jueves, 7 de octubre de 2010

Maltratada

   
              Anda preocupado el bueno de Kloster, y me lo explica:
—Hace demasiado tiempo que no nos ocurre nada especial. Estamos anegados en la más tediosa monotonía. Con este último cambio de escenario, hemos perdido de vista a nuestros mendigos de cabecera; ya nadie nos reconoce por la calle, y tú mismo has perdido tu proverbial descaro para abordar al personal. Como sigan las cosas así, no sabrás qué escribir en el globo.  
Tiene razón mi amigo. Hemos pasado de un barrio rico a otro de medio pelo. Hasta hace unos meses me movía entre tiendas de lujo, mercados de alto standing, señoras bienolientes y corteses mendigos, entrenados para conmover el corazón de las damas. Ahora todo ha cambiado, y nunca pensé que echaría de menos a los mugrientos pordioseros de la calle Ayala, incluso al Gallego, mi alcohólico predilecto, que unos días me insultaba y otros me hacía unas reverencias desmesuradas.
En estas consideraciones andamos cuando aparece una mujer joven, pequeña, de tez morena y cabello negro azabache. Acabamos de aparcar el coche y ella se ocupa precisamente de controlar el tiempo de estacionamiento.
Después de un breve diálogo sobre los parquímetros y los cinco o seis minutos que necesito para comprar algo en una papelería, me mira con particular dulzura y dice:
—Padre, ¿puedo yo pedirle una gracia?
 —Dime…
—Rece a Jesús en la Misa para que le pase algo malo a mi esposo.
A continuación me cuenta su historia. Vino de Ecuador hace tres años y dejó a sus dos niños con la abuela en Guayaquil. Nunca se casó en su tierra, pero sí en España y precisamente con  un muchacho asturiano “muy bueno y cariñoso”, que se emborracha cada día y la golpea con ocasión y sin ella.
Junto a un parquímetro de la calle Doctor Esquerdo, hablamos más de media hora. Yo le explico que no podemos rezar pidiendo “algo malo” para nadie; que quizá tenga que separarse de su marido y denunciarlo para que no vuelva a pegarla…, pero a todos mis consejos, ella contesta con un “no puedo” o simplemente niega con la cabeza.
Al final se explica:
 —Mi esposo es muy bueno. Gracias a él mis niños están conmigo en España. Yo sólo quiero que le pase algo malo, como una enfermedad, para que deje de beber y aprenda…
 (Continuará..., o tal vez no y lo deje así)

11 comentarios:

Isa dijo...

¡Cómo que no le pasan cosas para contar! nada de eso, hasta que se haga al barrio...
Qué vidas tan duras y qué historias tan tremendas se escuchan por ahí, y yo que me quejo a veces por nimiedades...
Hay que rezar mucho por la gente que se encuentra en esa tesitura y no sabe qué hacer.

Doctor's Blog dijo...

No lo entiendo. Dos veces he vivido una situación similar. En la primera, tras llamar a la policía porque un miserable con brazos como robles, tiró a una chica (no diré "su" porque no de da la gana) al suelo. Ella luego se fue de su brazo... La Policía no llegó a tiempo. Y la segunda similar, aunque simplemente vi maltarato verbal.

Y la pena que me da, es ver cómo vuelven con esos miserables como si no tuviesen más remedio... Y a seguir sufriendo. No lo entiendo. Me da rabia.

Historias del Metro dijo...

Buff, sí, son historias muy duras. Las mujeres y la dependencia emocional. Es una falta de autoestima, y un estar convencidas hasta los tuétanos de que no encontrarán a nadie mejor... Lo duro es que es muy frecuente, aunque no haya tortas por medio.
Por cierto, no sabía que se había cambiado de barrio. Me moriré de la curiosidad hasta que pueda preguntarle en Navidad. Ahora le costará más trabajo llegar hasta Eresma!

Papathoma dijo...

Doctor, puedo hablar con cierto conocimiento de causa. Por desgracia, en el maltrato se desencadenan también unos procesos psicológicos -incomprensibles para los de a pie- que llevan a situaciones como las que describes.

Incluso después de separarse, hay mujeres que siguen arrastrando una especie de complejo de culpabilidad que en ocasiones no se quita del todo.

En otros casos, hacen falta unos dos años para recuperar la identidad perdida.

Yo sí rezaré por el asturiano: ella no pide un Mal para él, sinó algo que le haga reaccionar. No está en mi mano hacer nada por ella, así que rezaré por lo que pide. Como tantas otras veces, me siento impotente.

DAVID DIAZ CRIADO dijo...

Lo de esta señora me parece un amor inteligente y valiente. Verdaderamente se puede lograr la conversion de su marido si Dios quiere dejarlo una temporada en la cama para que recapacite enfermo.
Nadie se ha muerto por esto sino todo lo contrario gracias a Dios.
Yo si rezo por esta intencion.

Anónimo dijo...

Lo peor de esto, que piensan y hasta en algunos casos se atreven a dar ese consejo, muchos hombres y mujeres, jóvenes y no tan jóvenes: "la culpa de estar así, de: la mujer, que se deja tratar así..."
Pensando que con eso la ayudan a salir de la situación. " Si los toros se ven muy bien desde la barrera". Verdaderamente dramático.

Almudena dijo...

Bueno... rezaremos para que a ella le pase algo bueno... y a él también.

Miriam dijo...

Me uno a lo que dice Isa, "hay que rezar mucho"
Historias así, me dejan sin palabras

Antuán dijo...

Pues yo esta mañana como siempre en el tren ya paso otro con el paquete de clines y fotocopia mini que tiene un niño y tiene hambre. Eso tiene fácil solución. yo ya me comi el bocata xq sali casi sin desyunar del albergue despues de hacer los 50 bocatas, ayudar a poner el comedor y repartir abastecimiento. pero me reserve algo para el 2º tren y se lo di el bollicao y platano si es cuestión de hambre, le dije: tiene chocolate. en Muevos Ministerios ¡como no aparecieron mis amigos sudakas! que como no darles al menos un E si tocan flauta del pan y la de caña y el otro la guita con una gracia. Mi hermano llego antes de lo previsto y pille a mi madre que está pachuchilla pero estabamos en el patio, tiempo habrá de meterse. salí hacer la visita y habia una luz en la calle, me cruce con un viejete majo un poco sucio, vendria del campo y lo salude. mañana he quedao con mi tio Polo pa matar un pollo q. en el corral con uno llega y este es un bestia el otro dia se cargo a una gallina. o sea q. pelapollos ya tiene tarea. Me voy q. mi hermana se ha ido a Misa y madre solo hay una y ahora me necesita. Adiosle

GAZTELU dijo...

El mundo está al revés, Dios mio, dale tú la vuelta o por lo menos 1/2 vuelta.

Me uno a las intenciones de rezar por esta chica.
Estoy de convivencia, mañana pedire especialmente por todas las mujeres maltratadas.

GRACIAS

ARdV dijo...

Podemos pedir para que le pase "algo", no "algo malo", que le haga aprender y cambiar... eso sí se puede, verdad?
Yo ya he rezado un acordaos por ella.