sábado, 2 de octubre de 2010

26 años, gracia de Dios y buen humor

Tenía 26 años, gracia de Dios y buen humor. Y nada más. 
Dentro de unos minutos predicaré la meditación a un grupo de mujeres de la Obra con motivo del aniversario de la Fundación del Opus Dei, y creo que estas doce palabras me servirán de esquema para hacer la oración en voz alta delante del Sagrario.
Alguien habló una vez de esos "momentos estelares de la historia" en los que "todo" estuvo pendiente del sí o el no de un solo hombre. San Josemaría era un chiquillo; pero de su sí a la llamada de Dios dependían tantas cosas: cientos de miles de personas entregadas a Dios en medio del mundo y millones de hombres y mujeres de los cinco continentes que recibirían su espíritu. Un apostolado capilar desde la misma entraña de la sociedad. Y miles de sacerdotes (¡mi propia vocación!). Y colegios, universidades, centros de formación profesional...
John Coverdale relata así lo que ocurrió aquel día:
El martes 2 de octubre de 1928, fiesta de los Santos Ángeles Custodios, era el segundo día de unos ejercicios espirituales organizados para sacerdotes diocesanos en una casa que los Padres Paúles tenían en lo que entonces eran las afueras de Madrid. Los seis sacerdotes que participaban en aquella tanda ya habían celebrado Misa, desayunado y también habían rezado juntos parte del breviario correspondiente a aquella jornada y leído algunos pasajes del Nuevo Testamento. Hacia las 10 de la mañana, el joven sacerdote Josemaría Escrivá, de 26 años, se dirigió a su habitación.
Allí, solo, se puso a revisar y ordenar algunas notas personales de los últimos años que había llevado consigo. En ellas, había escrito una serie de gracias e inspiraciones divinas que Dios le fue concediendo como respuesta a diez años de intensa oración en los que había hecho suyas las palabras que el ciego del Evangelio dirigió a Jesús cuando le preguntó qué quería: "¡Señor, que vea!". Escrivá tenía la seguridad de que Dios quería de él algo concreto, pero las mociones que tuvo hasta la fecha eran tan incompletas y parciales, que a duras penas podía intuir lo que el Señor verdaderamente deseaba. Con el paso de los años, era frecuente que describiera esas gracias recibidas antes del 2 de octubre de 1928 como "barruntos" de lo que Dios le pedía.
En el preciso instante en que las campanas de la cercana iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles repicaban alegremente para celebrar la fiesta del día, aparecieron de pronto las piezas que faltaban para completar una imagen que ahora veía con nitidez. Escrivá vio cómo Dios quería que hubiera una porción de la Iglesia, compuesta por gente de toda condición, que se dedicara a incorporar a su vida -y lo comunicara a su vez a amigos, vecinos y colegas- el fascinante mensaje evangélico de que Dios llama a todo el mundo a la santidad, sea cual sea su edad, condición social, profesión o estado.
En una anotación recogida por Escrivá en 1930, en lenguaje casi telegráfico, se resume el contenido de la visión que tuvo el 2 de octubre de 1928: "Simples cristianos. Masa en fermento. Lo nuestro es lo ordinario, con naturalidad. Medio: el trabajo profesional. ¡Todos santos!".
El escritor francés Francois Gondrand nos ha legado una versión más poética de la misma idea: "miles, millones de almas que elevan sus oraciones a Dios en toda la superficie de la tierra; generaciones y generaciones de cristianos, inmersos en toda clase de actividades humanas, ofreciendo al Señor sus tareas profesionales y las mil preocupaciones de una vida ordinaria; horas y horas de trabajo intenso, constante, que sube hasta el cielo como un incienso de agradable aroma desde los cuatro puntos cardinales... Una multitud formada por ricos y pobres, jóvenes y ancianos, de todos los países y de todas las razas. Millones y millones de almas, a través de los tiempos y a lo largo del mundo... Un latir invisible que recorre y riega la superficie de la tierra".
No sabemos si la visión que tuvo Escrivá se parece más a la austera nota escrita en 1930 o a la lírica versión recogida por Gondrand muchos años después, pero siempre que hablaba o escribía sobre los sucesos acaecidos aquel 2 de octubre de 1928, sus palabras eran invariablemente breves y esquemáticas. Con frecuencia, el suceso quedaba zanjado con la lacónica expresión: "Vi el Opus Dei".
En un documento del 2 de octubre de 1931, el más antiguo que se conserva con una referencia a la fecha fundacional, Escrivá comenta: "Recibí la iluminación sobre toda la Obra". Esa iluminación comprendía una “idea clara general” de la misión encomendada, aunque sin incluir todos los detalles. En otra ocasión Escrivá nos dice: "Dios nuestro Señor me trató como a un niño; no me presentó de una vez todo el peso, y me fue llevando adelante poco a poco. A un niño pequeño no se le dan cuatro encargos de una vez. Se le da uno, y después otro, y otro más cuando ha hecho el anterior. ¿Habeis visto cómo juega un chiquillo con su padre? El niño tiene unos tarugos de madera, de formas y colores diversos... Y su padre le va diciendo: pon este aquí, y ese otro ahí, y aquel rojo más allá... Y al final ¡un castillo!"
 John F. Coverdale, "La fundación del Opus Dei"

21 comentarios:

filosofo dijo...

D. Enrique,

Felicidades por este gran día.

Saludos

Antuán dijo...

¡Felicidade! a todos xq esto es universal. es un poco largo lo leeré a la tarde.mequedo con los años que nos quedan por vivir que son muchos, si Dios quiere para servir, la gracia de Diosy buen humor. y me voy a desayunar algo xq tengo un sueño. queria madrugar más y rezar a la Virgen pero apague el despertador y el movil despues de lo que me costo poner anoche la alarma. que llame a mi hermana y ya estaban en el primer sueño, bueno mi madre fuera de combate con la pastilla de dormir a Dios gracias. Adiosle y a celebrarlo.

Papathoma dijo...

Muchas felicidades!
Me unire a su oracion para dar gracias.
Que disfruten de su fiesta! (Tambien es un poco nuestra...)
;)

Vila dijo...

Felicidades a todos los globeros que quieran aceptarlas, y feliz día!!.

Me uno a las oraciones de agradecimiento.

duquesita dijo...

felicidades x este gran dia.todos estamos llamados a ser santos .un saludito

Miriam dijo...

¡Qué fuerte como un instante puede cambiar la vida, no sólo de una persona, sino a lo largo del tiempo, influir en la vida y en la felicidad de tantísima gente¡¡
Felicidades¡¡

Anónimo dijo...

Muchas felicidades. Gracias a él mis hijos van a los mejores colegios, tienen unos profesores estupendos cuya dedicación no se paga con dinero y me ayudan en la educación de mis hijos como no se hace en otros colegios.
Chon.

eligelavida dijo...

Un don de Dios para la Iglesia y para el mundo!

melina dijo...

Felicidades D Enrique!!

Almudena dijo...

Felicidades a todos. Esta mañana, sin conocer este aniversario, pensaba yo que debe ser muy duro ser ángel custodio y que no te hagan ni caso por más que sugieras y sugieras el camino mejor... y ahora pienso yo, ¿No se mosquearan un poquito los ángeles a quienes les asignan almas rebeldes viendo cómo escuchan y obedecen otros?

Anónimo dijo...

Es nuestro gran día. Felicidades a tod@s y a seguir pidiendo vocaciones y perseverancia.

Antuán dijo...

Aprovecho un rato antes de ir hacer tortillas. Eso del lenguaje telegrafico me recuerda cuando ibamos a recoger algun telegrama que venía de los tios de Francia o algún paquete. Una escalera estrecha y onscura. Ahora está enfrente el Mercao y la biblioteca. pero era un notición y alegría me imagino lo que sería para el Padre semejante "bombazo" después de tantos años rezando y el sonido de unas campanas más en la fiesta de los angeles y su Patrona a ná de distancia ¡como pa echar a correr! el otro día que llame a mi madre xq pense que mi hermana se habria ido a Misa, se oian x el telefono el 2º toque de las campanas. Estamos a 2 calles. siempre le digo que rece cuando las oiga. Mi padre siempre iba a Misa y pedia x todas esas grandes intenciones. seguro q. lo seguira en ello. Me alegro por todos.tengo que irme el deber me llama. Adiosle.

Anónimo dijo...

Muchísimas felicidades!!

yomisma dijo...

Chon: donde están esos colegios tan buenos y tan baratos?!

Anónimo dijo...

Yomusma,en Pamplona ese colegio tiene un nombre ;Irabia

GAZTELU dijo...

Querida Yomisma, los colegios de fomento están presentes en toda la geografia española.
No sé donde vives pero en Madrid hay unos cuantos pero de baratos no tienen ná aunque los hay muchísimo más caros pero si es cierto que los que llevamos a nuestros hijos a colegios de fomento no podremos nunca agradecer la dedicación,cariño y profesionalidad con que nos ayudan a educar a nuestros hijos, sin menospreciar al resto de los colegios.

Creo que a eso se refería chon con su comentario

Anónimo dijo...

Creo que tanto Gaztelu como el anónimo no han cogido el tono irónico del comentario de Yomisma. !Claro que conoce los colegios de fomento !. Deben de no recordar que ella es antigua alumna de Aldeafuente. Y de las que lo recuerda con cariño.

Su ironía , al menos yo la entendí así, se refiere al coste económico ¿baratos?, no eso no. Pero Chon tampoco quería decir eso, pues es cierto que no se paga con dinero el agradecimiento que tenemos a cómo educan a nuestros hijos en esos colegios. En eso Gaztelu sí que has acertado, en mi opinión.

Vuelvo a dar gracias a Dios porque sin el SI de SJM nunca hubieran existido y la sociedad tanto de españa como de otros países sería diferente.

yomisma dijo...

Las ironías, o se pillan o no se pillan.... Vivo en USA, mis hijos van a un colegio parroquial con el que estamos muy contentos. Y no lo cambio por uno de fomento, con todos los perdones. Ah! Y no soy antigua alumna de Aldeafuente. Solo antigua becaria y cuando Aldeafuente NO era de Fomento todavía.... Pero eso es otra historia muy larga....

Anónimo dijo...

Yo insisto que en el colegio Irabia van familias de todos los estratos economicos, además Irabia es obra corporativa del Opus dei.Fomento es otra historia ...y otra empresa

Chon dijo...

Yo no he dicho nada sobre el coste de los colegios de mis hijos. Yo me refería al tiempo y cariño que los profesores dedican a los niños, dentro y fuera del colegio. Y que se puede hablar con ellos de cualquier aspecto relacionado con la educación de los hijos porque no se quedan solamente en el plano académico sino que se puede profundizar mucho más. Saber que tenemos ese apoyo en el colegio, que les están diciendo lo mismo que nosotros en casa y que no nos están quitando nuestra autoridad de padres es una gran ayuda hoy día que a veces nos sentimos muy solos luchando contra todo.

Anónimo dijo...

Yomisma, dame más datos que te temgo que conocer. También fui al Aldeafuente "de antes" y me sigue pareciendo el mejor colegio ever!. Eso fue una familia no sólo por el sentir, que así continúa siendo, sino por el número (éramos pocquisimas) y tuvimos unas profesoras geniales. Tengo unos recuerdos fantásticos y sólo fantásticos.
Además puedo asegurar que mis geniales amigas de entonces hoy son todavía mejores. Mejores amigas y mejores personas.
Detesto la adulación desde lo más profundo de mi ser y no suelo decir las cosas agradables a la cara- aunque con la edad he ido aprendiendo- pero lo del cole, ese cole, era así.
Además siempre estaba el confesionario para escaparse de clase de lengua