pedir mucho, pero también es verdad que la persona, toda persona tiene un valor infinito Y considero, que en esta profesión -la de la enseñanza- a veces, se tira con quien responde a los objetivos y en los tiempos marcados... ¿ y los demás? Cuando un hijo es de "los demás" con infinita paciencia y cariño deseas que el curso termine y el curso siguiente caiga en manos de uno con infinita paciencia cariño y objetivos individuales.

INÉS dijo...

No sé quien es ANÓNIMO pero da igual. Estoy completamente de acuerdo.
No todos los profesores son maestros y muchos educadores carecen del arte de educar.
También esto supone esfuerzo y no siempre es el alumno culpable de sus fracasos.
¿Quien le pone el cascabel al gato?
Dificil, dificil...