jueves, 24 de junio de 2010

Otra vez Raquel


He hablado aquí varias veces sobre Raquel. Ella lo sabe y no le importa. Al contrario, se ríe y dice que así a lo mejor le sale un novio.

—Como a Belén Esteban, que es más fea que yo y ahí la tiene…

Raquel es la mendiga más joven de la zona. Hace un par de años le regalé una muestra de perfume que me dieron en la droguería, y desde entonces casi somos amigos, a pesar de que desaparece de vez en cuando. En estos casos yo me hago la ilusión de que ha encontrado un trabajo algo más digno.

Raquel tiene un hijo de cinco años, que se llama Pedrito, que está medio tutelado por el Ayuntamiento desde que su padre fue a la cárcel. Ahora, Pedrito vive con una tía casada, pero de vez en cuando aparece también con su madre.

El caso es que anteayer Raquel volvió a su puesto de mendiga con un embarazo más que evidente.

—Oye —le dije— no sabía que estabas esperando un niño…

—Es que me ponía el vestido de disimular, y además usted no se fija en nada.

Ya no pude pararla. Me dijo que va a ser niña, que ya se llama Coral, porque ella ya le ha puesto ese nombre; que su padre es un “descoordinado”; que está muy contenta porque, con el embarazo, le dan más limosna y, cuando nazca la niña, seguro que encuentra algo, porque sabe hacer cuentas y presentarse bien.

—¿Y bautizarás a Coral?

Me miró con cara de asombro y en voz baja me explicó:

—A Pedrito nadie me lo quería bautizar.

—Bueno, Raquel, ya hablaremos.

18 comentarios:

Carmen Lilia dijo...

jajajajaja, que lección me ha dado Raquel, me rio de mi, que me ahogo en un basito de agua.... VIVA RAQUEL Y PEDRITO Y CORAL...

Anónimo dijo...

Está claro por que Dios la ha puesto en su camino. AC

Isa dijo...

Madre mía, pobre Raquel, me da penica; rezaré por ella y por Coral y Pedrito, que falta le hacen...A ver si le saliera un trabajico a Raquel...

Anónimo dijo...

Pedro Muriel:

Eso padre, usted no se preocupe de que se ponga un preservativo la próxima vez o de que tenga más cuidado, sino de si va a bautizarlo, madre mía que mundo este.

Enrique Monasterio dijo...

Tienes razón, Pedro (suponiendo que te llames así). ¡”Qué mundo éste”!: hay personas que, ante una mendiga embarazada, sólo piensan en el preservativo y en que tenga cuidado “la próxima vez”. No es prudente que los mendigos se reproduzcan. Y, si los niños ya están concebidos…, mejor abortarlos que bautizarlos. ¿No te parece? Ya hay demasiados mendigos en el mundo.
Lo comprendo. Así que, según tú, yo tendría que haber reñido a Raquel por imprudente y decirle que ni se le ocurra bautizar a su hija. ¿Algo más?

Magda dijo...

Padre...que ejemplo para aquellas mujeres, que teniendo un trabajo, un lugar donde vivir, donde comer, donde dormir... sin embargo abortan, ésta mujer en su poco y nada, aún así espera a Coral... Bendecida sea..

Anónimo dijo...

Querido anónimo, yo creo que lo que necesita Raquel son "potitos" y no un chuletón de 1/4 kg..... es decir, cariño a chorros, apoyo y comprensión; el resto... no digo que no sea importante, pero ahora, curar lo que hay y lo que viene en camino. AC

Altea dijo...

Ostras, ¿será verdad eso de que nadie quería bautizar al niño? Me consta que últimamente hay muchas trabas para bautizar y confirmar a la gente cuando no se tiene claro de qué parroquia son. Sucedió con la hermana de una amiga mía. No la confirmaban, hasta que un día asaltó literalmente al obispo a la salida de la catedral, le expuso el caso, regresaron a la sacristía y allí mismo la confirmó. Si no, hasta ahora.

Vila dijo...

Pues voy a ser crítica. Me ha dado verdadera lástima que nadie quisiera bautizar a Pedrito. En mi humilde opinión, creo que todos los niños tienen el derecho a ser bautizados y darles la oportunidad de ser verdaderos hijos de Dios. El es Padre, y estoy segura que no exige condiciones para acoger en sus brazos a un niño en el bautismo. ¿Todavía estamos con que no se bautizan a los niños si no se garantiza una educación cristiana?, pues bien vamos.
Me ha recordado, con tristeza, hace 25 años cuando mis padres solicitaron el bautismo de su nieta de 2 años, al cual mi hermana accedió para darles contento, y así se hizo al ser ellos (files católicos)los padrinos de mi sobrina. ¿no hemos avanzado desde entonces?....

D.Enrique estoy segura que cuando nos comunique el bautizo de Pedrito y Coral, todo el globo tendrá un día de fiesta y júbilo.

Por cierto, muy buena respuesta a Pedro.

Anónimo dijo...

No se enfade padre,posiblemente más de uno hemos pensado que no debería haberse quedado embarazada.Sin embargo estoy de acuerdo con usted en que ahora hay que preocuparse de la madre y de la niña.

Historias del Metro dijo...

"Pedro Muriel", no parece que a Raquel le importe tanto tener una hija. Es más, parece que está ilusionada. Quién sabe si esta hija no le cambiará la vida. No sabemos nada, y es muy cruel hablar de preservativos cuando el bebé ya existe y no hay marcha atrás. Es cruel para el niño, y una falta de sensibilidad terrible para con la madre.
Pienso que toda vida merece ser vivida e incluso las más duras pueden tener la oportunidad de encontrarse con gente que les eche una mano y que su suerte cambie, eso nunca lo sabremos. Madre mía, "qué mundo éste", como tú dices, cuando juzgamos las cosas siempre desde fuera, con nuestros anteojos de la comodidad y de sabelotodo.

@juliorob dijo...

Vida real: los padres sufren ante el futuro de su única hija con retraso mental que lógicamente cuidan mucho. Ante el susto de sus padres descubren que espera un hijo de un desconocido. Este hijo fue exitoso y cuidó de su madre en el futuro con gran acierto, cariño y agradecimiento.

Bernardo dijo...

Raquel se pone el mundo por montera. Olé por ella, y le deseo toda la suerte del mundo. Que siga cruzándose en la vida con gente buena. (Y ojalá que cierto descoordinado se coordine un poco más).

Los hijos son un don para el que no hacemos méritos ni deméritos. Es igualmente equivocado concebirlos como un castigo que como un premio.

La visión antropológica católica al respecto es en mi opinión la más acertada.

Clara dijo...

Jo, don Enrique, me hace llorar.
Rezo por Raquel, Pedrito y Coral.

Almudena dijo...

Enhorabuena a Raquel. Debo ser una inconsciente de libro, pero pienso y siento que los hijos son un regalo de Dios -con o sin pan bajo el brazo-.
Sí, sin duda no me entero, pero también creo y veo que es el amor y no el dinero o las oportunidades lo que nos hace felices.

Papathoma dijo...

No se como explicar esto... No creo que Raquel se ponga el mundo por montera ni que de lecciones a nadie.

Raquel puede que este tan descoordinada como el padre de la criatura. ¿Conoceis de cerca alguna persona en esta situacion? Yo intento sacar adelante a un par de ellas y os aseguro que es harto dificil.

D. Enrique es sacerdote, es normal que le ofrezca lo que el le puede dar -aparte de sus consejos, su afecto...- Esto no es un cuento de hadas ni tampoco una ocasion mas de hacer demagogia.

Me alegro de que al menos ese bebe no haya acabado en el contenedor.
Pues si, felicidades D. Enrique, por interesarse por el bebe y por su madre.

(Espero que encuentre un trabajo y le dure).

Nico dijo...

Ni con los del preservativo ni con los del bautizo, coincido más con Bernardo, que a mi lo que más me llama la atención es que a estas alturas siga buscando novio. ¡Ojalá obtenga un novio (mejor si recupera el suyo) que la quiera y se preocupe por ella y los niños, porque esa limosna se renueva cada día! Ya lo dijo el poeta…

Maria dijo...

Bendita Raquel, bendito Pedrito y bendita Coral
D.EM: Espero aprender a tratar a todos los que se me cruzan, con la misma cercanía que usted.
Feliz día de S.JME