sábado, 27 de junio de 2009

Mecachis, se me ha olvidado celebrar el solsticio de verano

Adorador del sol en plena faena
Ayer lo recordaba un sesudo comentarista por la radio. Primero explicó lo que todos sabemos: que hacia 21 de junio más o menos, la tierra se inclina 23 y pico grados en dirección al sol, lo cual produce unos días muy largos y unas noches muy cortas. Es lo que llaman el solsticio de verano.

A continuación, pasó a explicar cómo debe ser nuestra participación en el jolgorio de la naturaleza. Yo como iba al volante de mi bólido, no pude anotar las sugerencias del artista, pero retuve en la memoria que todas las “entidades” (sic) del Planeta hemos de unirnos a la alegría de la madre tierra en una celebración “pagano-natural” sin represiones ni contaminaciones de la moral judeocristiana. Toma del frasco.

La directora del programa ni siquiera se rió un poquito. Yo habría dado cualquier cosa por estar allí y decirle al druida en cuestión que a mí no me llama nadie “entidad”, que uno tiene estudios y es de Bilbao; que lo del paganismo natural es una cursilería y que pienso seguir contaminándome con la fiesta de San Juan, que está la mar de bien.

Siempre pensé que este país nuestro tenía un profundo sentido del ridículo y una sensibilidad especial para reírse de lo cursi.

Se conoce que me equivocaba.

9 comentarios:

Isa dijo...

Sí, por desgracia hay gente así...¡hay que reírse por no llorar!

Viator iens dijo...

¡Ay, Don Enrique! Pero si no ha hecho Usted más que empezar, atisbar apenas la grandeza cósmica de los nuevos ritos, difundidos perseverantemente por todos lo medios de comunicación. Le falta a Usted todavía rendirse devotamente ante la fértil belleza de la Pacahamama, hacer libaciones con leche de coco ante la serpiente emplumada y extasiarse (con la ayuda de algún producto natural, claro está) ante el gran espíritu de las praderas.

Y a mí que la cosa no me parece de risa... Ya le cuento otro día por qué.

Isa dijo...

¡Cuenta cuenta Viator...!

Pierre Nodoyuna dijo...

Y ahor ahabra que rendir homenaje a San Michael Jackson, como lo hicimos a Santa Diana de Gales.....

Isa dijo...

Jajajajajaja

Isabel Riñón dijo...

No os metais con Michael que a mí me ha ayudado muchas veces con sus canciones. Además, él tuvo sus rarezas, pero no tenían que ver con la madre naturaleza (mas bien al contrario, se oponía a lo que la madrastra naturaleza le dio).

De paganismo natural nada, que es una campaña en toda regla. Natural ha sido siempre la religiosidad.

Además, la adoración a la naturaleza es otra forma de religiosidad. Ahí tenemos al dios Ra, el del sol y el único que me sé de los egipcios. Y estas fiestas que ellos llaman paganas son las fiestas de los griegos y romanos que tenían dioses a punta pala. Las empezaron a llamar paganas los judios y después los cristianos, por oposición a sus propias fiestas. Si es que hasta para ser pagano hay que saber.

Eso sí, parece que eso de entregar corazones latientes a los dioses ya se está dando, como los de los no nacidos.

Pero lo de llamarle druida me parece genial.

Y yo creo que el paganismo como poco ha de ser interestelar y cósmico, nada de planetario. Eso es muy poco.

Historias del Metro dijo...

La verdad, la verdad, la verdad... es que a mí, más que risa, me da miedo. Si llego a ser yo la que le hace la entrevista, al terminar, le digo de corazón al tipo que deje las drogas pero YA.

Juanan dijo...

El neo-paganismo es una cosa muy seria. Sintoniza mucho con esta super-sensibilidad verde por la naturaleza, tan típica de los tiempos que corren. Hay otros neo-paganos que creen en "energías" (la energía es un concepto físico muy escurridizo y al que por tanto se le puede dar el significado que convenga con la seguridad de que seguirá teniendo su autoridad científica), y beben de la teoría de los Chakras o incluso de interpretaciones falsas de teorías de la física moderna, como la teoría de la Relatividad que desarrolló Einstein o el principio de indeterminación de Eisenber.

Y lo peor es que hay gente que se lo cree. Un amigo mío me pasó un libro, "Las nueve revelaciones" de un tal James Redfield, como si contuviera la esencia de la Verdad Absoluta. No os podeis imaginar la cantidad de burradas que dice. Y eso que aún no he sido capaz de terminarlo...

JUANMA SUÁREZ dijo...

Don Enrique, en España nos seguimos riendo de lo cursi, lo que pasa es que ahora, en esta (como decía alguien con una definición que siempre me ha hecho mucha gracia) "democracia bananera" que tenemos, las mentes bienpensantes de nuestro gobierno ya se encargan de decirnos de qué podemos reirnos y en qué debemos creer. De hecho, las nuevas generaciones, adecuadamente educadas con asignaturas convenientemente democráticas, sabrán todos los ritos necesarios para estar en consonancia con la naturaleza, y qué cabalgatas hay que seguir y apoyar como símbolo de modernidad, tolerancia y respeto...

Y reconozco que a mí me atrae eso de reunirme con un grupo de amigos la noche de San Juan para beber cerveza alrededor de una hoguera y después saltar por encima de ellas... Eso sí, a la mañana siguiente exigiré que me feliciten por mi santo...