jueves, 4 de junio de 2009

El pedestal



Cada tarde lo veo sentado en la terraza de la misma cafetería y siempre lleva la voz cantante en el grupo de amigos que lo acompañan. Escribe en algún periódico importante, tiene un premio Nadal y, si no me equivoco, ha hecho teatro e incluso cine. Seguro que en Google estará su biografía, pero no me apetece buscarla.

Hace tiempo leí unos poemas suyos que me dejaron un regusto amargo. No quise saber nada más de él: uno tiene derecho a elegir a sus poetas de cabecera. Sin embargo su imagen inconfundible está bien grabada en mi memoria. Será por haberlo visto en televisión.

Hoy, como ayer, he pasado a su lado, y al llegar a su altura le he oído una blasfemia gratuita. Al girar instintivamente la cabeza se han cruzado nuestras miradas; la suya, fría, indiferente. La mía, asombrada y un poco triste: el viejo escritor se me ha caído de su pequeño pedestal. La altura era escasa; supongo que no se habrá hecho daño.


21 comentarios:

Mercedes dijo...

Si le pilla en un día mas revolucionario D.Enrique le puede preguntar en que momento de su vida se despisto de su segundo nombre (Angel Custodio) a lo mejor piensa en sus padres y para otro día es más reverente...a veces los jarros de agua fría funcionan.
Si hablamos del mismo creo que es Planeta no Nadal,pero da igual ,este caballero tiene la inteligencia mal encauzada.

GAZTELU dijo...

Seguro que no se ha hecho ni un rasguño.Desagraviemos
GRACIAS

Altea dijo...

O sea, que encima es viejo.

Enrique Monasterio dijo...

Quizá no hablamos del mismo, Mercedes. Éste ganó un Nadal

Isa dijo...

Cuánto hay que desagraviar don Enrique; en el fondo será un pobre hombre amargado...pues nadie es feliz de verdad si no tiene a Dios con él.

Mercedes dijo...

Sorry D.Enrique pensé que hablaba de
Antonio Gala.De todas formas hoy irá "un rezo"por el suyo y por el mío

chon dijo...

Algo a lo que no me acostumbro en Barcelona, después de 22 años aquí, es la cantidad de blasfemias usadas como signo de asombro.

Aparte de pedir perdón, no se que más hacer. Alguna vez he dicho en voz alta que me molesta, pero no ha servido.

Si las dicen sin animo de ofender, ¿siguen siendo blasfemias?

Marga dijo...

Una blasfemia gratuita...
En este caso, parece que es un grito de un alguien que no tiene quien le rece a Dios por él.
Que no se tiene ni a si mismo para hacerlo...
Bueno. Pues parece que se ha conseguido a unos cuantos para ello, ¿no?
¡Hecho!

Diana Márquez Luna dijo...

Eso tienen los pedestales, que quien no se los merece, se cae y se mata, o por lo menos se desportilla como los platos de porcelana. Lo cual es justo y nacesario. Es más, es nuestro deber y salvación:), bajarlos del pedestal.
Si blasfema, tampoco va a engrosar mi lista de "literatos baratos."

Yuria, más dijo...

leyendo ahora el comentario de Chon, es algo que también yo me cuestiono.
Una persona con buena base moral, no diría blasfemias; pero observo que mucha genta las dice como para poner algo en grado sumo, y no sé si éstas se consideran o no blasfemias. creo que entre la gente más joven, ni saben lo que signica "blasfemia".
Muchas veces he querido erradicar esta triste "costumbre", pero..., parece imposible.

Un saludo.

Enrique Monasterio dijo...

Es cierto que no hay que confundir las blasfemias con las puras irreverencias. Tampoco con ese afán estúpido de utilizar la Hostia para todo.

Anónimo dijo...

A veces también me pasa. Me formo una imagen de una persona, y luego se desmorona cuando la conozco de verdad. Creo que juzgamos mucho a primera vista...

Pierre Nodoyuna dijo...

Y digo yo, este señor que en teoría domina el español, pues es su medio de trabajo, no encuentra vocablos más audaces y originales que la blasfemia? A lo mejor el Nadal se lo dieron los políticos....

Anónimo dijo...

Con todo, alguien que procura hacer daño intencionadamente (en este caso herir los sentimientos de un inocente desconocido) creo que que equivoca totalmente en la vida. Y acertar en la vida es lo decisivo. Pero seguro que es un profeta progresista de la tolerancia y de la alianza de vivilizaciones.
P.D. Un ruego: en sus entrada no proporciones pistas (o diga de quién se trata)porque a mí me deja con la malsana curiosidad de quién es o deja de ser, y ya estoy investigando sobre ello Y perdiendo el tiempo. ¡y qué me importará a mí dicho autor con los magníficos poetas y novelistas que tenemos!

Enrique Monasterio dijo...

¡Anda!, me equivoqué: no ganó un Nadal. Fue solo finalista. Gano el Alfaguara, y no debió costarle mucho, poque era de la empresa.
Un anónimo me pide que no dé pistas. Vale.

Clara dijo...

¿Tiene perilla? Puff, qué curiosidad.

CRIS dijo...

Yo sé quién es...pero, no me extraña nada de nada...

Tirando de refrán..."No hay mayor desprecio que no hacer aprecio", aunque mucho me temo, que estós, por mucho que se caigan de mil pedestales, son de goma.

Un saludo

Enrique dijo...

¡Qué bonita acuarela!
En el lenguaje corriente, además de abundar las blasfemias, se ha sustituido el 'A Dios' por el 'Hasta luego'.
¡Ni Azaña en sus mejores sueños hubiera esperado nada igual!

Enrique Monasterio dijo...

Acertaste 9X9

María dijo...

A mi también me ha picado la curiosidad, jeje, y he investigado... ¿Será Arrabal?

Enrique Monasterio dijo...

No es Arrabal, María