miércoles, 20 de octubre de 2010

Algo del supermartes




Creo que llaman así en Estados Unidos a algún día importante de carácter electoral. Para mí, durante este curso, todos los martes serán súper.
Ayer empecé con un Retiro y terminé con una meditación y un maratón de confesiones. En medio, la gestión de una multa de tráfico, una visita al hospital y, en Los Olmos, cuatro citas obligadas: me presenté a unos señores jovencitos que resultaron ser padres de alumnos de educación infantil.  
Hablamos sobre sus hijos y me escucharon como si yo fuera el Oráculo de Delfos.  Antes había visitado las clases y me entretuve un rato con los de 4 años. Por el pasillo venía uno más pequeño corriendo como un gamo con la profe detrás.
-¡Voy a hacer piiiiisss!
Ojalá la vida fuese siempre así de sencilla.

5 comentarios:

Isa dijo...

Pues sí, sin tantas comeduras de cabeza de ver cómo voy a quedar, me han mirado, tengo que llegara a tal sitio en 5 minutos y no llego...¡Uf! qué descomplciado es un niño y cuántas lecciones nos dan.

Autoayuda dijo...

Es mucho menester y harto asaz relevante la libertad para efectuar una micción.

DAVID DIAZ CRIADO dijo...

la sencillez es cosa buena pero tenemos la penosa costumbre de complicarlo casi todo...pfff.
a mi me parece que para vivir en paz tenemos que ser todos buenos y humildes y sencillos...solo eso.

Juana la Loca dijo...

Los niños son así. Y tratad de explicar el aborto a un niño. Es que es una barbaridad, lo mires por donde lo mires.

Anónimo dijo...

JA,JA,JA...
Cómo se lo monta para trabajar 25 hs al día y encima darnos envidia!