lunes, 25 de octubre de 2010

Desenamorarse

El amor no es sólo un sentimiento. El amor no es sólo el remusguillo que corre por la espalda. El amor es entrega; el amor es sacrificio; el amor es donación; el amor es fidelidad. Yo creo que el amor es una decisión. En fin, hay que comprenderlo todo..., pero algunas cosas se comprenden muy mal. Y, en cualquier caso, no creo que debamos aceptarlas como naturales y normales. Hay que cuidar el matrimonio cada día: hay que lavarlo, hay que peinarlo, y hay que tenerlo guapo. AS




Don Alfonso me pide que añada yo algo, y sólo se me ocurre insistir en lo que él mismo ha escrito. El amor no es un sentimiento. Es cierto que genera y alimenta toda suerte de emociones; placer, ternura, goce, devoción, ira, cólera, celos… Pero el amor está detrás, no puede ser sólo eso.
¿Cómo podría edificarse una familia sobre un mero sentimiento? ¿Cuánto “enamoramiento” haría falta para construir un  hogar que resista las tormentas, las tempestades, los huracanes y terremotos durante 50 ó 60 años?  ¿Acaso hay algo más inestable, más caprichoso, que un sentimiento de pasión o de ternura?
Cuando el niño de la peli pregunta a su padre si va a “desenamorarse” de ellos, está poniendo el dedo en la llaga. Para amar y para desamar hay que tomar una decisión. ¿Desde cuándo un sentimiento tornadizo e irracional tiene derecho a tomar el mando de mi vida?   El hombre es libre y puede ser señor de sí mismo, rechazar con uñas y dientes las tentaciones románticas o lujuriosas  que se le presenten, y decir: 
―Te amo a ti porque me da la gana amarte, porque sé que vales la pena, porque te dije “sí” hace años y quiero jugarme la vida contigo.
Comprendo que el tema no es sencillo. Ayudado por vuestros comentarios tal vez podríamos escribir algo más largo. Hoy concluyo con unas palabras del Evangelio:
El que escucha mis palabras y las pone en práctica se parece a un hombre sensato que ha construido su casa sobre roca. Cayó la lluvia, se desbordaron los ríos, soplaron los vientos y se echaron sobre ella; pero la casa no se cayó, porque estaba cimentada sobre la roca. Y todo el que escucha mis palabras y no las pone en práctica se parece a un hombre insensato que ha construido su casa sobre arena. Cayó la lluvia, se desbordaron los ríos, soplaron los vientos y se precipitaron sobre ella, y la casa se cayó y se arruinó totalmente".


21 comentarios:

Antuán dijo...

Buena manera de empezar el dia, lunes. Hay q. madrugar, me despertó el movil del q. no sabiamos a que hora empezamos la jornada hoy. No se conque pie me levanté pero es igual. La vida, la decisión de seguir adelante está ahí. Lo primerito de todo q. voy a hacer como siempre es ir a Misa que es donde esta "la Reserva de Amor" ese cimiento de roca del q. habla. sino no hay quien aguante. todavía tengo una espina clavada por no haber pedido perdón a una colega. me pase. Estew señor parece muy sereno en sus convicciones pero no convence a sus hijos lo que loe plantean. que es de sentido común. Les dice: no nos entendiamos. y añado lo que siempre hemos oido: Hablando se entiende la gente. No hay que discutir delante de los hijos. No se si habeis visto:Capitanes intrepidos. (hay un libro) dos marineros se enzarzan en una discursión y el pequeño polizón le dice al capitán: no va a hacer nada. - Yo en sus cosas no me meto, que lo solucionen ellos. Hay muchas soluciones. Un amigo q. se separó de su mujer como tantos y tantas me dijo: no quiero saber nada de ella, me ha echo mucho daño. ¿como se puede llegar a eso? Ese primer amor ¿donde está? Alguien me dijo: el amor se acaba. Sera porque hay otra alternativa. Eso no vale. ¿donde está la lealtad? Si ves que se va, te toca preparar la cena macho y la sala de estar. nada de comer en la cocina con goteras. El amor es cosa de dos, más aqui vemos que son 4 dispuestos a colaborar. Adiosle

Yuria dijo...

Hay que crear hogar. También hay que rechazar falsas luces: pueden ser luces, pero pueden ser falsas.

La familia sana, arraigada, quien la consigue, posee el mejor tesoro.

pd: Imprescindible incluir las mascotas como parte de la familia.

Juanan dijo...

Al fin y al cabo, si el amor fuese sólo un sentimiento, no sería libre. O mejor dicho, no seríamos libres nosotros, sino esclavos de sus vaivenes.

Lo grande de la libertad del ser humano es que, de lo que nos ofrecen nuestras pasiones, podemos discernir aquello que realmente queremos de lo que no. Del mismo modo que un capitán de barco, con sus conocimientos y habilidades, puede tomar la fuerza del viento para navegar en la misma dirección que él o navegar en contra haciendo zig-zag.

Antuán dijo...

Hola: perdonarme q. acapare un rato más antes de irme a la cocina. Ya me tome un colacao y poco más. Mientras esperaba a comenzar la Misa lei un poco el Evangelio, asi al azar: la mujer q. se le muere el marido y son 7 hermanos, cuya costumbre es ir correlativamente enganchar con el siguiente. Como si no tuvieramos experiencia q. todos los hermanos no somos iguales. ¡Que valor! Es otra y las pira a Pensimbania. Algo más real unos vecinos nuestros q. viven en Leganés, estuve una vez en su casa, trabajaban los dos porque los tres hijos han hecho carrera. quede en la entrada del metro xq no sabia llegar y cuando llegue allí todos hacian algo: uno ponia la mesa, otra calentaba los espaguetis hasta el marido pasaba la aspiradora. Ahora practicamente se quedo ciego, es muy bueno. vino a dar el pesamé a mi madre con el bastón pero no sabía que fuera tanto cuando se iba me pidio ayuda para bajar el escalón y salir aunque se acordaba. y la Elo tambien tiene su marido con bastantes complicaciones y medicos, me la encontré enfrente q. salia de casa de su madre y pregunté: Pues sabes un dia le dije: eso de contigo pan y cebolla nose. como te quejes te dejo. pero lo lleva bien. Ayer hizo mi padre 6 meses, en diciembre harían 60 de casaos. Normalmente la balanza suele estar equilibrada con buena voluntad, siempre hay uno más callado mi padre, solo la mandaba callar en el rosario si relataba o se callaba. Quizá sea cuestión de equilibrio, es como en el circo. no se trata de ponerlo más díficil. Como dice el Principito: "Hay que crear lazos" Doy paso a otros. perdonar. Adiosle.

Anónimo dijo...

Tengo clarísimo que el amor no es un sentimiento y por mucho que la música y el cine quiera trasmitirlo casi siempre (hay buenas excepciones) como un sentimiento dulzón, rosa y anestésico la historia del hombre sabe que no es así, por eso el amor de verdad requiere compromiso.

Ese paso más del compromiso - con promesa- requiere la promesa de quererte con la voluntad y, esa
"voluntad" se pone el manifiesto cuando las canas, las frustraciones, el desaliento, los niños que no te dejan dormir y la vida se pueda hacer tan costosa que no hay margen para el sentimiento.

El compromiso es la promesa de suplir/asegurar/garantizar el sentimiento con AMOR y voluntad. Por eso hay diferencia en que haya compromiso/ matrimonio y no lo haya. El "mientras dure" tiene un 110% de posibilidades de fracasar (alguna excepción habrá).-
El matrimonio sacramental es aun más hábil, el hombre que se reconoce limitado para todo (sobre tode el hombre..je, je, je) necesita de Dios para las tareas importantes de la vida y más aun para la de formar una familia.
Los padres, queremos o no, con nuestro ejemplo marcamos la vida de nuestros hijos (y nietos!) es importante por tanto estar unidos y "trabajar" bien.
Y cuando la barca del matrimonio se desmande (a veces por tempestades ajenas, no siempre por mal gobierno) hay que dejar el timón en manos de Dios que para eso la barca es suya y, otra vez, retoma el rumbo. Dios es un buen patrón y por desencaminada que ande consigue ponerla a flote y en línea SIEMPRE- lo se por experiencia. Es muy fácil: le dices "Dios soy un@ besti@ lo he roto todo, voy de pena, arreglaló por favor. Prometo hacerte más caso en el futuro" -y lo arregla... (claro que la intención de mejorar a de ser real).
A mi lo que me parece imposible es que un matrimonio sin compromiso y sin Dios llegue a buen puerto.

Anónimo dijo...

Se me olvidaba: el compromiso es el antídoto al desamor.

Almudena dijo...

"... porque es fuerte el amor como la muerte. Es cruel la pasión como el abismo. Saetas de fuego sus saetas, una llama de Yahvéh. Las aguas torrenciales no podrán apagar el amor ni anegarlo los rios..." (Ct. 8, 6-7). Ahí siempre he sabido yo cuando hay amor. Cuando el sentimiento te dice: "huye, que vas a morir" y el amor, en cambio, te retiene al lado del amado más pendiente de su vida que de tu muerte. Ya sea pareja, hijos, padres. Cuando se ama, el miedo a la muerte pasa a un segundo plano. Pero yo creo que es en gran medida voluntad y don de Dios. Ese algo que de verdad nos hace comprender que, a pesar de todo, somos hijos de Dios, hechos a su imagen

Anónimo dijo...

¿Desenamorarse? No, dejar de luchar por lo que un día fue un comienzo maravilloso. Lo más cómodo es tirar la toalla y no luchar. Es lo que nos venden: si algo no gusta se tira y ya está, no quiero problemas . Pero no se dan cuenta que lo que "tiras" no son objetos sino personas de carne y hueso, que sienten y padecen. El matrimonio es cosa de dos , siempre uno de ellos es el que tiene que luchar más para que el otro reaccione: es duro, muchas veces te rendirías pero miras a lo Alto e imploras Su Luz. El Señor está ahí siempre y casi nunca nos acordamos de Él. Abandonarnos en sus brazos y seguirle no será fácil. La oración y la paciencia serán nuestros grandes aliados.

INÉS dijo...

Cuando uno se compromete tiene que huir, muchas veces, de opciones de vida más cómodas que la elegida.También tendrá que cerrar los ojos ¡y hasta los puños! para continuar sin tirar la toalla y en otros momentos le tocará pedir explicaciones y hasta perder la paciencia para no almacenar rencores.
Eso y...tener claro que se puede, se puede.

Anónimo dijo...

El casarse por la Iglesia implica guiarse por Ella y eso es algo que se olvida. Parece que cuando se acaba la pasión y el qué bonito es todo, es que se a roto el amor.... Y no, es que eso del sacrificio, donación, fidelidad.... cuesta. El "sí quiero" no es un compromiso sólo para el presente; es un compromiso para toda la vida y ahí esta incluido un futuro, incierto, pero que también va incluido y que quizá tú no has elegido, pero esta en el "lote". Aceptamos como somos, entregar más que exigir y dejarnos amar. Caray! qué fácil se escribe, pero luego qué difícil.... Gracias. AC

yomisma dijo...

La sensación de inseguridad que crea una separación en los hijos es terrible. Hasta se plantean si el/la padre/madre sería capaz de dejarles de querer...Siempre deja huella, por poco que lo queramos ver.Y si ni siquiera tienen el consuelo del Padre y de la Madre del Cielo, estamos listos.

Anónimo dijo...

Como todo lo bueno en la vida cuesta conseguirlo.Pero conservarlo ¡¡TODA UNA VIDA!!eso sí que cuesta.Creo que inteligencia y sentimiento tienen que ir unidos para conseguirlo.E

Anónimo dijo...

Este sábado le preguntaba a un padre separado de su mujer, si ve a sus hijos. Su respuesta: Los comparto al 50% (¿a que no os sorprende este porcentaje? Entonces ya os ha atrapado: <>. Pues , perdonarme a mí sí y me parece preocupante y por eso me rebelo), ahora los veo más que antes. Antes llegaba tarde de trabajar, casi no los veía y ahora he cambiado mi actitud.
Sólo le puede contestar: Lástima, un poco tarde.
Los seres humanos debemos ser muy poca cosa, porque no nos damos cuenta de lo que teníamos (en pasado)hasta que no lo perdemos y entonces en la mayoría de las ocasiones ya es tarde.
En fin, pido al Señor que nos abra antes los ojos y por este Padre para que siga atendiendo a esos hijos aunque sea al 50%.
D. Enrique, hoy es lunes y no ha puesto publicidad. Dejeme que haga publicidad de su libro, ya que habla de esos "%" que mueven el mundo.
"No dejeis de leer, el libro << Pensar por libre>>, si os gusta este globo, os gustará el libro."

GAZTELU dijo...

La verdad es que poco se puede añadir a todo lo escrito hoy sobre el amor entre esposos.

A mí personalmente la frase del niño me parece definitiva "también te puedes desenamorar de nosotros",

Yo añadiría 2 pinceladas de mi cosecha:
- El M no es un alquiler, ni una compraventa,sino como dice D.AS, ES UNA DONACIÓN,como ya lo he entragado todo, no lo puedo recuperar, es decir, yo soy tuya y tú eres mío, pertenezco a otro y el otro me pertenece a mí.

- El M es "ser", es la unión en cuerpo y alma de 2 personas que se quieren en el momento de contraerlo y que se "tienen" que querer para siempre, luchar cada día para buscar en el otro lo que a mí me falta; por eso los hbs y las mujeres no son iguales sino "complementarios".

-No querer o intentar CAMBIAR AL OTRO( gran parte de los M fracasan por esta causa). La misión de cada cónjuge es amar al otro, sacar lo mejor del otro!!!!!!!!!

-El amor conyugal tiene sus etapas,la niñez, la adolescencia y la vejez; si añoramos la etapa anterior es que no somos maduros ni felices en la actual:
-NIÑEZ: ese remusguillo del que habla D.AS
-AMOR TRANQUILO: el perfecto engranaje
-AMOR CRÍTICO: crisis de crecimiento en la pareja por cualquier razón.

Yo pienso que ésta última nos llega siempre a todos en cualquier momento pero yo creo firmemente que de todas las crisis salen cosas grandes porque con mucha oración, muchiiiiiiiiiisima paciencia y la gracia sacramental que imprime el sacramento es muy difícil fracasar.

PERDON POR LAS 2 PINCELADAS PERO SALIO ASI DE MI ALMA Y DEL TECLADO QUE ESCRIBIO A TODA MARCHA.

GRACIAS

Pierre Nodoyuna dijo...

Suscribo el pensamiento de GAZTELU excepto en llamar al matrimonio M.

nico dijo...

He visto hace poco un video en el que San Josemaría hacía una pregunta clave: "¿Pero le amas con sus defectos? Porque si no, no le amas".

Miriam dijo...

Me encanta el comentario de Gaztelu.
En general y desde la ignorancia de la q no está casada, pero con el conocimiento imperfecto de recoger las lágrimas de alguna amiga que "no puede más", me cuesta pensar que todos los fracasos son consecuencia de poca lucha.
A veces falta la ayuda de los que estamos alrededor (ayuda que a veces es no meterse), y sobretodo alguien que les hable del Amor de Dios y la confianza en El.

Vila dijo...

llego tarde a los comentarios y estoy en un avion, solo digo que me gustó especialmente el comentario de Gaztelu y que D. AS tiene mucha razón: el matrimonio hay que cuidarlo y mimarlo todos, todos, todos los dias. Hay infinidad de cosas pequeñas que pueden hacer feliz el dia a dia al otro.

Anónimo dijo...

Siempre hay que estar dispuesto a mejorar y en vez de intentar cambiar al otro, como bien dice Gaztelu.
Si miramos hacia nosotros mismos para ver de qué "pie cojeamos" podemos llegar a la raíz de por lo menos el 50% de los problemas y al lucharlo adquirir virtudes humanas que son las mejores "herramientas" para modelar el carácter, la inteligencia y la voluntad. Decía SJM "estas crisis matrimoniales, son crisis de santos". Creo que merece la pena. AC

Juana la Loca dijo...

AC lo que San Josemaria decía era: estas crisis MUNDIALES son crisis de santos, si no recuerdo mal.

Anónimo dijo...

Tienes toda la razón; no es frase literal de SJM. He sustituido la palabra para el comentario. Gracias. AC