viernes, 15 de octubre de 2010

Renuncia

Acabo de recibir el siguiente correo, que copio íntegramente. Su autor, justamente indignado, termina con un insulto que no puedo suscribir. Creo que es su único error: la contundencia de los argumentos bastan y sobran.



Me llamo Carlos O'Neill.
Como ganador del premio Scratch en el Campeonato de golf MELIA HOTELES, en el Real Club Pineda de Sevillla, tengo una Invitación a una noche para dos personas en una Suite del Hotel Meliá Sevilla, la invitación tiene fecha del 23 de mayo de 2010 y validez hasta fin de año. 

Como considero NAUSEABUNDO e INMORAL que se presten a celebrar en sus instalaciones el  congreso del aborto los días 21, 22 y 23 de octubre, RENUNCIO a la invitación y procedo ACTIVAMENTE a manifestar a mis amistades y conocidos mi recomendación de no utilizar ningún establecimiento de la enseña MELIA, igualmente pediré a mis amistades y en mi club que renuncien a participar en sus actividades de patrocinio.
Sepan que incluyo 140 contactos en copia oculta.
Son Vds. lo que habitualmente se conoce como SINVERGÜENZAS.


8 comentarios:

María Gil-Casares Gasset dijo...

Coincido al 100% con Carlos y le felicito por su valentía. Me indigna y me sorprende también que, una marca como Meliá, de gran prestigio en nuestro país y a nivel internacional, preste sus instalaciones para eso.
De todas formas, confío en el sentido común de los directivos de esta cadena para que sepan retirarse a tiempo.

Anónimo dijo...

Por si alguien más quiere escribirles: info@solmelia.com

c3po dijo...

Suscribo de la cruz a la raya la protesta del ganador, y discrepo en lo del insulto, Don Enrique.

Copio la segunda acepción de Sinvergüenza: 2. adj. Dicho de una persona: Que comete actos ilegales en provecho propio, o que incurre en inmoralidades. U. t. c. s.

Y, em mi opinión, la cadena incurre en una inmoralidad evidente al cooperar con semejante barbaridad.

Historias del Metro dijo...

Yo pienso como don Enrique. No era necesario (por muchas ganas que uno tenga), el insulto. Le resta seriedad a la queja. Quizá en su lugar yo hubiera aprovechado para meter una línea explicando la realidad del aborto, por si a alguien le quedaban dudas.
En todo caso, me encanta ver estas iniciativas valientes, esta gente tan coherente y tan justa. Ole la gente de gran corazón!

Anónimo dijo...

A mi lo de sinvergüenzas no me parece tan mal. A fin de cuentas es un adjetivo descriptivo: no tienen vergüenza para lucrarse alojando a los congresistas del aborto, o al congreso- no lo hacen ni por amor al arte ni por maldad directa.

Reconozco que el punto de ebullición al que me hierve la sangre es muy bajo y que, en una ocasión así, lo menos que se les puede llamar es "sinvergënzas" porque también se me ocurren cosas como: "presuntos asesinos- mercantilistas-culposos"

Lo que creo es que,como Carlos, tenemos que empezar a ser todos un poco "sinvergüenzas" para denunciar todas aquellas injusticias que determinadas personas desean imponer y promover como derechos. Hay que perder la vergüenza para decir la verdad cuando haga falta.

Hace muchos años - por cierto, creo que en una clase suya- aprendí que quien no denuncia una injusticia forma parte de ella. La lección me ha salido "carita" en términos profesionales pero "pasar" de mi conciencia me llevaría a un problemas más grave. Hay veces que, cuando podemos evitar un mal grave y no lo hacemos nos jugamos el alma.
Pues eso, que lo de "sinvergüenzas" me parece la mar de apropiado y tampoco tiene porque tratarse de un insulto...

Anónimo dijo...

Os pongo una copia de mi email, por si os animáis a enviarlo tb:

A/a Dirección Hoteles Sol Meliá.

Estimados Sres.

Ha llegado a mi conocimiento que uno de sus hoteles acogerá en sus instalaciones el IX Congreso Internacional de Profesionales del Aborto y la Contracepción (FIAPAC), que se celebrará en Sevilla los días 21, 22 y 23 de octubre. El congreso reunirá a más de cien empresarios y profesionales que pretenden impulsar en el mundo nuevas técnicas y métodos de negocio más eficientes.

Muchas personas consideramos que, a pesar de ser una actividad parcialmente legalizada, el aborto es una aberración moral y un grave atentado contra la dignidad humana. Entiendo que Uds., al ofrecer sus instalaciones a las empresas abortistas, no lo ven del mismo modo.

Les comunico que de ahora en adelante no volveré a contratar ningún servicio del Grupo Sol Meliá. Envío copia oculta de este correo a 316 contactos, invitándoles a no usar nunca sus servicios ni a participar en cualquiera de sus actividades de patrocinio. Les sugiero asimismo que den a conocer estos hechos a otros contactos.

Permítame finalmente expresar mi solidaridad con los muchos empleados honrados que me consta trabajan en su compañía, y que sin culpa alguna, trabajan ahora en una empresa cuya imagen ha quedado irreparablemente dañada.

Atentamente,

Fdo. ****

Anónimo dijo...

Curioso lo del calificativo de "sinvergüenzas" ese mismo lo oy en el confesionario al cura (tras confesar, y "quejarme" de mis dos últimos años de contratos basuras en el Hotel Meliá Sevilla.

Isa dijo...

Olé, eso es valentía y lo demás son tonterías.