martes, 12 de octubre de 2010

El puente


El Diccionario de la academia describe con sumo respeto y minuciosidad el sustantivo “puente”. La primera acepción y madre de todas las demás, es bien clara: “construcción de piedra, ladrillo, madera, hierro, hormigón, etc., que se construye y forma sobre los ríos, fosos y otros sitios, para poder pasarlos”. Nuestros académicos (por cierto, hay que ver lo mal que escriben) reconocen que puede usarse tanto en masculino como en femenino. No parece que la ministra de igualdad haya tenido que ver con esta historia.
Las demás acepciones fueron, en origen, metáforas felices que, a base de repetirlas, han cristalizado en la prosa diaria. Así, llamamos “puente” a la  tablilla colocada perpendicularmente en la tapa de los instrumentos de arco, para mantener levantadas las cuerdas; a la pieza metálica, generalmente de oro, que usan los dentistas para sujetar en los dientes naturales los artificiales; a la conexión con la que se establece la continuidad de un circuito eléctrico interrumpido; al ejercicio gimnástico consistente en arquear el cuerpo hacia atrás de modo que descanse sobre manos y pies; a la pieza central de la montura de las gafas que une los dos cristales; al arco de la parte interior de la planta del pie; a cada uno de los dos palos o barras horizontales que en las galeras o carros aseguran por la parte superior las estacas verticales de uno y otro lado, etc.
Uno, que sabe de lenguas extranjeras lo justo y necesario para pedir socorro, supone que en otros idiomas el vocablo tendrá también numerosas derivaciones; pero algo me hace pensar que quizá sólo en castellano usamos ese término —y lo ponemos con mayúscula— para referirnos al “día o serie de días que entre dos festivos o sumándose a uno festivo se aprovechan para vacación” (Lo dicho: qué raro hablan los académicos algunas veces).
En cualquier caso resulta indudable que los españoles tenemos vocación de pontífices; es decir, de hacedores de puentes. Nada más abrir el calendario anual, académico o laboral, investigamos “en qué caen” (como si los días cayeran de algún sitio) esas fiestas que pueden aprovecharse como pilares básicos en la construcción de puentes: el 12 de octubre, el 6 y el 8 de diciembre, el 1 de mayo, etc. Y es que sin puentes es imposible vivir.
Me diréis que el apego a los días de vacación no es exclusivo de España; pero sí que lo es, en cambio, esta modalidad que combina el destino ciego del calendario con la creatividad latina. En esta tierra nos inventamos ríos para crear puentes y vivir a su sombra.
Hay puentes oficiales, fijados por decreto del gobierno, y puentes libres o ilegales. Hay puentes civiles y puentes de origen religioso, que nuestras laicas autoridades respetan por la cuenta que les tiene. Hay puentes tradicionales y puentes de la posmodernidad. Hay puentes sencillos y puentes capaces de atravesar un mes de punta a punta sin desmayo. Hay puentes locales, puentes autonómicos y puentes estatales. El próximo mes de noviembre, por ejemplo, la Solemnidad de Nuestra Señora de la Almudena nos permitirá, sólo en Madrid, evitar un lunes, cosa que siempre se agradece.
Hay puentes de prestigio y tradición, más ibéricos que el jamón de jabugo. A ver quién se atreve con el súper puente sevillano, que une la Semana Santa con la Feria de abril; o con el acueducto de la Constitución y la Inmaculada, que, en ocasiones, salta prodigiosamente hasta las vacaciones de Navidad.
¿Y qué es la jubilación sino un largo puente que lleva desde el curro hasta la vida eterna?
—Grave error, colega. En el Cielo el puente continúa.
—No, querido Kloster: en el Cielo se vuelve al trabajo, como ya expliqué en otra ocasión; a un trabajo creativo y sin sudores, que nos asemeja al mismo Dios, y nos permite disfrutar sin sobresaltos de un descanso eterno.
—Así sea.

19 comentarios:

yomisma dijo...

No estoy de acuerdo en lo de trabajar en el Cielo. Por algo se llama "descanso eterno". Yo no pienso trabajar mas!

DAVID DIAZ CRIADO dijo...

hola yomisma, me gusta eso pero yo lo hubiera hecho al reves: mejor descansamos en la Tierra y luego trabajamos en el Cielo porque con eso no nos cansamos, ja.ja.ja.

Anónimo dijo...

La verdad, ahora no me preocupa que hacen el el Cielo; pero sí me interesa qué hacer aquí para llegar allí. AC

Guadalupe dijo...

En Chile, a esos días que ustedes llaman "puente" les llamamos "Sandwich" porque son como el jamón entre dos días de fiesta qe son los panes y aunque no heredamos de los españoles la forma de llamarlos, parece que si heredamos el gusto por los días "sandwich" ya que todos buscamos estos días en el calendario.
Pero parece que a los que hacen las leyes no les gustan tanto, decidieron que los días "sandwich" solo se perdía plata, porque ahora corrieron para los lunes, todos los feriados que originalmente "cayeran" en martes o jueves, por eso nosotros tuvimos fiesta ayer, en vez de hoy, por el día de la raza, y hoy trabajamos como si no fuera 12 de octubre.

Pollo con almendras dijo...

Puente entre los hombres y Dios son los sacerdotes =)

Almudena dijo...

Todo perfecto hasta que saltó a la vida eterna. Yo seguiré esperando el descanso eterno. Usted... si quiere trabajar... no seré yo quien se lo impida.

Miriam dijo...

Me apunto con Yomisma al descanso eterno¡¡¡

Antuán dijo...

Hola: d. Enrique me perdonará si le digo que agota al más pintao con tanta definición de puente y conste q. me lo lei entero xq tengo tiempo y musica, a ver si sale una q. me encanta y la zapateo aunque sea en playeras xq ya estuve jugando al padel un rato. Pero me gustan los puentes una vez estuve en Sevilla volviamos de Triana de ver al cachorro y la Trianera y nos sentamos a merendar antes de cruzar como siempre llevo papel y lapiz y dibuje el puente de Triana, en otra ocasión el de colindres x Santander ibamos en bici y me paré y quienes venian conmigo, fué rapido a dos colores boli azul y rojo los cables y otros. Ah por cierto el lunes cuando iba con mi hermana cuando nos dejo mi hermano cerca de la Virgen de Gracia para ir a Misa los pilares del puente del ave estaban pintados con 3 trozos de la torre de la jaula q. bajaba a las galerias de la mina y parte del interior. Mi padre tabajo alli, es muy duro, contaba pocas cosas pero alguna vez les toco sacar sacar a más de un compañero muerto, me alegro x estos hombres que rescatarán esta madrugada. gracias al empeño de muchos. ¿Alguien habló de la vida eterna? Bueno, vale pero todo a su tiempo.
¡Viva la vida! Carpe Diem! Adiosle

Juanan dijo...

Yo me apunto a lo de trabajar en el Cielo. El problema del trabajo terreno es que fatiga, pero cuando el Señor me vuelva a regalar mi cuerpo, esta vez glorioso, pienso emplearlo a fondo.

Además, no creo que haya motivo para aburrirse allá arriba, ¿no?

Papathoma dijo...

Pues yo si que querria seguir trabajando...eso si,sin cansarme, sin agobios para llegar a final de mes...y sobre todo sin los "inconvenientes" del trabajo: un jefe despota o un compañero/a con mala baba o...

Por lo demas, me encantaria.

Carolina dijo...

Y qué me dice de los caminos, originalmente son de tierra y nos llevan de A a B, pero nos apoderamos de la palabra para utilizarla en todo... el camino creativo, "los caminos de la vida" como dice la canción que no se refiere a un estrecho de tierra transitable... está también el camino del bien y del mal, el camino a la eternidad... yo creo que todos los seres humanos somos tan creativos que una palabra no puede definir sólo una cosa, sino que tienen que ser muchas para encontrarle sabor a la lengua.

GAZTELU dijo...

Yo me uno al comentario de Almudena y escribo aquí el epitáfio de la Tumba de D.Miguel de Unamuno:

" GUARDAME SEÑOR EN TU PECHO, MISTERIOSO HOGAR, PUES VENGO DESHECHO DEL DURO BREGAR".

Si llego algún día, he dicho si llego, me pienso "comprar una tumbona" mis libros, mi tabaco y mi ginebrita...y la música ya la tendré, celestial por supuesto.

Expléndida exposicíon o artículo de lo que es un puente en todas sus acepciones.
GRACIAS

Anónimo dijo...

Pues vosotros veréis, pero yo tengo bien comprobado que nuestros amigos y familiares que están en el Cielo, curran y de qué manera. Ultimamente les he puesto a trabajar de lo lindo y os aseguro que han currado y bien.

Allá vosotros si no utilizáis ese arma tan poderosa que tenemos en el Cielo para inteceder por nosotros.
Os recuerdo que mi madre es de las nuevas en el lugar y está currado de lo lindo y además le luce -será porque a los nuevos les hacen más caso tal vez?- no sé.

Vila dijo...

Se me fue el dedo, al anonimo anterior es Vila

Clara dijo...

Pues yo también estoy con yomisma, Almudena, Miriam y Gaztelu...

¿Será que las mujeres estamos creadas para la contemplación...?

Antuán dijo...

Oye Gaztelu lo de la tumbona si que está bien, y libros siempre llevo alguno hasta para dejar, el otro dia en el tren a una madre joven argentina q. se le hacia largo el trayecto, su hija se cas con un español y se quedan aqui me dejo su e-mail xq me bajaba. fumar: no gracias, paso, no me da el presupuesto. pero se pueden compartir tantas cosas, pienso. Por cierto acabo de ver: el limite . de ... vaya el q. hizo la Pasión, al final descubre la verdad pero muere y se reune con su hija y se pierden en la luz del pasillo del hospital. Esa luz y esa buena compañia ¿quien no la desea? Buenas noches. Adiosle

Historias del Metro dijo...

Me gusta más este fondo! "menos es más" dijo no sé quién. Jolín lo que dió de sí el anterior. Parece que para todo hay que ser "políticamente correcto"! Hasta su fondo parece serlo... jajaja.
Y me encanta que haya abierto el "debate" sobre si se trabajará en el cielo. Lo dejará el Señor al libre albedrío de cada uno? (si llegamos?) Yo creo que se trabajará, pero será un trabajo liberador, y desde luego no habrá jefes que pongan la nota triste, o desagradable. A veces pienso, después de hablar con tanta gente sobre sus trabajos, que lo peor para muchos no es el trabajo en sí, sino compañeros o jefes con caracteres difíciles.

Andrés dijo...

Señorías, el descanso eterno, es descanso.
Ahora bien, yo descanso con la ciencia, con el jardín, con el solecito, con los amigos, con el coche (y la moto), por los montes con la bici... en resumen: no solo el tumbarse es descanso...es cambiar de tarea por gusto.

Un saludico.

Anónimo dijo...

Vale Andrés te compro tu comentario,y efectivamente el descanso es cambiar de tarea por gusto.

Para mi el "descanso celestial" es todo lo que he puesto en mi comentario porque te aseguro que mi cambio de tarea en la tierra va a ser radical en el cielo, si el señor lo permite, por supuesto.

GRACIAS