viernes, 4 de junio de 2010

No hay d'Ors sin tres (*)

Caramba con d'Ors. Nunca habría pensado que la breve "viruta" de su taller que incluí anteayer en esta página iba a provocar semejante revuelo. Y eso que he rechazado 10 comentarios porque la mitad de los comentaristas se iban por las ramas y el resto, más que opinar, descalificaban a todo quisqui.

Bueno, pues ahí tenéis otras dos virutas. Como ya dije, me lo pasé muy bien con este libro.

"Mundo actual: como en los espejos del callejón del Gato, sólo aparecen con buena figura los que son deformes."

"Otro de los peligros de la democracia: que hace que muchos confundan la potencia de los micrófonos con la verdad"

(*) Prometo no volver a hacer juegos de palabras tan espantosos como éste


7 comentarios:

Anónimo dijo...

Claro,... y otro peligro es que unos confundan la libertad con el libertinaje y la libertad de opinión con el insulto y la laicidad con el laicismo y la libertad de cátedra con el adoctrinamiento y quizás la democracia no es sino la dictadura del número...
No hay régimen perfecto pero, con todo, es preferible a cualquier tiranía. ¿O acaso el viejo Platón tenía razón: gobierno de los mejores Y de los más sabios?
ROPEGRA

Carlos García dijo...

Lo de los micrófonos debe ser por Chávez y Castro, muy demócratas ellos, que callan o cierran los medios que dicen cosas distintas a la 'pravda' del poder.

Juana la Loca dijo...

De verdad Ropegra, que esto es preferible? No será que se parece mucho a una tiranía? Podríamos denominar el sistema actual como tiranía de partidos y no nos quedaríamos cortos. No hay ociones reales para elegir democráticamente. Es como si te dieran a elegir entre morir y perder la vida.

c3po dijo...

En mi modesta opinión, el argumento del volumen y los micrófonos no tiene nada que ver con la democracia, porque puede decirse lo mismo de las dictaduras (por ejemplo).
El verdadero problema es el del relativismo, el de formar la verdad a mano alzada, el de confundir cualquier explicación con una justificación.
Ya lo dijo "el otro": Las cosas son lo que son, y no lo que nos gustaría que fuesen.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=nqno8H-mjeY&feature=player_embedded

En ese enlace hay un político que habla con convicción,desde la razón y el corazón, desnundando la hipocresía y la mentira, -que no es poco-
Creo que es interesante. No todo está perdido.

Yuria dijo...

Amanece, D. Enrique, lo demás no importa.
Al final, nos iremos sólo con el cuerpo y ni éste nos pertenece.

Chao.

Patricia Jáuregui dijo...

Muy buenas las virutas!
Y nada despreciables, porque un buen fuego se comienza a encender con pajitas, con virutas de madera que se encienden y propagan su calor incendiando a otros!